Blogoteca: Sugeridora vicepresidenta, por Carlos Rodríguez Braun

martes, 11 de agosto de 2009

Sugeridora vicepresidenta, por Carlos Rodríguez Braun


En una semana de humaredas y tremedales políticos se agradece cualquier ayuda que permita ver con claridad y pisar firme. La brindó María Teresa Fernández de la Vega, y no sólo por lo de la Fiscalía, sino por declarar que el cambio climático se debe a la concepción “depredadora” del liberalismo que ha imperado en las últimas décadas, “el individualismo extremo, el egoísmo y la irresponsabilidad elevados a la categoría de virtudes…una mirada insaciable a la que el planeta le parece insignificante” y que degrada a los ciudadanos al papel de “simples consumidores”. Todo es mentira, dirá usted: ni el liberalismo depreda, ni ha imperado en décadas recientes, ni ha sacralizado el egoísmo, ni ha despreciado el planeta; lo que ha imperado es lo contrario, el intervencionismo que desde luego no facilita que los ciudadanos sean consumidores porque cada vez les quita más libertad y más dinero. Y en efecto, así es, pero allí está la pista: una persona que opina eso es capaz de decir y hacer cualquier cosa, y naturalmente de compadrear con cualquier institución por independiente que sea o deba ser. Dicho narcisismo es la clave de los socialistas. Ellos son por definición los buenos. No importa que la opresión, el empobrecimiento, la corrupción y la mentira sean típicos del socialismo. Ante esta evidencia los socialistas suponen que sólo ellos encarnan y promueven la libertad, la prosperidad, la honradez y la verdad. No importa que se les explique que nadie depreda más que los socialistas, que, como dijo James Mill, son peores que los bárbaros, porque los bárbaros destruían la riqueza una vez, y los socialistas muchas veces. Y la corrupción está en el ojo ajeno, ardid facilitado por el PP, habitualmente torpe al lidiar con estos asuntos y sobre todo al analizarlos desvinculándolos de la fuente de la corrupción: el poder. Por fin, si un fallo judicial no se ajusta al canon progresista, pues berrinche primero y ataque a los jueces después. Son de derechas, ya se sabe.

La Razón

No hay comentarios: