Blogoteca: ¿Y si Grecia saliera de la zona euro?

lunes, 6 de febrero de 2012

¿Y si Grecia saliera de la zona euro?

¿Puede Grecia, un país que representa el 3 por ciento del PIB europeo mantener en vilo a toda la zona euro? Economistas y diplomáticos europeos consideran que se está jugando una formidable partida de póquer entre los que creen que la única solución para salvar la moneda única es dejar caer a Grecia, con el ministro alemán de Economía Wolfgang Schauber en cabeza, y los que desde Atenas creen que pase lo que pase al final Bruselas (es decir Alemania) pagará para salvar la reputación comunitaria.
La suspensión de la reunión de ministros de economía que debía haber tenido lugar mañana lunes es un síntoma evidente de que la partida está en el límite de las apuestas, en un todo o nada del que tiene que salir una decisión que no podrá ser de compromiso: o la UE se queda con Grecia y le pagan lo que le han prometido para evitar que Atenas se declare en quiebra a final de marzo, o le programan una salida del euro que le permita volver a tener una moneda propia y defenderse así de la crisis con medios tradicionales.
La influencia de Grecia sobre la zona euro rebasa en mucho ese tres por ciento. Después de la ultima cumbre en la que la canciller Merkelconsiguió que todos los demás se comprometiesen por un tratado solemne a vigilar sus cuentas públicas, más o menos todo lo demás parece enfocado.

Precedente infernal

Irlanda se recupera claramente, Portugal puede ofrecer algunas sombras, pero dispone al menos de dos años de maniobra, Italia empieza a calmar a los mercados y España se dirige claramente hacia un proceso dereformas bien orientadas. Solo faltaría cuadrar el caso griego para empezar a ver las cosas con optimismo.
Es decir, el peso de la rémora que significa Grecia es ahora en realidad del 100 por ciento, porque está reteniendo todo lo demás. Pero por otro lado, reconocer que un país puede dejar el euro significaría un precedente infernal, a partir de entonces nadie más volvería a confiar en la palabra de la UE y todas las especulaciones serían apuestas sobre quien es el próximo.
Esa era la disyuntiva maldita hasta ahora. El mensaje de la suspensión de la reunión de los ministros de economía es una señal de que tal vez las apuestas han subido un escalón inquietantemente peligroso.
En Bruselas todo el mundo que está vinculado a las negociaciones con Atenas dice estar harto de la falta de avances de las reformas, de la incapacidad del gobierno griego de cumplir sus compromisos, de su ineficiencia absoluta para gestar una administración digna de ese nombre; cada reunión de la troika convence a más economistas de que pase lo que pase Grecia no puede funcionar ni aunque le perdonasen todas sus deudas.
En las últimas horas han llovido incluso insultos personales contra el ministro de economía griego, Evangelos Venizelos. Es el «rien ne va plus» de esta dramática partida de póquer en la que las dos partes creen jugar de farol, y en la que ambas pueden salir perdiendo.

No hay comentarios: