Blogoteca: Aquí, Pérez reverte tiene razón, por Pío Moa

jueves, 30 de julio de 2009

Aquí, Pérez reverte tiene razón, por Pío Moa

La vicepresi del Congreso se ha enfadado porque Pérez Reverte ha expresado sus sentimientos en relación con los diputados. Confundiendo las cosas le amenaza: "Tenga cuidado cuando quiera ciscarse en la p... madre de alguien, no vaya a ser que sea un ciudadano que no sea parlamentario y se lo tome con menos paciencia y resignación". Pero el autor del artículo no se cisca, etc., en "alguien", sino en los diputados, y da la casualidad de que somos los ciudadanos quienes tenemos que hacer acopio de enormes dosis de paciencia y resignación para soportar las actividades de estos.

Con mucha gracia acusa esa señora a Pérez Reverte de "desconocimiento supino de lo que supone el trabajo y la dedicación de los parlamentarios españoles". La señora nos cree más tontos de lo que somos. Lo que causa indignación a muchos ciudadanos es precisamente el conocimiento del "trabajo y la dedicación" de estos politicastros, que podemos resumir en cosas como la ley de Memoria Chekista, los estatutos balcanizantes que dejan en "residual" la unidad de España, el socavamiento constante de la separación de poderes, la protección al aborto y a la delincuencia en general, y tantos otros trabajos y dedicaciones por el estilo. O su contribución y ejemplo en la degradación de la sociedad, sus riñas por ocultar la corrupción propia y exponer la ajena. ¿Algún diputado del PSOE denunció o protestó por la financiación ilegal de su partido cuando salieron a la luz la filesas y demás? ¿Alguno del PP muestra por el caso Gürtel otra preocupación que no sea el efecto en los votos y en su cuota de poder? ¡Ah, y lo de "diputados españoles"! ¿Qué tienen de españoles en su mayoría, con sus separatismos, sus negocios con la ETA, su apoyo a las dictaduras que nos amenazan, sus "realidades nacionales" y "padres de la patria andaluza", sus, nuevamente, estatutos balcanizantes...? Ni españoles ni demócratas. Simples ambiciosos de poder y dinero, sin principios ni escrúpulos. ¿Todos ellos? Seguramente no, pero las excepciones son eso, excepciones, y tímidas en extremo.

Y dice la vicepresi que Pérez Reverte necesita "más reflexión y menos exabruptos". Quien precisaría más reflexión es ella, aunque esto sea demasiado pedir a unos profesionales del cuento –y ojalá sólo fuera del cuento–, demasiado ajetreados en sus cosas para detenerse un rato a meditar.

No me extrañaría oírles invocar la importancia de las Cortes para la democracia. Cierto, una institución muy necesaria. Que ellos desprestigian y degradan.

Libertad Digital

No hay comentarios: