Blogoteca: Factura energética, productividad y renta disponible, por Roberto Centeno

lunes, 28 de febrero de 2011

Factura energética, productividad y renta disponible, por Roberto Centeno

Lo que nos faltaba, el consumo y la inversión siguen cayendo; el sector financiero es un pozo sin fondo donde el Estado lleva enterrado ya el 10% del PIB entre ayudas y avales; el crédito ni está ni se le espera; Salgado, los 17 virreyes y los 8.300 alcaldes preparan nuevas subidas de impuestos y multas para seguir financiando el despilfarro y el clientelismo, es decir, los PER, las embajadas, los EREs falsos o los municipios quebrados tras repartir cheques bebé y subsidios a los parados. El resumen es que seguimos gastando un 70% más de lo que ingresamos, y de repente, el petróleo sube casi un 45% y en breve lo harán el gas y la electricidad.

Y el primer gran perjudicado de esta subida energética brutal será la renta disponible de las familias, como detallaba el miércoles Carlos Sánchez. Si ésta ya cayó un 5% en términos reales en 2010, ahora volverá a caer, sumando energía, inflación y subidas de impuestos, más de un 5% en 2011. Pero esta vez la mayoría de las familias no podrá mantener ya su nivel de vida en base al desahorro. No menos del 10 millones de hogares tendrán que reducir su nivel de gasto, la mayoría significativamente, y más de 4 millones pasarán a vivir en la miseria. Un drama humano de proporciones dantescas.

El otro perjudicado será la productividad, palabra mágica con la que analistas y empresarios resuelven todos los problemas de nuestra economía, y donde lo primero que debería exigírseles es un poco más de seriedad y de profundización en el tema. Siendo la productividad un concepto económico inequívoco, cociente entre la producción y los factores, aquí solo se habla de la productividad del trabajo y se ignoran capital y recursos. Decir que los salarios en España han crecido más que en el resto de Europa o de la OCDE es una simpleza que ni siquiera es globalmente cierta.  

Es una simpleza porque tecnología, intensidad de capital y precio de los recursos cuentan mucho más; y no es globalmente cierta porque más de la mitad de la población ocupada es (o era) mileurista y hoy gana alrededor de 900 euros. Ser mileurista es ya un grado, por lo que el problema se concentra en menos de la mitad de la población ocupada, donde más de un tercio son empleados públicos (un 40% nombrados a dedo sin oposición ni prueba alguna) cuyos sueldos superan un 30% la media del sector privado. El resto son empleos de empresas medianas o grandes, cuyos empleados ganan incluso el doble que sus homólogos europeos, aunque haya excepciones como la del Santander, que lleva tres años con los sueldos prácticamente congelados. “Hay que abrir las mandíbulas”, como le gusta decir a Alfredo Sáez, es decir, bajar costes y subir  ingresos. Por ello, antes de clamar por la productividad en abstracto, abran las mandíbulas en sus empresas y calculen el impacto del resto de los factores.   

Energía y productividad 

Después de disparates históricos, como la moratoria nuclear del partido socialista, la planificación eléctrica y gasista 2001-2011 del PP y la política marxista-ecologista de Zapatero, la situación energética de España es un desastre sin paliativos. En primer lugar, tenemos una dependencia energética exterior del 81%, el doble de la media europea, si exceptuamos pequeños países con una dependencia del 100%. En segundo lugar, nuestra intensidad energética, o la cantidad de energía necesaria para producir una unidad de PIB, es un 19 % superior a la media europea, lo que significa que con el barril de petróleo a 115 dólares (1) tenemos que pagar 14.600 millones de euros al año más que la media europea (el 1,4% del PIB) solo por nuestra ineficiencia en la generación y utilización.

Y, en tercer lugar, las primas a las renovables, una ruina total o un expolio, según como se mire. Resulta una burla afirmar que una subida de 10 dólares del barril de petróleo equivale a la prima a las renovables, porque la fotovoltaica equivaldría a 1.000 dólares el barril de petróleo. Esa es la economía sostenible de Zapatero, y eso sin contar a los personajes que compran energía a la red a 50 euros Mwh y la revenden a 450 diciendo que es solar. ¡Y ni siquiera les han quitado las concesiones!

En cuanto a las subvenciones a las renovables, en casi todo el mundo, y particularmente en Alemania, éstas se dan exclusivamente a instalaciones familiares, con lo que los hogares pueden ahorrar hasta un 30% del recibo de luz y gas. En España, dichas subvenciones se dan solo a los amigos del poder para sus huertos fotovoltaicos, un invento del PP para enriquecer a sus allegados
Para cuantificar el efecto de la mayor dependencia, la comparación más correcta es con aquellos países que tampoco tienen recursos energéticos (Francia, Finlandia, Suecia, Polonia, República Checa, etc…) pero que dependen la mitad de energías importadas. ¿Cómo? A base de energía nuclear y de carbón barato. Como España consume 125 millones de toneladas equivalentes de petróleo en energía primaria (consumo que ha caído un 14% entre 2007 y 2009, lo que convierte en un insulto la patraña del BdE y el INE de afirmar que el PIB ha caído solo el 4%), 95 de los cuales son  petróleo y gas. Reducir la dependencia a la mitad con el crudo a 115 dólares representaría un ahorro anual de 29.500 millones de euros anuales, o el 2,8% del PIB. ¿Cómo se logra esto? Pues como han hecho los demás, con energía nuclear y carbón importado barato.

Y ahora, sumemos: con una intensidad energética, una dependencia exterior y unas primas a las renovables al nivel medio europeo, el ahorro hoy sería equivalente a 47.000 millones de euros año o el 4,5% del PIB. Comparen ahora subidas de energía y de salarios por encima de la media europea y la conclusión es sencilla: la energía supone más del doble.           

Energía y renta disponible

La subida del petróleo conlleva automáticamente, con un decalaje de seis meses en la mayoría de contratos, la subida del gas y después la de la electricidad, la energía al completo. Y eso es el efecto directo, dentro de entre nueve y doce meses llegarán los efectos indirectos. La energía es un input esencial en todos los procesos productivos, y sus elevaciones de precios a través del complejo sistema de relaciones intersectoriales (de las tablas input/output en términos matemáticos, por si alguien quiere calcularlos) elevan los costes de todo el conjunto de la economía. Para la economía española, los efectos indirectos de las subidas energéticas vienen a ser el 80% de los directos y, en consecuencia, la productividad disminuirá adicionalmente, igual que la renta disponible de las familias.

Todo lo anterior se traduce, entre otras cosas, que en España familias y empresas pagan hoy la electricidad -sumando el déficit de tarifa- y el gas más caros de Europa, lo que está llevando a la miseria a millones de hogares y produciendo una deslocalización industrial cada vez mayor. Acerinox, la segunda empresa mundial de aceros especiales, se ha trasladado a EEUU a pesar de los mayores costes laborales. No es la única. Para acabar de arreglarlo, los impuestos autonómicos y locales sobre el recibo de la luz han subido un 30% en 2010, IVA aparte. Estamos en manos de una casta política no solo profundamente inepta, sino también absolutamente depredadora e inmisericorde. El expolio no acaba aquí: la situación de oligopolio del sector petrolero permite cargar a los consumidores márgenes de refino y de distribución muy superiores a los europeos, con el resultado de que las gasolinas y los gasóleos suben más que la media europea (cuatro veces las gasolinas y casi el doble los gasóleos a finales de enero). Me pregunto a qué narices se dedican la Comisión de la Energía y el Servicio de Competencia. 

En cuanto a las enormes subvenciones a las renovables, en casi todo el mundo y particularmente en Alemania, el país número uno en fotovoltaica, las subvenciones se dan exclusivamente a instalaciones familiares, con lo que los hogares alemanes pueden ahorrar hasta un 30% del recibo de luz y gas. En España, dichas subvenciones se dan solo a los amigos del poder para sus huertos fotovoltaicos, un invento del PP para enriquecer a sus allegados, ampliado por ZP para enriquecer a los suyos. En el caso de la eólica, la mitad de la potencia española no se habría construido en ningún otro país porque el número de horas de viento no es suficiente, pero aquí con las gigantescas subvencione vale todo.

Y para terminar, la guinda del pastel: los Presupuestos de 2011 están calculados con un barril de crudo a 81 dólares, por lo que una media de 115 dólares supondría un costo adicional de 18.000 millones de euros (un 1,7 % del PIB para consumir el mismo petróleo y gas). También parece desvanecerse la posibilidad de acuerdo en marzo sobre la crisis de la deuda, lo que renovaría las tensiones y haría imposible la recapitalización bancaria. Lo único positivo de tanto desastre es que Zapatero y su secta acabarán barridos, y el partido socialista deberá evolucionar desde el siglo XIX y la Guerra Civil al siglo XXI sin apenas poder político.


(1) Según la estimación de Bank of America / Merrill Lynch, el precio del crudo promediará los 115 dólares por barril en 2011, 130 dólares en 2012, y llegará a 165 dólares en 2015.

Cotizalia

No hay comentarios: