Blogoteca: Durán y Lleida: El PER de Cataluña, por Antonio Robles

jueves, 13 de octubre de 2011

Durán y Lleida: El PER de Cataluña, por Antonio Robles


Si Durán i Lleida quería exponer que las "sociedades subsidiadas" acaban siendo improductivas y dependientes de papá Estado, sólo lo tenía que decir, y explicarlo. Es una teoría digna de tenerse en cuenta. Educar a los ciudadanos en la filosofía del esfuerzo e invitarles a hacerse cargo y responsables de su vida es el mejor favor que un maestro puede hacer por sus alumnos. ¿Por qué iba a ser mala su aplicación en política? Dicho de otro modo, en la trastienda de la imputación demagógica de Durán i Lleida contra los Andaluces hay una razón ideológica razonable, con sentido. ¿Por qué entonces no la expone y defiende, en lugar de insultar a unos para manipular las emociones de otros? Pues por la misma razón que Alfonso Guerra sacó a relucir los lujos de Durán en el Hotel Palace: para manipular los sentimientos de los otros. Dicho de otro modo, los dos políticos, en lugar de servir a los ciudadanos, los utilizan. Un asco.

La prostitución del envite es tan eficaz, que son las propias comunidades utilizadas, la catalanista, en el caso de Durán, y la andalucista, en el caso de Guerra, quienes hacen rentable su manipulación. Se alistan como borregos. Unos y otros. ¿Qué maleficio nos ha caído encima para retroalimentarnos, políticos y ciudadanos, de una misma basura?

Y el tercer vértice del mal, los medios. Ellos viven de azuzar la basura, de hecho desconocen cómo titular el trasfondo de la crítica de Durán, pero son maestros en resaltar su obscenidad manifiesta.
Nadie está a salvo de esta peste de la información. Desde los sofistas del siglo IV a.de C. la aspiración a la honestidad cognitiva de los filósofos, es una quimera. Ya que tal estadio parece una fatalidad, déjenme que le recuerde a Durán la viga propia frente a la ajena.

Es posible que en Andalucía haya pícaros que vivan de la generosidad del Estado y se pasen "todo el día en el bar". También hay una corte de excluidos del mercado laboral contra su voluntad. Con 426 € no da para mucho bar. Como es probable que los políticos que ceban el PER, lo hagan para tener cautivo su voto. Es posible. Y muy probable que su dependencia sea a la sopa boba, no a una ideología determinada. La fidelidad al voto es tan efímera como efímero sea el poder del cacique de turno.
No ocurre así en Cataluña. Porque en Cataluña también hay PER. Pero a diferencia de Andalucía y Extremadura, aquí se unta a medios de comunicación, organizaciones sociales, entidades de todo tipo para conseguir no el voto, o únicamente el voto, sino la voluntad de sus miembros, la lealtad a sus principios, la anulación de la individualidad ideológica para adherirse al espíritu nacional y convertirlos en soldados de la identidad única y verdadera. En el sur podrá haber caciquismo, pero en el norte voluntad de secta. El caciquismo dura tanto como dure el cacique. No más. La secta te convierte en rebaño, y cuando eso ocurre, la tolerancia y la libertad caen bajo sospecha. Ganan los sacerdotes y pierden las sociedades abiertas.

Unos cuantos números: sólo en 2010 y únicamente desde la Consejería de Cultura del Gobierno de la Generalitat, la prensa tradicional, esa que después hace editoriales conjuntos para cuestionar la separación de poderes, ha recibido 10 millones de euros. La mordida está en función de la adhesión a los principios de la construcción nacional. Esto se percibe con todo su sectarismo en la prensa digital: sólo reciben subvenciones los digitales escritos en catalán. Más de 3 millones de euros. Como en la prensa escrita, el mayor montante está en función de la fidelidad al régimen. Por ejemplo, Avui/El Punt recibe 798.719,08 euros. Incluso hay para páginas claramente xenófobas contra la cultura y la lengua españolas, además de organizar campañas de boicots a productos españoles y amparar al mundo abertzale más antidemocrático. Es el caso de Racocatala.cat, que recibe la friolera de 103.413,38 €. Ni un solo euro para digitales escritos en castellano. La Voz de Barcelona, único diario digital escrito íntegramente en lengua española, y que ya es el cuarto con más entradas en Cataluña, sobrevive sin un euro de subvención. (No estaría de más que, a falta de apoyo institucional, las empresas de toda España que tengan un mínimo interés en defender la libertad y la España constitucional se publicitaran en sus páginas. Nadie sobrevive por puro altruismo toda la vida).

Si aterrizamos en las emisoras de radio pasa exactamente lo mismo: 2,8 millones de €. en subvención para la construcción nacional. Por supuesto, aquellas cadenas más destacadas en su radicalidad contra España siempre obtienen más premio. Por ejemplo, RAC1 y RAC105, del Grupo Godó (Editor de La Vanguardia): 669.235 €. Justo Molinero, de Radio Taxi, ese pastor de emociones andaluzas para amansarlas y embalsarlas en el independentismo, recibe 75.000 €. "Más cornás da el hambre".
Pero donde el "PER catalán" alcanza su condición de secta, es en TV3 y la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Nada menos que 2.500 millones de euros en los últimos 5 años. Herramienta de construcción nacional. Su directora Mònica Terribas lo ha vuelto a recordar anteayer en su artículo "TV3: volem un mirall trencat?"

Y no hemos puesto las subvenciones de 2010 a la promoción de la política lingüística (159 millones de €), seudoembajadas (35 millones de €), doblajes y promoción de películas en catalán (11,9 millones de €) etc.
Por si la comparación sirve de algo, el coste del PER andaluz es de 147 millones de €, según la Junta de Andalucía, y CiU lo votó a favor en 2008. Durán i Lleida era el portavoz de CiU y lo defendió Carlos Campuzano.

Ojito con tocar el PER catalán. Con las cosas de comer no se juega.

Libertad Digital

No hay comentarios: