Blogoteca: La manipulación de las tres agencias

domingo, 15 de enero de 2012

La manipulación de las tres agencias

Con este mismo título, el pasado día 5 de enero Luis María Anson publicó en el diario El Mundo el artículo que reproducimos a continuación.
“Solo unos días antes del desmoronamiento de Lehman Brothers, la agencia Moody’s instalaba a la entidad bancaria en una confortable doble A. Los inversores, según la agencia de calificación de riesgo, podían estar seguros de que sus ahorros no corrían el menor peligro en Lehman Brothers.
He visto con atención sostenida e indeclinable interés el gran informe de Charles Ferguson Inside Job. Algún aspaviento demagógico aparte, estamos ante una denuncia erizada contra el capitalismo salvaje. El autor del informe seguramente no sabe que las tesis por él desarrolladas habían sido expuestas por Pablo VI en la Populorum progressio y, sobre todo, por Juan Pablo II en la Sollicitudo rei socialis. No al socialismo real, al comunismo, que extirpó la libertad y la prosperidad de la Polonia de San Estanislao, de la Rumanía de Trajano, de la Hungría de Santa Isabel, de la Rusia de Dostoievski, pétalos de la rosa europea arrojados como pienso al depredador totalitario.
No al comunismo devastador pero no también al capitalismo salvaje. De la sociedad de libre mercado deriva la prosperidad pero es necesario embridar sus posibles excesos, sobre todo cuando la globalización se extiende de forma imparable. Parece razonable establecer fórmulas de regulación para las entidades financieras con el fin de evitar el abuso y la especulación. Ferguson expone algunos ejemplos que pueden sintetizarse en determinadas Cajas españolas, a las que el dinero público ha venido a sostener mientras sus directivos decidían en favor de sí mismos sueldos desmesurados y escandalosas indemni-zaciones.
El sistema financiero español es de los pocos que están dotados de una doble regula-ción eficacísima. Los Bancos han resistido airosamente la crisis y algunas Cajas, como la que rige Isidro Fainé con mano maestra, han sido ejemplares. Las excepciones, sin embargo, demuestran hasta dónde puede llegar el capitalismo salvaje si se le permite desbocarse sin tirar a tiempo de las riendas reguladoras.
Con todo, lo que más me ha interesado del Informe Ferguson ha sido la crítica de acero con que atraviesa a las tres grandes agencias de calificación de riesgo, las tres, por cierto, norteamericanas: Standard & Poor’s, Moody’s y Ficht. Está claro que nos enfrenta-mos con un gigantesco negocio. Está claro que las tres agencias se mueven al servicio de los intereses económicos de un sector cualificado de la economía norteamericana. Está claro que, en su acoso a la Europa del euro, las tres agencias han pretendido fragilizar la moneda común, competidora del dólar como divisa internacional.
Berlusconi se dio cuenta del alcance de la maniobra y denunció ante los tribunales de justicia la manipulación. Sarkozy, al sentir amenazada la calificación de Francia, ha sacado las pezuñas del tiesto y la ha emprendido a patadas contra los manipuladores. Según el presidente francés, como Inglaterra no pertenece a la zona euro, las agencias norteamerica-nas de calificación pasaron por alto sus deficiencias, que son muy superiores a las de Fran-cia. España, por su parte, con el déficit contenido y una deuda discreta, sufre los embates del vendaval agenciero porque los responsables de Standard & Poor’s, Moody’s y Ficht se dieron cuenta enseguida de la debilidad de Zapatero y de sus tórpidas reacciones.
Europa, en fin, no puede aceptar ser calificada por agencias que son juez y parte. Es necesario poner cuanto antes en marcha una agencia europea seria y científicamente irre-prochable para desenmascarar los acosos norteamericanos y situar la economía en su di-mensión real”.

Luis María ANSON
de la Real Academia Española

Todos los artículos de este autor 

No hay comentarios: