Blogoteca: 18 de julio de 1936

martes, 13 de abril de 2010

18 de julio de 1936

La justificación del 18 de julio
13 de Abril de 2010 - 08:37:39 - Pío Moa

Leo en la prensa progre la acusación de que yo justifico el alzamiento del 18 de julio de 1936. Lo hacen como acusación definitiva o cosa así. Como esta gente nunca ha tenido idea de la democracia, no entiende que justificar o condenar dicho alzamiento son posturas en principio legítimas. La cuestión reside en demostrar las razones por las que se lo condena o justifica, en la veracidad histórica, en suma.

Para la izquierda –y una gran parte de la derecha–, aquel alzamiento debe condenarse porque se produjo contra un gobierno legítimo y democrático. Yo he sostenido, con abundantes pruebas que aquí no repetiré, que el gobierno en cuestión no era legítimo ni por origen ni por ejecutoria. Partió de unas elecciones violentas y con abundantes fraudes, mencionados por el propio Azaña, pero con el fraude supremo de no haber publicado nunca las votaciones de los diversos partidos. Y a continuación, aquel gobierno se dedicó a conculcar brutalmente la legalidad republicana mientras amparaba un sangriento e incendiario proceso revolucionario, culminado en el asesinato por fuerzas de “seguridad” y por milicianos (el dato no podía ser más simbólico) de uno de los jefes de la oposición, tras haber intentado hacerlo con otros. El alzamiento se produjo contra un gobierno tiránico e ilegítimo, y estuvo totalmente justificado desde ese punto de vista. Condenarlo es simplemente defender el despotismo y procesos revolucionarios de resultados bien conocidos durante el siglo XX.

¿Ignoran los políticos, historiadores y periodistas progres estas cosas? No las ignoran ni pueden ignorarlas. Simplemente ocurre que para ellos la democracia consiste en eso, y lo están demostrando a diario en un proceso de involución política que, entre tantas otras cosas, transformó el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo en Pacto con el terrorismo y contra las Libertades y la integridad de España, que atenta a diario contra los derechos ciudadanos, contra la separación de poderes y contra todos los rasgos de una democracia real. Y contra la misma integridad de España. Con el auxilio de la derecha rajoyana, por cierto. De ahí que nuestra democracia se encuentre en descomposición y que el antifranquismo sea hoy el disfraz predilecto de los liberticidas.
Libertad Digital

No hay comentarios: