Blogoteca: El oro y el moro, por Francisco Caja

jueves, 16 de diciembre de 2010

El oro y el moro, por Francisco Caja


Que el gran Horacio me perdone por hollar sus versos: «Parturient urnas, nascetur ridiculus mas». El parto de los montes. Que después de treinta años todo el horizonte político de los catalanes, el recambio, sea el pujolismo es (con la venia de Monseñor Sistach) como para hacerse cruces.
En letras de molde lo ponían los Rubió i Tudurí allá por el año 30 : el pleito del catalanismo podía saldarse definitivamente con ventaja. De servirnos del senyno sólo obtendríamos el oro sino también el moro. El dilema España/Cataluña era un falso dilema. Como el del oro y el moro. Era posible «un catalanismo activo, estimulante, tónico, que no sea –lo repetimos– un “estorbo” económico (sacrificio del interés material al sentimental) ni conduzca al antipatriotismo sentimental (sacrificio del sentimiento al interés)».
Artur Mas, tras ganar las elecciones del 28N, recibe las felicitaciones del responsable de finanzas de Convergència, Daniel Osàcar, implicado en el presunto caso de corrupción ilegal del partido a través del Palacio de la Música (foto: TV3).
Porque el “encaje” de Cataluña en España es un encaje de bolillos. “Estado Español S. A.” tal es el titulo del libro de los Rubió. Una sociedad anónima con el Estado Español. Un vínculo asociativo “sui generis” que no compromete el “sentimiento”: «La simpatía cordial no es condición indispensable de convivencia en un mismo Estado, cuando los intereses nos atan con lazos muy fuertes. Y este el caso hispano-catalán».
Las consecuencias de este proyecto político son obvias, pues los cortés no quita lo valiente : «Hemos de extraer el máximo rendimiento del Estado español», apotegma que exige una nota a pie de página: «La educación liberal de los autores sufre al tener que expresarse tan crudamente; pero un deber superior se los impone». Y «es preciso usar y hasta tender a abusar»; y «hemos de marchar, en batallones, al asalto del Estado español». Porque «Cada gota de este jugo [que hay que extraer del Estado español] que traigamos a Cataluña, es una aportación patriótica». Si tenemos seny, tendremos el oro y el moro.
Es la música del concierto económico con la que nuestro ratón flautista del parto de las montañas electoral nos regala los oídos. En nuestro paradisíaco Hamelin los ratones han aprendido a tocar la flauta.
Francisco Caja es presidente de Convivencia Cívica Catalana

No hay comentarios: