Blogoteca: Conferencia socialista: El rancio nacionalismo del PSOE, por Cristina Losada

lunes, 3 de octubre de 2011

Conferencia socialista: El rancio nacionalismo del PSOE, por Cristina Losada

&quoteCon Zapatero o con Rubalcaba, el PSOE permanece fiel a esa relación de servidumbre. Mucho se habla del complejo de la derecha, pero no se debe de menospreciar el que sufren en la otra orilla. Ante el nacionalismo, el progre vive en un sinvivir acomplejado


Uno de los papeles presentados en el último cónclave socialista ha vuelto a mentar la bicha que viene justificando el fraternal abrazo de la izquierda con el nacionalismo. Decía el escrito, a modo de análisis, que "la evolución reciente muestra una tendencia a una confrontación entre un nacionalismo español, rancio y centralista, y los nacionalismos periféricos". Nótese la asimetría de adjetivos. Están todos, y todos negativos, en el lado del nacionalismo español, criatura que, a lo sumo, mantiene una existencia marginal y menesterosa. Los periféricos, en cambio, quedan libres de tacha. Y es que para los socialistas y aun para el conjunto de la izquierda, el nacionalismo realmente existente y políticamente influyente, esto es, el secesionista, lejos de apestar a tocino rancio del Antiguo Régimen, representa la crème de la créme de la modernidad y el progresismo.

El nacionalismo español es un monstruo que habría que clasificar junto a los chupacabras, la serpiente del Lago Ness, el Yeti y otros seres de esa cuerda mítica. Hay gente que asegura haberlos visto, pero la ciencia asegura que no existen. Sin embargo, el bicho contra el que advierten los socialistas forma parte del bestiario desde que la izquierda, en tiempos del franquismo, dio en confundir a España con el dictador Francisco Franco. Cierto que esa época coincidió con el período vacacional del PSOE, pero éste no sólo asumiría plenamente aquel sentimiento de repudio a la nación, sino que a la larga acabó por ofrecernos su fruto más grotesco: un presidente convencido de que la nación que gobierna es discutida y discutible. Y, con él, un partido que ha interiorizado el falaz relato del nacionalismo sobre la maldad intrínseca de España.

Ese sometimiento de la izquierda no se habría producido, desde luego, sin el concurso de sus intelectuales. Cuántos de ellos se han entregado a legitimar las mitologías del nacionalismo, a enmascarar su faz excluyente y xenófoba, a colaborar en su permanente vulneración de derechos. Cuánto tonto útil ha procurado la izquierda a los contrarios a la igualdad y a los defensores de arcaicos privilegios. Erre que erre, con Zapatero o con Rubalcaba, el PSOE permanece fiel a esa relación de servidumbre. Mucho se habla del complejo de la derecha, pero no se debe de menospreciar el que sufren en la otra orilla. Ante el nacionalismo, el progre vive en un sinvivir acomplejado. Sigue avergonzándose de España, ya no porque vaya a misa, como escribía Camba, sino porque es España.

Libertad Digital
Cristina Losada es uno de los autores del blog Heterodoxias.es.

1 comentario:

Rick dijo...

¡Bravo, Cristina! Es el mejor artículo en español que he leído en mucho tiempo. Magistral. Lo has dicho todo, y con las palabras exactas. Chapeau.