Blogoteca: El poder de la estupidez, Pío Moa

lunes, 30 de mayo de 2011

El poder de la estupidez, Pío Moa



   La estupidez es una tremenda fuerza en la historia, que se mantiene siempre como parte del panorama y de vez en cuando estalla con estruendo. En España, desde la llegada de Rodríguez y con la colaboración del PP, la política se ha convertido en un concurso de estupidez malvada: colaboración con el terrorismo, falsificación grotesca de la historia,  cultivo desvergonzado de la crispación social pretendiendo lo contrario, corrupción de la justicia… Y últimamente hemos contemplado a una multitud de descerebrados concentrarse en Sol vulnerando la ley con la colaboración de un gobierno delincuente y pro etarra que ya alcanzó el poder en 2004 haciendo algo muy parecido, y con mayor violencia explícita.
  
¿En qué consiste esa estupidez? Básicamente en un discurso incoherente basado en el capricho sin tener en cuenta las consecuencias ni los costes de lo que se propugna ni sus contradicciones. Es la mentalidad del “señorito satisfecho” de que hablaba Ortega, el señorito convencido de tener todos los derechos y ningún deber. De que la sociedad está para satisfacer sus deseos, por incongruentes y variables que sean.

   He escrito en Libertad Digital sobre algunos disparates de este movimiento descerebrado: se dicen pacíficos y vulneran la base de la paz social, que es el respeto a las leyes democráticas. Se dicen demócratas y jamás se les ha visto en protestas contra la ETA, contra  el totalitarismo de la “memoria histórica” o del tipo de Fidel Castro, o a favor de las víctimas del terrorismo en España. Claman contra la crisis olvidando que el principal responsable de ella es el gobierno, al cual ellos, precisamente, han votado y apoyado. Critican al PSOE no por ser contrario a la libertad –que lo es-- sino por no ser lo bastante despótico. Pretenden más gasto social sin explicar cómo se sufragará, y hablan de superar la crisis reforzando factores que han contribuido a ella, como el intervencionismo político. Atacan al empresariado, de cuya iniciativa depende la creación de riqueza. Proponen impedir el despido, lo que crearía un paro mucho más masivo, ya que gran número de empresas quebraría… En estos y otros muchos dislates se concreta la suprema estupidez de esta gente. Su única idea clara es que “alguien”, el estado, debería arreglarles la vida y hacerlos felices.
   
  Por supuesto, en su descontento hay una base, aunque solo son a medias conscientes de ella: la política-basura en que está inmersa España desde hace siete años, aunque los descerebrados pretenden aumentarla todavía. Y una crisis del sistema puesto tremendamente de relieve en el hecho de que el encargado del orden público, de “cumplir y hacer cumplir la ley” es un delincuente: no solo incumple su compromiso, sino que es colaborador y chivato de la ETA como fue un cínico  portavoz del GAL y de la corrupción, entre otras hazañas. Cuando esto ocurre, todo un sistema está en ruinas.
  
  El poder de la estupidez  aparece también en la acogida a esa explosión de sandez en los medios de masas que, mayoritariamente, han prescindido de todo análisis racional y la han difundido con atención, respeto y simpatía. Reflejo, a su vez, de la calidad de tantos periodistas e intelectuales. Los mismos, casualmente, que han desatendido e intentado sepultar en el silencio la lucha de las víctimas del terrorismo por algo tan elementalmente democrático como el reconocimiento de sus derechos y de la propia naturaleza asesina y totalitaria de una ETA apoyada por el gobierno.  
   Recuerda un poco el “mayo del 68”, amalgama de stalinistas, maoístas, anarquistas, freudianos, pacifistas pro soviéticos, hippies y chiflados de todo tipo, también peleados entre ellos. Una de sus consignas definitorias fue “La imaginación al poder”. El irrisorio lema solo admite una traducción racional: “La estupidez al poder”. Y en eso estamos hoy en España, coronando un largo período de descomposición política y social
Pío Moa en Época.

1 comentario:

Rick dijo...

Coincido abundantemente con el análisis del Sr. Moa:

http://rickymango.blogspot.com/2011/05/reinventar-la-rueda.html