Blogoteca: De previsiones y mentiras, Roberto Centeno

lunes, 11 de enero de 2010

De previsiones y mentiras, Roberto Centeno


El tren de las subvenciones socialistas, de las mentiras, manipulaciones e intrigas ya va quedando al descubierto y comienza a ir un poco demasiado lleno.


Esta época del año es siempre tiempo de previsiones, con muchos datos anuales conocidos y con toda una serie de medidas de efecto económico significativo ya en marcha. Previsiones, que como es habitual en la España de Zapatero, nada tienen que ver con las mentiras oficiales. “Estamos a punto de superar la crisis si no es que la hemos superado ya”, afirma el personaje, defendiéndose del pitorreo generalizado que ha producido su nombramiento como presidente europeo de turno: un inepto incapaz de arreglar su propia economía, promete arreglar la de Europa en seis meses.

Le recuerdan el paro, particularmente el juvenil y el femenino, en que somos líderes europeos, o un sector de la construcción, el único que sigue aún en caída libre, y se preguntan como el editorial del Times “¿cómo esta España tambaleante puede guiar a Europa?”. Pero yo les doy otro dato, más representativo si cabe de la realidad económica actual, e imposible de ocultar por los palmeros del INE y del Banco de España: el consumo de electricidad lleva quince meses cayendo, algo que no había ocurrido ¡desde la posguerra! Pero es que en noviembre, cuando el BdE con datos sesgados afirma con total desvergüenza que las cosas van mejor, resulta que frente al mismo mes del año anterior la caída del consumo ha sido del 5,4%, peor que octubre sobre octubre, -2,8 %, y peor que la media anual, -4,4 %.

Los agentes económicos, y no digamos la gente, no parecen todavía conscientes del desastre que se avecina, y creen o quieren seguir creyendo a un Gobierno para quien la mentira es su única estrategia. Las  previsiones oficiales sobre 2009, tanto del BdE como del Gobierno  fueron de una mendacidad absoluta. Según el BdE, la tasa de paro bajaría del 10,2% al 9,2%, mientras que el  PIB, que había caído ya al 1,8% interanual, subiría al 2,1 %. Y don Miguel Ángel se quedó tan ancho. En los PGE 2009, PIB, 1%; tasa de paro, 12,5%; necesidades netas de financiación del Estado, 28.500 millones de euros.

Realidad oficial con datos a noviembre: PIB, -4%; tasa de paro, 19,4% (Eurostat); necesidades netas financiación Estado, 126.000 millones de euros. Jamás en la larga historia de la hacienda española y del BdE, se había mentido tan masivamente. Realidad pura y dura: PIB, -7%, estimado por la variación del consumo de gasóleo automoción y por los componentes de la oferta y la demanda; tasa de paro, añadiendo los colectivos excluidos, a mayor gloria de Zapatero, 22,6%.

Problemas específicos

Aparte la crisis general, en España existen problemas específicos  sin cuya solución previa cualquier recuperación es imposible.

Ningún país del planeta tiene un modelo de Estado donde la parte del gasto de gobierno sea sólo la tercera parte del resto de administraciones; donde se haya fragmentado el mercado interior de tal forma que existen más barreras interiores que exteriores; donde exista un funcionario o similar por cada cinco ocupados – uno por cada 15 en la UE o por cada 36 en EEUU-; donde un volumen de gasto público, equivalente al 7% del PIB, sea puro despilfarro, y donde la corrupción institucional y personal haya alcanzado niveles tan escandalosos.

Ningún país civilizado tiene un sistema bancario con la mitad de los activos en manos de políticos regionales y sus amigos, que lo utilizan a su antojo. Un modelo esencialmente corrupto e incompatible con el mundo actual, pero que increíblemente va a más y no a menos. Tampoco existe sistema bancario alguno cuya deuda supere en 50 veces sus beneficios anuales oficiales, y no digamos los reales.

En ningún país desarrollado el nivel de endeudamiento de familias y empresas alcanza más del doble del PIB, y supera en un 40% a todo su ahorro, y lo que es  peor, mientras el proceso de desapalancamiento está casi terminado en la mayoría de países, en España apenas ha comenzado. Tampoco ningún país tiene el sistema energético en manos  monopolios privados –la electricidad y el gas van a subir más de un 20%, no la ridícula cifra que proclama el Gobierno-  ni un sistema de distribución que multiplica por cinco o más el precio de los productos agropecuarios desde el origen, ni tampoco un mercado laboral tan rígido y profundamente injusto.

Previsiones 2010

En la economía real, los hechos esenciales cara a 2010 son: crecimiento imparable del gasto de las AAPP y reducción de la renta disponible de las familias, devastada por el paro, los incremento brutales de tasas e impuestos de todo tipo, y por la subida desbocada de todos los servicios esenciales. En la financiera, la incapacidad del sistema bancario para amortizar su deuda, casi 90.000 millones en 2010; para absorber una morosidad creciente, más del doble de la oficial, y para seguir ocultando mucho tiempo más una situación de quiebra. Resulta inaudito que el BdE haya permitido dar beneficios de más de 16.000 millones en 2009 al sector, y en lugar repagar deuda, han refinanciado más de 80.000 millones con aval del Estado. En varios bancos cotizados, los especuladores están apostando por su hundimiento. 

¿Y cuál es la situación de partida? Mucho peor que hace un año, primero por el hundimiento de las cuentas públicas y la nula voluntad de CCAA y Ayuntamientos a reducir su despilfarro; luego porque la industria y los servicios, después del atisbo de recuperación durante el verano, han vuelto a caer, particularmente en noviembre, y no muestran signo alguno de recuperación, y finalmente, por un nivel de endeudamiento de familias y empresas que supera todo lo imaginable.

¿Y las cifras? Las necesidades netas de endeudamiento, que son las que miden el agujero real de las cuentas públicas, ascendieron en 2009 a 172.000 millones de euros o el 16,6% del PIB, 126.000 del Estado. En 2010, la estimación del Estado, dada la  infravaloración de numerosas partidas, como subsidios de desempleo o intereses de la deuda, y la sobrevaloración de ingresos, basada en previsiones delirantes del consumo y la inversión, es de 200.000 millones, y lo realmente demoledor, casi todo estructural, ¡la mitad del gasto se financia ya con deuda! Para el resto de AAPP y empresas públicas, si el próximo día 28 el Gobierno no logra un compromiso real de reducción de gastos y sigue autorizando sin mirar todas las peticiones de endeudamiento que se le presentan, éste superará los 60.000 millones –46.000 en 2009-, en conjunto unas necesidades de financiación netas de 260.000 millones o el 25,1% del PIB, que llevarán el ratio deuda/PIB al 93% a fin de año,  lo que supondrá rebajas de “rating”, y dificultades graves para financiar tan enorme masa de gasto estructural, consecuencia de un modelo de Estado inviable e intrínsicamente corrupto.

Y en cuanto al paro, está creciendo en más 180.000 personas mes, y ello sin tener en cuenta las trampas del efecto Caldera y otras varias. El paro registrado ha sido de más de 50.000 personas, en noviembre y diciembre, pero han sido suprimidos de las listas de demandantes de empleo los parados inscritos en el Programa Temporal de Protección por Desempleo, más de 100.000 al mes, 368.000 hasta final de noviembre, aparte 15.000 autónomos/mes que tampoco figuran como parados. Da igual cuantos parados oculte la EPA clasificando a más de 500.000 jóvenes como inactivos, la realidad es un paro actual superior al 22% y  al 27% a fin 2010, más de 6 millones de parados. Enero será particularmente dramático, con un paro registrado que superará probablemente los 150.000, o 250.000 sumándole los parados eliminados del Programa Temporal.

Y termino, no hay espacio para valoraciones sectoriales, pero si mencionar el desplome de la construcción. Con cifras oficiales manipuladas, el número de viviendas iniciadas cayó un 47,2% en el tercer trimestre respecto al segundo, lo que significa que en 2010 se iniciaran menos de 100.000, algo realmente inaudito. Al contrario que en el resto de países, la situación es dramática. Los precios de la vivienda deben bajar entre un 30% y un 50 % adicional, algo que los bancos con la permisividad del BdE están impidiendo.

El resumen, aunque la cifras y previsiones del INE y el BdE se ajustarán como siempre a las necesidades de Zapatero, apoyando, como antes de las elecciones generales, sus afirmaciones más delirantes, e ignorando que la caída del PIB del cuarto trimestre es superior a la del tercero, lo peor está por llegar. A fin de 2010, la situación económica  será insostenible y al borde de la suspensión de pagos, y con una distribución de la riqueza escandalosamente desigual, que nos acerca cada día más a una sociedad dual, con la clase media en proceso de liquidación.

(*) Catedrático de Economía de la Escuela de Minas de la UPM
El Confidencial

No hay comentarios: