Blogoteca: junio 2009

martes, 30 de junio de 2009

Antifranquismo. Francisco Franco, por José García Domínguez, LD

Leo por ahí que el yernísimo del camarada José Utrera Molina, a la sazón ex secretario general del Movimiento, ha desposeído de algún apolillado honor municipal al difunto promotor de dicha movida, el general Francisco Franco. Curioso sarampión ese del antifranquismo retrospectivo que aqueja a la heroica sociedad española. Y es que apenas hemos necesitado esperar treinta y cuatro prudentes años desde su deceso antes de lanzarnos, incontenibles, a derrocar la dictadura.

A mí, la sobrevenida furia iconoclasta de tantos ministros, alcaldes, tribunos, plumillas y demás toreros de salón del Ruedo Ibérico me recuerda cierto pasaje del Dietario de Francesc Cambó. Aquel donde describe el fervor revolucionario con que Barcelona rindió póstumo homenaje al anarquista Durruti. Según el de la Lliga, su funeral laico constituyó la mayor concentración de masas de toda la historia de la ciudad, algo únicamente comparable al eufórico recibimiento con que similar cifra de catalanes festejaría la toma de la plaza por los nacionales, apenas meses después. Un asunto, el de esa desconcertante coincidencia numérica, que, a decir de Cambó, no encerraba ningún misterio aritmético, pues unos y otros, en realidad, serían los mismos.

Es lástima que al viejo Cambó no lo lee nadie, y menos que nadie sus hijos putativos, los catalanistas, que en eso de la alergia a la letra impresa se acreditan tan españoles y tan castizos como el resto de sus compatriotas. De ahí la cómica peripecia de cierto joven doctorando en Historia Contemporánea. El que permanecería encerrado durante más medio año en la Filmoteca de la Generalidad rodeado de extraños artilugios ópticos, cachivaches de ignota utilidad que desafiaban la imaginación de todos los funcionarios de la casa.

El que por todo comentario se limitaba a pedir que le proyectasen una y otra vez todas aquellas viejas cintas, las que contenían el testimonio gráfico de las visitas de Franco a Cataluña. El mismo que una mañana anunció que no volvería nunca más, ya que había renunciado a continuar con su tesis. ¿El motivo? No acertó a descubrir ni un sólo trucaje técnico en las películas del No-Do. Él juraba no entenderlo, pero todo, las panorámicas de masas, aquellos fotogramas intolerables plagados de decenas de miles de catalanes aclamando entregados al dictador, todo era auténtico. Desoladoramente auténtico.

José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.
Libertad Digital

miércoles, 24 de junio de 2009

La financiación de Cataluña: balanzas fiscales y balanzas comerciales, por Roberto Centeno


El pasado viernes, ante el hundimiento imparable de las cuentas públicas, Zapatero inició una escalada de impuestos que acabará dando la puntilla a las expoliadas clases medias. Con una previsión de déficit público real del 15% del PIB en 2009 – que corresponde: 7% del Estado, 4% de Comunidades y Ayuntamientos, y 4% de gastos que se imputan directamente a deuda, como infraestructuras, Plan E o CCM, y eso sin contar el coste del nuevo Plan de rescate bancario – nos esperan subidas brutales de todos los impuestos, empezando por los indirectos, lo que aparte la flagrante injusticia social, profundizarán la crisis al reducir más aún el consumo de las familias. Y así las cosas un Zapatero cada vez más irresponsable y enloquecido, ante el nuevo chantaje de los nacionalistas, se ha comprometido a otorgar a Cataluña, en grave detrimento del resto de Comunidades “el mejor acuerdo de financiación de su historia” ignorando que éste es un juego de suma cero, y lo que uno recibe de más, otros lo reciben de menos.


La financiación de Cataluña parte de un hecho cierto, y de un conjunto de mentiras e interpretaciones delirantes. El hecho cierto es que Cataluña ha perdido renta “per cápita” en relación a la mayoría de Comunidades, y por supuesto en relación a la media nacional, en concreto y no deja de tener gracia, Cataluña ha pasado de ser la número uno en renta “per capita” en tiempos de Franco, al cuarto lugar a día de hoy, con un gobierno marxista-intervencionista. Y en relación a la media, de casi un 30% más en los años 60 se ha pasado a solo un 17% más hoy. Tal vez por ello la flor y nata empresarial catalana, ahora mayoritariamente nacionalista, era la más franquista del país. Pero lo que ni a políticos ni a empresarios catalanes parece preocuparles es el porqué de esta debacle. Según la miseria moral y la indecencia intelectual de marxistas, nacionalistas y separatistas, la culpa es del vampirismo del resto de España, una colección de vagos y chupópteros, particularmente la Comunidad de Madrid, donde como todo el mundo sabe, nadie le da un palo al agua.


Es por esta razón, que en el Estatut, que convierte a España en una colonia política y económica de Cataluña – literalmente en una colonia, la gente no tiene ni idea de la barbarie del contenido del Estatut – en su Art. 206 se señala que la aportación que se fije para Cataluña lo será “siempre que la aportación no altere en ningún caso la posición de Cataluña en el ordenamiento de las rentas per capita entre CCAA”, porque si por la incompetencia, despilfarro y corrupción probadas de la Generalitat, Cataluña perdiera renta relativa, entonces primero no dan un céntimo, y después, si aún así perdieran renta relativa, el Estado está obligado a transferirles la cantidad que sea necesaria del Fondo de Compensación para que no la pierda. ES DECIR EL DERECHO EXCLUSIVO AL SAQUEO DE ESPAÑA. Adicionalmente Montilla se ha arrogado y Zapatero ha aceptado, el derecho a ser él y no el gobierno de España quien decida cuáles son los servicios básicos que deben ser financiados y cuáles no.


Y la razón de la sinrazón de la supuesta obligación de financiar a Cataluña, la encuentran en las balanzas fiscales, es decir, en la diferencia entre los ingresos tributarios que percibe el Estado de los ciudadanos de esa Comunidad, y el gasto y la inversión que el Estado realiza en la misma. En todo el mundo civilizado, las regiones de mayor renta son las que más aportan pero en la España socialista no es así a pesar de garantizarlo la Constitución, pues Zapatero que se fuma un puro con el Estado de Derecho, ha decidido ignorar los Arts. 31 y 138, que le obligan a ejercer competencias redistributivas en el conjunto del Estado. CiU exigió y Zapatero miserablemente aceptó, elaborar las balanzas fiscales, y estas son las cifras a nivel anual:


Comunidades que más aportan /// Comunidades que más reciben


Madrid…. 14.600 millones de euros /// Andalucía…. 5.420 millones de euros

Cataluña.. 11.143 millones de euros /// Galicia……… 3.358 millones de euros

Valencia.. 2.838 millones de euros /// Extremadura.. 2.383 millones de euros

Baleares… 1.678 millones de euros /// Asturias…… 2.149 millones de euros


Y sobre esta base, el gobierno marxista-intervencionista de Cataluña, y también CiU, con una chulería y una prepotencia intolerables, plantean una reivindicación de máximos, “con lo mínimo que nos conformaremos es con el Estatut“, y si les parece les damos también las llaves de nuestras casas para que se lleven lo que deseen. Y con la golfería habitual del gobierno esto solo vale para Cataluña, pues a Madrid por quien Zapatero experimenta un odio tan sólido como profundo, nada de nada, a Valencia menos y a Baleares dependerá de quien mande. ¿Y qué dice el PP, que no se le oye?


Pero ni siquiera este insulto a la racionalidad, la solidaridad y la decencia es todo, porque estos saqueadores ignoran deliberadamente que al lado de las balanzas fiscales existen otras balanzas económicas infinitamente más importantes, porque no solo reflejan transferencias de dinero, que también, reflejan empleo, recaudación fiscal – el Estatut prevé que el IVA de los productos fabricados en Cataluña y vendidos en toda España lo recauden ellos – y sobre todo captación de ahorro de otras regiones para financiar inversiones en Cataluña. Pero vayamos a los hechos, primero la balanza comercial, es decir, los bienes y servicios que Cataluña vende al resto de Comunidades y los que compra. Aquí y para empezar, las empresas catalanas – y siento hablar de ellas como de algo diferenciado porque no lo son, lo hago solo a efectos de demostrar lo irracional, lo miserable y lo delirante del planteamiento de los políticos catalanes que no de los ciudadanos, de los que MENOS DE UN TERCIO DARIA SU APOYO AL ESTATUT – realizan más de dos tercios de sus ventas y beneficios en el resto de Comunidades. Además, como señala el prestigioso profesor Ghemawat de Harvard-IESE, “las regiones españoles comercian mucho más entre si, que con el resto del mundo, el nivel de exportaciones de Cataluña a Aragón, es el mismo que a toda Francia, su principal mercado exterior con diferencia”.


Y para seguir, el superávit catalán de la balanza de bienes con el resto de España es de más de 24.000 millones de euros, el doble de su déficit fiscal, y si añadimos los servicios, particularmente financieros y energéticos, la cifra es tres veces superior. Pero es que además, y más trascendente si cabe, a través del sistema de cajas catalanas, parte del ahorro de la España “subvencionada” se transfiere a Cataluña, se estima que por cada cien euros de ahorro en Cataluña se invierten 180 gracias a éste mecanismo. Y qué pasaría entonces, si la Comunidades perjudicadas exigieran la reducción del déficit comercial, o peor aún, si como hace la Generalitat se realizaran campañas institucionales para “comprar productos de proximidad”, para boicotear la compra de productos no catalanes; si se subvencionaran los productos locales en los supermercados en detrimento de los de otras Comunidades; o se hiciera el equivalente al llamamiento para que no se utilice el aeropuerto de Madrid- Barajas en las conexiones transcontinentales. La respuesta se la dejo a D. Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, “sin el resto del mercado español , la economía de Cataluña retrocedería 20 años”, o en otras palabras, la renta per capita de Cataluña caería casi a la mitad.


Pero es que el tema no acaba aquí, pues mientras Madrid es la Comunidad más dinámica de España, o Valencia, cuyo puerto supera por primera vez en la historia al de Barcelona, y si descontáramos el tráfico de metaneros que es para todo el país ya ni les cuento, y otros, crecen por encima de la media año tras año, Cataluña crece por debajo, y la huida de empresas y personas de valía como consecuencia de la agresión lingüística, del intervencionismo bolchevique y de la presión fiscal disparada, augura lo peor cara al futuro. “La Generalitat se equivoca radicalmente en sus apuestas, y aunque hace esfuerzos desesperados para salvar, por ejemplo, la planta de SEAT en Martorell – ha conseguido la fabricación del Q-3 pagando España el 50 % de la inversión – ésta no tiene futuro, es cuestión de tiempo su traslado a otro lugar”, afirma el Profesor de Harvard – IESE.


La Cataluña empresarial, la Cataluña emprendedora, otrora motor de España, está desapareciendo, sus grandes virtudes están siendo aplastadas por el intervencionismo marxista, con su capital Barcelona, convertida cada vez más en una ciudad de Congresos y de ocio, todo lo contrario que sus mejores tradiciones y capacidades, asfixiadas por un gobierno de descerebrados inepto hasta la médula. Si las ingentes masas de dinero despilfarradas en crear la ficción de una nación imaginaria, que nunca existió (1), abriendo embajadas, mandando gigantescas delegaciones por el mundo en primera clase, financiando libros y medios de comunicación que defiendan tan estrafalario proyecto, como TV3 un pozo sin fondo, la televisión autonómica más deficitaria con diferencia, persiguiendo todo lo español o subvencionando movimientos pancatalanistas con vistas a la anexión de las regiones vecinas, y tantos y tantos proyectos paranoicos – el número de organismos que regulan y controlan la vida de los catalanes, creados en el Estatut, es superior al que existía en la antigua Unión Soviética – si este dinero se invirtiera en bajar impuestos a empresarios y ciudadanos, en lugar de exprimirles como limones, o en mover recursos de un sector a otro que tiene mayor impacto en el crecimiento que cualquier otra cosa, muy otra sería la situación. Y no se equivoquen, incluso en el supuesto de que el resto de Comunidades se deje engañar y expoliar en silencio, el hundimiento relativo seguirá imparable mientras no se produzca un giro total en la agresión lingüística, el despilfarro y la disparatada asignación de recursos.


(1). Cataluña nunca pasó de ser un conjunto de condados, jamás fue un reino y menos una nación. No existía en la Hispania romana, ni en la España visigoda. En el siglo IX el imperio carolingio funda la “marca hispánica”, no catalana, como elemento de resistencia frente al Islam, sometida a reyes y señores francos. Ludovico Pío, rey de Aquitania, crearía en el 801 el Condado de Barcelona, como feudo del reino franco. “La palabra Cataluña, tardaría aún varios siglos en surgir, sin embargo, se reconocía que esa zona territorial formaba parte de España y sus habitantes eran españoles”, Cesar Vidal, Historia de España. Los condados de lo que luego sería Cataluña acabarían dominados por el de Barcelona, pero dependientes siempre del imperio franco.


El delirio nacionalista convierte al franco de Carcasona Wifredo el Velloso, que en el 870 unió bajo su dominio varios condados, en el primer Conde independiente, nada más lejos de la verdad, si Barcelona nunca dejó de ser un condado para convertirse en reino, como Castilla, Aragón o Navarra, fue porque los reyes francos no lo hubieran tolerado, de hecho Francia siempre ha considerado Cataluña como parte de su territorio, lo que nos ha ocasionado graves enfrentamientos por éste motivo. En el s XIX, Napoleón la convertiría en departamento francés, aunque los catalanes lucharían contra él como los primeros. Tampoco el catalán ha sido nunca una lengua romance independiente, sino un mero dialecto del provenzal. Los condados catalanes, mantuvieron una dependencia de “jure” del reino franco y una creciente autonomía de “facto”, pero nunca tanto como para proclamarse reino independiente. Finalmente en 1.150, y a través de un matrimonio el Condado de Barcelona – Cataluña como tal no existía entonces – pasó a formar parte de la corona de Aragón y posteriormente de España.


Dentro del delirio nacionalista, propalado por plumas y seudo historiadores mercenarios, y de obligada enseñanza a los niños, se atribuyen, por ejemplo, la creación del primer Parlamento de Europa, algo absolutamente falso dado que el primero sería el leonés de 1188 convocado por Alfonso IX, o la supuesta catalanidad de Roger de Flor , un germano nacido en Brindisi, hijo de un cetrero del emperador germánico Federico II y una burguesa italiana, o de los almogávares, guerreros de frontera, que entraban en combate al grito de “Aragón, Aragón”.

Blog de Roberto Centeno

La ETA y sus colaboradores, por Pío Moa, LD

Dado que la demagogia es el arte del ilusionismo palabrero y que en España tenemos bastantes especialistas en esa arte, se hace preciso insistir en algunas evidencias que los ilusionistas intentan borrar de la vista de la gente, con bastante éxito, por desgracia.

  1. Bajo el franquismo, la ETA gozó de la colaboración de casi toda la oposición antifranquista, de una gran parte del clero vasco y también del no vasco, de los gobiernos de Francia, Argelia, Suecia y Cuba (por lo menos), y de gran parte de la prensa (sí, de la prensa, bajo la dictadura)
  2. Después del franquismo, la ETA siguió disfrutando bastantes años de la colaboración de los gobiernos francés, argelino, cubano, de simpatías de otros gobiernos, del apoyo de una parte aún mayor del clero vasco, del PNV y sus gobiernos autónomos y al menos de la complicidad moral de gran parte de la izquierda.
  3. La mayor ventaja de la ETA, durante muy largos años, fue la "salida política" propiciada por órganos de presión como El País y por todos aquellos círculos sociales y políticos que habían admirado o apoyado a los terroristas, así como por los gobiernos de UCD. La salida política significaba el ataque directo al Estado de Derecho, a la Constitución y a las víctimas, y la garantía, para la ETA, de que tenía enfrente a gobiernos débiles y en ese sentido corrompidos, y por tanto grandes esperanzas de salirse con la suya.
  4. Esta situación empezó a variar, y sólo en parte, con los gobiernos de Aznar, en especial por la iniciativa de Mayor Oreja. Entonces comenzó a aplicarse a los criminales etarras la única política democrática posible, es decir, la solución policial, con resultados excelentes, que permitían predecir la extinción de la banda en plazo no muy largo.
  5. La lucha contra la ETA significaba de paso arrinconar a su por entonces máximo colaborador, el PNV. Y la situación mejoró cuando el PSOE propuso el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo, por el que Rodríguez parecía sumarse a la política de Aznar-Mayor.
  6. Hoy sabemos que Rodríguez y su partido traicionaron el pacto apenas lo habían firmado, entrando en negocios con los asesinos. Y cuando Rodríguez subió al poder en las circunstancias conocidas, procedió a instrumentar la mayor colaboración de que haya disfrutado el terrorismo desde la transición: legalizó sus terminales, le facilitó dinero público, le dio proyección internacional, bajó a niveles testimoniales la persecución policial, obstruyó la acción de algunos jueces, atacó, dividió e intentó silenciar a las víctimas directas, y diseñó una política para dinamitar de hecho la ley, crear en España una situación próxima a la balcanización y una opinión pública simpatizante con la ETA, que, como es sabido, tiene una idea muy parecida a la del gobierno sobre la "memoria histórica", cuya ley está hecha también para facilitar justificación y dinero a los asesinos.
  7. Esa política despertó un movimiento de indignación popular... que el PP de Rajoy se encargó de reconducir a la nada, procurando además, por medio de intrigas políticas y judiciales, silenciar a la única verdadera oposición: Jiménez Losantos y César Vidal en la COPE.
  8. La colaboración del gobierno con la ETA tenía un límite, marcado por el Estatuto de Cataluña, que reducía a residual la unidad política y daba prácticamente satisfacción a los nacionalistas reconociendo varias "naciones", aunque dejando un barniz de unidad que permitiera al PSOE gobernar y ganar elecciones.
  9. Esta política pro terrorista, de ataque a la Constitución, a la democracia y a la unidad de España en colaboración con los asesinos no ha culminado, de momento, porque la ETA no se conformó con los exorbitantes regalos que le hacía un gobierno que, por eso mismo, se ha deslegitimado. Entonces ese gobierno aumentó la represión, pero garantizándose en las Cortes la puerta abierta a nuevos negocios con los pistoleros.
  10. La colaboración gobierno-ETA, bautizada como "proceso de paz" (paz a los terroristas, guerra a la democracia y la unidad de España) no es circunstancial. Se apoya en una ideología muy ampliamente compartida por los terroristas y el PSOE (el cual tiene su propio historial terrorista, del que nunca se ha autocriticado): ambos grupos son "rojos" y socialistas; ambos son visceralmente antifranquistas y contrarios a la democracia salida del franquismo; de los dos, el uno es antiespañol y el otro indiferente a la unidad de España, salvo si ello le hace perder votos, que de momento no es así; ambos son feministas, "antiimperialistas", "progresistas", y una buena cantidad de ismos más. Es mucho, muchísimo más, lo que les une que lo que les separa.
  11. En cuanto al PP, simplemente se ha vaciado intelectual e ideológicamente. En todos los terrenos sigue los pasos de Rodríguez, a veces rezongando otras con entusiasmo.

Y ahora, en el entierro del policía asesinado, esos políticos ilegítimos consuman la enésima y miserable farsa. Qué habrá hecho el país para tener a esta caterva al mando.

Libertad Digital

martes, 23 de junio de 2009

Vargas LLosa y Chaves, LM Anson, El Imparcial



La batalla no está perdida en Venezuela. La batalla por la libertad. Mario Vargas Llosa, uno de los cerebros más lúcidos de la intelectualidad mundial, ha sido vejado y atropellado por los sicarios del caudillo bufón Chávez durante su estancia en Caracas para participar en un Encuentro sobre Libertad y Democracia.

Tras regresar de experiencia tan ácida, ha escrito un artículo sobre la situación real de Venezuela. Cree el gran novelista que en la caja de Pandora de la que tantas desgracias chavistas surgieron, permanece todavía la esperanza. Un pueblo sereno y digno, unos sindicatos en gran medida insobornables, una sociedad que se resiste a la genuflexión, están plantando cara al régimen totalitario de Chávez, vertebrado por los cooperantes cubanos que trabajan para convertir a Venezuela en una dictadura comunista. Ya no hay tapujos ni veladuras. Según explica Vargas Llosa con ejemplos incuestionables, el caudillo Chávez articula cada día un sistema inequívocamente soviético.

“Todavía hay elecciones -afirma Vargas Llosa- pero se trata de una operación de relaciones públicas, pues el Gobierno ignora sus resultados y anula y persigue a los opositores elegidos”. Venezuela camina hacia una sociedad oscura y dictatorial a la manera de Cuba y Corea del Norte. Pero grandes sectores de la juventud, muchos trabajadores sindicales, lo más granado de la intelectualidad, se esfuerzan por hacer frente al caudillo y desbaratar sus planes. Yo soy más escéptico que Vargas Llosa pero sí es cierto que los pueblos caminan siempre hacia libertad aunque sea en zigzag y que los dictadores, Franco, Salazar, Trujillo, Hitler, Stalin, Somoza, Pinochet, Castro, son los parénte-sis de la Historia. A veces demasiado largos, la verdad.

Luis María ANSON
de la Real Academia Española
Todos los artículos de este autor

lunes, 22 de junio de 2009

Liberalización eléctrica: 38% de subida a familias y pymes, por Roberto Centeno


En estos días, familias y pequeñas empresas han recibido un panfleto infumable, un aviso -amenaza inimaginable en el mundo civilizado- anunciándoles que el mercado eléctrico quedará liberalizado en un plazo de días, y en consecuencia, deben elegir de inmediato un nuevo suministrador para la luz de una lista de 27 que adjuntan. Una burla sin precedentes, porque la mayoría son en la práctica meros revendedores de los grandes –Iberdrola, Endesa y Unión Fenosa– que controlan el 90% de la producción: este es el aviso. La amenaza es que si no lo hacen, continuarán con el mismo suministrador, pero “a un precio que sería superior al del mercado y que se irá incrementando automáticamente con el tiempo”. Si ésta amenaza a las familias y pequeños negocios, si ésta bufonada de simulación de competencia se llega a producir en EEUU, los responsables hubieran ido directamente a la cárcel. ¿En base a que precepto podrían aplicar un precio superior al del mercado, y luego me incrementarlo como se le pase por la mente?¿A que viene el fraude de 27 comercializadoras si todas dependen de los tres grandes?¿Pero que clase de atropello al Estado de Derecho es este?.

Pero vayamos a los hechos. La liberalización comienza con la Ley del Sector Eléctrico de 24 de noviembre de de 1997, y la del gas y los productos petrolíferos a partir de la Ley de Hidrocarburos de 14 de mayo de 1998. A partir de aquí se fijó un calendario de liberalización tanto del lado de la demanda como del lado de la oferta. Del lado de la demanda el calendario empezó de mayor a menor, es decir, primero se liberalizaron los suministros a grandes consumidores y después se fue hacia abajo. En teoría, la competencia entre suministradores debería hacer que el precio pagado fuera el mejor posible; en la práctica, nada de eso sucede, lo que nos encontramos del lado de la oferta es un oligopolio macizo que maximiza sus beneficios a costa de los consumidores, y unas instituciones pagadas por los ciudadanos para impedir que tal cosa suceda. Tribunal de Defensa de la Competencia y Comisión Nacional de la Energía hacen justo lo contrario: defender a los oligopolistas frente a los consumidores. Para que pueda existir competencia en un mercado la primera empresa no podría controlar más del 20% y las dos primeras no más del 30%; en España las dos primeras controlan el 75 %.

En el momento actual, el mercado liberalizado representa los dos tercios del total, medido en energía. En dinero, de una recaudación total de 28.000 millones de euros en 2008, el mercado liberalizado representa el 60% y el mercado a tarifa el 40% restante, unos 11.200 millones. Pero de ésta cantidad, unos 4.000 millones de euros, correspondiente a pequeños consumos de menos de 10 kw de potencia instalada, permanecerá regulado: la tarifa de último recurso. Por tanto, el grueso de las subidas se concentrará en la franja de consumidores que paga los 7.200 millones restantes, es decir, clase media, pymes y autónomos. No sabemos cuál será el ritmo al que el oligopolio eléctrico decidirá subir tarifas, suponemos que rápido para aprovechar la ausencia de elecciones, pero lo que si sabemos, son las cantidades que, como mínimo, van a repercutirse, y que son: el déficit generado hasta ahora en éste mercado no titulizado y no incluido en la tarifa 5.000 millones, los costes de la opa de Endesa con el pelotazo de Acciona entre otros, más la previsión de déficit del Decreto Ley de Mayo 2009 de 3.500 este año, 3.000 en 2010 y 2500 en 2011, cantidades que se titulizarán a 14 años con la garantía del Estado. Y ésta es la gran novedad, el autodenominado patriota social Rodríguez Zapatero no tiene problemas para avalar lo que se tercie siempre que sea a los a los ricos, porque si es a las pymes, los autónomos y las familias menos favorecidas, a esos ni agua, demagogia, promesas vanas, total, le van seguir votando. A partir de 2012 no se reconocerá ningún déficit.

Para poder cuantificar y entender el núcleo del problema, es necesario previamente explicar las cifras básicas.

Balance de producción

Hidráulica 7%
Nuclear 20%
Carbón 16%
Fueloil 1%
Ciclo Combinado Gas 32%
Eólica-Régimen especial 11%
Cogeneración-Régimen especial (*) 13%

(*) El 50% es gas

Costes de generación por tipo de energía

Nuclear 11 euros/Mwh
Carbón 25 euros/Mwh
Ciclo Combinado Gas 43 euros/Mwh (con gas a 35$/ barril equivalente)
Ciclo Combinado Gas 57 euros/Mwh (con gas a 70$/barril equivalente)
Ciclo Combinado Gas 70 euros/Mwh (con gas a 110$/barril equivalente)
Cogeneración 85 euros/Mwh
Eólica 85 euros/Mwh
Fotovoltaica 400 euros/Mwh

Y ahora empezando por el déficit, éste se carga en la tarifa durante 14 años. Contando los costos financieros eso supone una cantidad anual de unos 1.200 millones de euros año, que recaerá en su mayor parte a la franja mencionada, y eso supondrá una subida del 16%. Y luego viene la segunda parte, todos los incrementos de costos de generación van directamente al mercado liberalizado, en ese caso al total, y no sólo a la franja clase media-pymes. Y aquí hay un serio problema. A día de hoy, cuando se produce el cambio de normativa, el gas ha caído a la tercera parte de hace un año y el carbón la mitad, es decir, las subidas previsibles de costes de generación, fundamentalmente el costo marginal, que es quien define los precios de transferencia de las generadoras a las comercializadoras, va a ser espectacular. Téngase en cuenta que los precios del gas, por ejemplo, que representa el 32% de la generación, cambian cada seis meses, por lo que estamos funcionando con el precio más bajo del combustible que cabe imaginar. Con precios del gas y el carbón actuales, y que serán aplicables en seis meses, un 54% de la producción experimentaría una subida de unos 3.800 millones de euros, lo que obligará a un incremento de precios del 18 % para el conjunto del mercado liberalizado.

Y luego las energías renovables. Aquí lo primero que hay que decir, es que la política energética marxista- ecologista de Zapatero es el paraíso mundial del pelotazo, de la especulación y de la corrupción a gran escala, aquí no estamos hablando de unos trajes, de colocar a la familia, o de comisiones de un millón de euros, aquí estamos hablando de cientos de millones. Por ello, dentro del proceso de desvertebración de España acometido por Zapatero, el último megadisparate ha sido la transferencia a las CCAA de las concesiones eólicas, lo que ha provocado el caos más absoluto al desatarse una carrera alocada por conseguir, a saber para quién, un lugar al sol en las subastas eólicas. Algo inenarrable, descoordinación, ineficiencia, nepotismo todo por la pasta, todo por arramplar con las subvenciones de las energías verdes. Esto no es un país, es una república bananera, un puerto de arrebatacapas, una estafa y un desmadre jamás contemplados en el sector energético español. Esta es la realidad de las energías verdes de Zapatero, un robo a los consumidores de dimensiones astrales.

¿Y de cuanto dinero estamos hablando?. En el momento actual de unos 2000 millones de euros de subvención anuales, el 7% del recibo de la luz, y en términos unitarios 30 euros/Mwh de subvención por encima del precio del pool en la eólica, y 350 euros Mwh de subvención en la fotovoltaica. ¿ Y de cuanto cara al futuro?. Pues depende de cuanto sople el viento, cuanto más sople más nos cuesta, y sobre todo de hasta cuando esto locos que nos gobiernan van a seguir subvencionando a especuladores, políticos corruptos y demás hermanos mártires. El objetivo del Gobierno es instalar 20.155 MW para 2010, cifra ampliamente superada por la avalancha de peticiones, ¡todos a por la pasta!, lo que representará una cifra de 1.000 millones año adicionales a partir de 2011, es decir, un incremento de tarifas del 4%.

En resumen, la liberalización del próximo 1 de julio, aparte de lo innecesariamente amenazante e injuriosa de su presentación, supondrá para la clase media, pymes y autónomos, una subida mínima del recibo de la luz del 38% en los próximos 18/24 meses. Y digo mínima porque ello es en el supuesto de que el precio del gas no siga subiendo, y va a seguir subiendo, y que el iluminado de Moncloa ponga fin a su locura marxista-ecologista, y eso tampoco va a suceder. Si el gas vuelve al nivel anterior a la crisis, la subida superaría el 60%, si el iluminado de Moncloa cierra las centrales nucleares que producen 59.000 millones de Kwh, que tendrán que ser sustituidas por el mix habitual, 90% gas y 10 % renovables, el coste de generación se incrementaría entre 4.400 y 9.600 millones de euros anuales, en función del precio del gas, con lo que el recibo de la luz subiría entre el 18 y el 40% adicional, una cifra inasumible para las familias y para la competitividad del país, pues no es sólo la electricidad, es también el gas, donde una sola empresa controla casi el 80% de los suministros, un monopolio con los precios mas altos de Europa, y los productos petrolíferos, cuyos precios antes de impuestos superan ampliamente la media de la UE. De hecho, todas las industrias intensivas en electricidad como Española del Zinc, Alúmina- Aluminio, están preparando el cierre de sus instalaciones y su reubicación en países europeos cuyo costo de electricidad es la mitad. Al lado de esto, el ahorro de costes y la mejora de productividad que puede suponer una reforma laboral en profundidad, es el chocolate del loro.

(*) Roberto Centeno, Catedrático de Economía de la Escuela de Minas de la UPM.

El Confidencial

jueves, 11 de junio de 2009

El nuevo plan de rescate financiero se discute en una taberna, por Roberto Centeno



El disparate de la semana, ha sido obviamente un resultado electoral que extrapolado con el mecanismo de las Generales, hubiera significado que Rajoy, una vez más, habría perdido las elecciones, y lo que todavía es peor en comparación con el resto de grandes países europeos, la victoria pírrica de Rajoy, nos convierte en el país más rojo de Europa, es decir, paro desbocado, miseria y desigualdad intolerables y ausencia de democracia a todos los niveles.


Y pasado este paréntesis electoral, durante el cual no se han tomado decisiones económicas inaplazables, nos encontramos al sistema financiero al borde del abismo. Antes de este paréntesis, había según el Banco de España, siete cajas con serios problemas, a día de hoy son ya 19 cajas y un par de bancos los que son prácticamente insolventes, tanto que sus patronales no cesan de enviar SOS desesperados, pues cada día que pasa la situación empeora con el riesgo de que todo quede fuera de control.


Como recordarán, estos irresponsables que nos gobiernan, de acuerdo con el PP, pusieron a disposición del sistema financiero 250.000 millones de euros entre efectivo y avales, parte del cual ha sido ya utilizado sin resultado alguno. Bancos y cajas han tomado el pelo al gobierno y a los españoles, y en lugar de destinarlo a los fines de saneamiento previstos, han empleado nuestro dinero para especular y enriquecerse. Y en agradecimiento por ello, han ampliado tan brutalmente sus márgenes que los clientes no se benefician en absoluto de la bajada del euribor, el crédito al consumo solvente lo cobran al 17% real, y en algunos préstamos cobran comisiones de cancelación del 25%, mientras el Banco de España ignora el aluvión de denuncias que recibe cada día. Peor aún, el crédito a hogares, PYMES y autónomos, según datos oficiales publicados ayer por el Banco de España, sigue hundiéndose, lo cual impide el menor atisbo de recuperación.


Y en esta línea de expolio a los ciudadanos, gobierno y oposición, en lugar de exigir explicaciones y responsabilidades a bancos y cajas sobre la utilización de tan ingentes cantidades de dinero público, van a poner en marcha un nuevo fondo dotado con 90.000 millones de euros para empezar a hablar, y digo para empezar a hablar porque el agujero estimado supera los 300.000 millones. Y para ello, anteayer lunes, el Sr. Granados por parte del gobierno, y el Sr. Montoro por parte del PP, se reunieron en una taberna para tratar el tema, una frivolidad y una indignidad por la que habrían sido destituidos de inmediato, en cualquier sociedad democrática. Y lo que trataron al parecer no es el como solucionar los problemas del sector, sino ver como la casta política parasitaria y los sindicatos de pesebre que nos han llevado al desastre siguen mandando en las cajas. Gobierno y oposición, se reparten así España como si fuera un solar.


Pero la clave, lo verdaderamente trascendental, lo que hará la diferencia entre un rescate y un expolio, será a quién y cómo se asignarán las ayudas. En ausencia de “stress test”, y de datos fiables sobre qué entidades pueden ser salvadas y cuáles no, estos irresponsables quieren salvar a todos, un disparate inimaginable, ya que ni España ni nadie tiene recursos para un salvamento indiscriminado, solo es posible un rescate selectivo. Pero además, en todo el mundo civilizado, las ayudas bancarias han supuesto derechos políticos para los gobiernos en las entidades rescatadas, pero el partido socialista encabezado por Montilla, cuya chulería y nivel de chantaje a la nación excede todo lo imaginable, y la mega-inepta Vicepresidenta Económica Sra. Salgado, quieren que no sea así, que se compren por el nuevo fondo, todos los activos tóxicos, pagando diez o veinte veces su valor, y que los culpables de la catástrofe conserven su poder intacto.


En la reunión de la taberna, entre vino y vino, Montoro dijo que el PP se opondría a este mecanismo, pero claro, también dijeron lo mismo en la superestafa de los 250.000 millones – “no la apoyaremos, si todo el proceso no se realiza con transparencia” – y en la de 9000 millones para el salvamento de CCM, y luego votaron a favor. Ignoro lo que sucederá ahora, pero tengan una cosa clara, si el esquema final es el del gobierno, es decir el de Montilla – Salgado, se producirá el mayor expolio al pueblo español desde la desamortizacion de Mendizábal en el siglo XIX ordenada por un gobierno masónico. Y si la gente no se planta y está dispuesta a ir hasta la insumisión fiscal para defender su dinero y el dinero de sus hijos, entonces es que merecen ser expoliados.

Blog de Roberto Centeno

El mito de Al Andalus


No todo lo historiado es cierto; debe desecharse esa historiografía desinformada que intenta perpetuar la invención, lo que no fue. Antes de opinar y hablar de un asunto hay que estudiar, leer e informarse en fuentes serias y contrastadas. B. Obama, incurriendo en un anacronismo, ha viajado al Cairo, a enredarse en el mito de Al-Andalus a través de los consabidos tópicos; tendiéndole su idílico desideratum pacifista y conciliador al mundo árabe, se entretuvo en la complacencia y, dando un innecesario vapuleo a la historia de España, buscó el aplauso fácil. Una cosa fue la Córdoba Califal y otra distinta, la Inquisición. Espada en mano y alfanje en alto, los musulmanes, judíos y cristianos estaban de continuo enzarzados en sus luchas y odios, dice Domínguez Ortiz; Córdoba no fue un paraíso ni Al-Andalus una balsa de concordia cívica y fraterna. García de Cortázar apunta que tanto musulmanes heterodoxos como cristianos y judíos sufrieron “la implacable acción intolerante del Islam”.

Una vez proclamado el Califato Omeya de Córdoba el 929, en un territorio que comprendía partes de España, Portugal y Marruecos, en efecto, gozó de una época de pacífica coexistencia y de un desarrollo magnífico; así, el historiador J. Vernet, afirma que “en este periodo califal existió cierta tolerancia política y religiosa”.Luego, en el 1010, se entabla la guerra civil, que acarrea la desestabilización, hasta que en 1031, dividiéndose en los reinos de Taifas, cae, por fin, el Estado Omeya. La convivencia y tolerancia idílicas de la evocada Al-Andalus no se dio, no fue ningún modelo; sabios y filósofos, judíos y cristianos fueron perseguidos, encarcelados y desterrados, pregúntenle al sevillano Maimónides o al cordobés Averroes. El califato y los posteriores taifas regionales que le sucedieron, fueron regímenes teocráticos, que imponían el Islam y cortaban a hierro la disidencia religiosa. Por su parte, la Inquisición, que no es un fenómeno de origen peninsular, se remonta a mediados del s. XIII; a raíz de una ola de antisemitismo, la persecución a los herejes cala en la concepción cristiana de esa época, a finales del s. XIV. Después, en 1478, se estableció el Santo Oficio como instrumento indagador y con función represiva.

En la actualidad, el odio perseguidor no ha remitido, contra lo que creen los incautos admiradores del Islam y defensores de la imposible Alianza de Civilizaciones. Ayer, el jefe espiritual iraní, Jamenei declaró que “en Oriente Próximo toda la gente odia a América desde el fondo de su corazón”. Así, en los ámbitos musulmanes, las actuaciones judiciales “distan mucho de cumplir las normas internacionales sobre garantías procesales”; un hombre saudí, declarado culpable de secuestro, asesinato y delitos de ‘Luwat’ (relaciones homosexuales), según condena Amnistía Internacional, ha sido decapitado y crucificado en un lugar público de Riad, el pasado 29 de mayo; y añade que, en 2008, tiene noticia de 102 ejecuciones en Arabia Saudí y que, al menos, 136 personas están en espera de ejecución. A su vez, los regidores iraníes han ejecutado hoy en la horca a tres hombres condenados por su implicación terrorista, informa la agencia oficial IRNA. Y, en Bilbao, han detenido a 17 individuos, acusados de integrar el grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Todo esto responde a una barata dialéctica común a los mal llamados progresistas, que desde su aborrecimiento incomprensible a Occidente inventan, sin evidencia alguna, esa edad de oro de un califato tolerante de perfecta armonía y respeto mutuo; el presidente de Estados Unidos es experto en el discurso de la nada, en los mítines grandilocuentes, en las ovaciones cerradas y las apelaciones a un tiempo y un país que nunca existieron; es la fórmula sonriente y sonora que arrastra al auditorio con fáciles promesas y ofertas y que tan eficaz le resulta a ZP; no interesa el contenido, sino el tipo de oyentes y la forma de hablar; en el actual lenguaje politiquero, se ha impuesto un “modus dicendi” degradado y reducido, vacío y zafio, de expresión publicitaria y retórica vana que funciona al sosegar las conciencias sumidas en el complejo de culpa, procedente de verse desnudos de los valores tradicionales.



C. Mudarra, Voto en Blanco

domingo, 7 de junio de 2009

¿Es el catalanismo un fascismo? por Antonio Alemany

Pinchar en la foto para aumentar.

Nueva aportación teórica del periodista mallorquín

Catalanismo, negacionismo, fascismo
Antonio Alemany

  • A mi no parece ni bien ni mal que haya catalanistas: están en su derecho y libertad, trayéndome, sencillamente, sin cuidado. Deja, sin embargo, de traerme sin cuidado cuando este catalanismo o cualquier otro ismo invade espacios de mi libertad, estas “libertades negativas” de las que magistralmente hablaba Isaiah Berlin para referirse a este ámbito individual de derechos y libertades inalienables e inembargables que nadie tiene derecho a invadir, ni el Estado, ni la Nación, ni la Constitución, ni las leyes. Berlin recogía, en definitiva, la gran tradición liberal de Locke y Stuart Mill, de Benjamin Constant y Tocqueville que sentaron las bases del individuo-ciudadano único titular de derechos y libertades. (Vid. Cuatro ensayos sobre la libertad. Isaiah Berlin. Alianza Universidad. Madrid 1988)

  • Hay una diferencia fundamental entre autoritarismo, dictadura o autocracia y totalitarismo o fascismo. Todos son antidemocráticos, pero el autócrata se limita a ejercer el poder personal mientras que el totalitario o fascista va más allá de la coerción personal aspirando a controlar y condicionar de forma “total” al súbdito, sus creencias y conciencias. Orwell es, posiblemente el que, en el campo de la literatura, mejor ha descrito el totalitarismo y el fascismo. La ciencia política, la sociología y la historiografía hace ya tiempo que han delimitado el campo del autoritarismo y del totalitarismo. Esto es algo que sabe cualquier persona medianamente cultivada, menos López Casasnovas, los redactores y columnistas del Baleares, los comunistas que quedan y los catalanistas en su versión fascista.

  • López Casasnovas se irrita furioso porque haya alguien que niegue el “carácter fascista” de la dictadura franquista en la misma línea del púnico Juan Riera, de Miguel Serra, de la joven Laura Morral y de algún que otro periodista lego en Historia y en ciencia política. El franquismo no fue un fascismo, sino una dictadura, una autocracia o un régimen anti democrático con diferentes gradaciones a lo largo de cuarenta años: por esto se mantuvo sin apenas problemas durante 40 años y, desde luego, sin oposición salvo los comunistas de Comisiones Obreras y grupos liberales entre los cuales yo me encontraba. Esto no lo digo yo sino toda la historiografía anglosajona, los hispanistas franceses, la mejor sociología política- el gran Juan Linz, por ejemplo-y, de hecho, la práctica totalidad de los politólogos solventes, y sin que ello tenga que ver con el juicio moral y político que pueda merecer el franquismo. Hasta sobre Mussolini- que fue el inventor del término “fascista”- se discute si fue un fascista o un dictador. Hitler fue un fascista. Y Lenin. Y Stalin. En la España franquista hubieran sido impensables unos “Procesos de Moscú” o un Holocausto nazi, todo ello trasunto de este totalitarismo que aspiraba a formar integralmente un “hombre nuevo”.
  • El “negacionismo” es un neologismo que se aplica, inicialmente, a los que niegan la tremenda realidad del Holocausto. Todos los “negacionistas” o pertenecen o están en los aledaños del fascismo. Y es que el “negacionismo”, en realidad, forma parte inseparable de la filosofía que inspira los totalitarismos. El nazismo “negaba” la existencia de campos de concentración y de hornos crematorios. Los comunistas- los de detrás del telón de acero y los de fuera de dicho telón, los comunistas españoles, en concreto- también “negaban” la ominosa realidad de la Rusia comunista y hasta un importante escritor- progre- español justificó el Gulag para callar la incómoda voz de un Soljenitsyn debelador de la barbarie comunista.

  • La versión fascista del catalanismo- el que padecemos aquí- sigue estas mismas tácticas y prácticas negacionistas, con la ayuda inapreciable de los tontos útiles o de los compañeros de viaje que me recuerdan a los años del franquismo en los que los comunistas exigían una complicidad vergonzosa respecto a su doctrina, mensaje y política para “no hacer el juego al sistema”. Son más o menos los mismos que ahora- la cabra tira al monte, es por demás- “niegan” los ostentosos ataques a las libertades que practican los catalanistas.

  • Obsérvese que la consigna, como en los mejores tiempos, se lleva a rajatabla. ¿ Diez, quince o veinte mil manifestantes en defensa del bilingüismo?. Aquí no hay problema alguno con la lengua: es un problema inventado. ¿Supresión de la libre elección de la lengua de la enseñanza? Paparruchas que no se tienen en pié. ¿El 90% de los colegios públicos sólo enseñan en catalán? Malevolencia de los ultras. ¿ El 90% de los encuestados son partidarios del bilingüismo y de la libertad lingüística? Puro fascismo ultramontano. ¿ Hay que hacer un referéndum sobre la lengua? ¡Qué ridiculez! ¡Qué sabe el pueblo de cuestiones lingüísticas! ¿Se revuelven los médicos al obligarles a conocer el catalán? Un problema artificial. Etcétera, etcétera…

  • La primera premisa es negar, siempre negar, el problema, la libertad conculcada, la resistencia de la libertad. Y junto con el “negacionismo”, la sistemática descalificación personal, el argumento ad hominem, todo vale por la causa catalana, todo se justifica- libertades pisoteadas, malestar y protesta social- por la causa catalana. Hasta la violencia- un monopolio del catalanismo- se justifica en nombre de la causa catalana. La diferencia de este tipo de catalanismo- lo he escrito otras veces- con los “fascismos históricos” es sólo de grado- por el momento- no de naturaleza.

La caída de dos imperios (I)



La caída de dos imperios (I)

Colón y sus sucesores llegaron al Nuevo Mundo por el mar de las Antillas y lo exploraron en todas direcciones a partir de las islas. A los aborígenes los llamaron "indios", pues creyeron haber llegado a "las Indias", y el término, por completo erróneo, quedó para acuñado, como cuajaría el nombre de América para el continente, en honor de Américo Vespucio, secundario y fantasioso navegante florentino, naturalizado castellano como otros muchos italianos que negociaban en España.

La población americana había entrado por Alaska, en fechas que se han fijado en 13.500, más de 20.000 y hasta 50.000 años antes de Cristo, y se había extendido poco a poco hasta la fría Tierra del Fuego, a través de toda suerte de climas y orografías. En la mayor parte del continente habían permanecido como tribus errantes con religiones animistas y enorme variedad de lenguas, dedicadas a la caza, pesca y recolección. Los que encontraron los españoles vivían en estado salvaje, semidesnudos, con técnicas muy primarias. A algunos descubridores les parecieron de una inocencia natural, próximos a la situación moral del paraíso: primer balbuceo del mito del "buen salvaje", de tanto peso ideológico posterior en Europa. Pero en regiones de los actuales Méjico y Perú, los indios habían descubierto la agricultura y el sedentarismo aproximadamente por el mismo tiempo que en Oriente Medio y otras zonas del viejo mundo. Allí surgieron civilizaciones sucesivas, destruidas unas por otras o por causas menos claras. Por el tiempo del descubrimiento de América, en Méjico existía el Imperio mexica, más conocido como azteca, y en Perú el Imperio inca o Tahuantinsuyu ("Cuatro partes").

Pese a hallarse incomunicados entre sí por miles de kilómetros de selvas y montañas, ambos imperios tenían notables semejanzas. Habían sido precedidos en sus respectivos territorios por otras civilizaciones a lo largo de unos miles de años, se habían asentado en época reciente, en el siglo XIII, hacia el tiempo de las Navas de Tolosa y del gótico en Europa; habían fundado dos centros urbanos, Tenochtitlán los aztecas, Cuzco o Cusco los incas, desde donde habían emprendido la conquista de los pueblos vecinos, y habían creado sociedades rígidamente jerarquizadas clerocrático-militaristas (no teocráticas, palabra sin sentido). Adoraban al sol como dios superior, con el nombre de Huitzilopochtli los mexicas e Inti los incas (Inti se había ido imponiendo a Viracocha, un dios supremo anterior), y habían creado un copioso panteón.

Tanto Tenochtitlán como Cusco eran ciudades de una belleza y monumentalidad, con imponentes edificios religiosos y políticos que admiraron a los españoles, como dejaron constancia en sus escritos. Cusco podía compararse con las mejores ciudades de España, según Pizarro, y les asombró Tenochtitlán, construida sobre islotes de un lago poco hondo, con canales llenos de canoas y unida por calzadas a tierra firme. Se ha calculado su población en medio millón de habitantes y más, pero quizá no pasó de cien mil, cifra en cualquier caso muy elevada: en Europa, mucho más extensa y desarrollada agrícola y técnicamente, solo tres ciudades la rondaban: Milán, Venecia y París; y solo Nápoles la superaba, con 150.000. Los dos imperios disponían de una extraordinaria red de calzadas de interés militar, comercial y administrativo; por las incaicas circulaban constantemente, a la carrera, los chasquis, llevando mensajes a y desde el centro; y tenían ejércitos bien entrenados y superiores a los de los pueblos vecinos, a quienes dominaban. Ambas culturas habían alcanzado conocimientos muy considerables en astronomía y matemáticas, y cultivaban la poesía, la música, la canción, y se divertían con fiestas y espectáculos; concedían también gran valor a la enseñanza.

Tales logros son más llamativos teniendo en cuenta lo precario de su tecnología. Su instrumental agrícola era rudimentario, poco más que estacas aguzadas, y sin arado, salvo uno muy primitivo los incas. Conseguían cosechas pingües en algunos lugares, pero con enorme empleo de fuerza humana. Aún más limitador era su desconocimiento de la utilidad de la rueda, por lo que el transporte se hacía a hombros de personas, si bien los incas utilizaban llamas y alpacas para llevar cargas. Su técnica naval también era rudimentaria: canoas los aztecas y balsas los incas. Los primeros ignoraban el trabajo de los metales y los segundos utilizaban el bronce para armas y herramientas. Los dos trabajaban el oro y la plata con objetivos suntuarios y religiosos, sin más valor económico, por lo cual les asombraría la avidez de los hispanos por esos metales. El comercio se hacía sobre todo mediante el trueque: la moneda era muy primitiva entre los aztecas (granos de cacao o trozos de tela de diverso tamaño), e inexistente en Tahuantinsuyu. Los aztecas tenían escritura, no así los incas, aunque se servían de quipus, cuerdas anudadas y coloreadas, para recordar datos y cifras (algunos creen que equivalían a una escritura propiamente dicha, pero no está claro).

Estas limitaciones tecnológicas obligan a considerar fantasías las estimaciones de población hechas comúnmente para cada imperio: entre doce y veinte millones de habitantes, incluso treinta. Pero el imperio mexica tenía aproximadamente la extensión de España, en el centro-sur del actual México, que ha tomado de aquel su nombre, aunque incluye regiones de extensión cuatro veces superior y ajenas a los mexicas; y es muy improbable que tuviera más habitantes que España (cinco-seis millones al comenzar el siglo XV, y con una tecnología muy superior), y probable que tuviera bastantes menos. Lo mismo cabe decir del imperio inca, que en su momento de máxima expansión cuadruplicó al azteca, pero se componía en gran parte de tierras estériles o selváticas, y compartía las limitaciones tecnológicas mencionadas.

La base alimentaria de los aztecas era el maíz, y la de los incas la patata, si bien disponían de una variedad de productos y habían elaborado una gastronomía bastante refinada. Entre los aztecas, la tierra era propiedad de los nobles, y la trabajaban los campesinos en regímenes diversos de arrendamiento, servidumbre o esclavitud. Entre los incas, la propiedad agraria era colectiva, o pertenecía a la familia gobernante o a Inti.

En cuanto a la enseñanza, había diferencias. Los aztecas la imponían desde los quince años a chicos y chicas de toda condición social, adecuada a su sexo, y los nobles la recibían especial. Los métodos eran "espartanos", para a formar personas endurecidas, capaces de soportar penalidades.La enseñanza incaica se aplicaba a la élite oligárquica y sacerdotal en Cuzco, con una duración de cuatro años, mientras que la población común era instruida por padres y ancianos en la religión, las prácticas agrarias, una artesanía de alta calidad, etc. Los niños crecían desde muy pequeños en una disciplina estricta, cuyos mandamientos básicos eran no robar, no mentir y no ser holgazán, cuya transgresión conllevaba penas muy severas: fue uno de los sistemas educativos más eficientes de la historia para limitar los impulsos y la iniciativa individuales.

La sociedad inca mostraba un orden y obediencia que maravillaron a los españoles y que pareció a algunos de estos superior a su propia conducta, dictada por el exacerbado individualismo de la mentalidad renacentista. El conquistador Serra de Leguísamo afirmaba no existir entre los incas ni un ladrón ni un hombre vicioso, ni una adúltera ni una persona inmoral, y que los españoles les habían contagiado muchos vicios. Su sistema se ha comparado con una utopía socialista: sociedad muy jerarquizada, sin apenas iniciativa individual ni comercio particular. La actividad de envergadura venía planificada por el estado, es decir, por una oligarquía con poderes inhabituales en otras culturas. Dirigida por ella, la población era llevada a construir una red de calzadas mucho más extensa y difícil que la de los aztecas, grandes edificios hechos con pesados bloques de piedra encajados con increíble precisión, conducciones de agua, almacenes de alimentos para las expediciones militares y para los años de escasez, etc. El mismo matrimonio no parece haber sido objeto de celebraciones, sino considerado un arreglo práctico, y existía la poligamia, aunque no extendida. Toda la población masculina podía ser reclutada y debía participar en alguna guerra o estar dispuesta a ella, lo que proporcionaba a los incas ejércitos muy numerosos, que se imponían a los vecinos por lucha o intimidación. El idioma político era el quechua, cada vez más hablado, aunque a la llegada de los europeos todavía se hablaban cientos de lenguas en Tahuantinsuyu.

El imperio azteca había sido remodelado cien años antes de la llegada de los europeos por un estadista inspirado llamado Tlacaelel, que modificó la religión, destruyó las crónicas anteriores y rehízo una historia de los aztecas como pueblo siempre triunfador.

Una peculiaridad de su cultura fue la abundancia de sacrificios humanos, acompañados de canibalismo. Se ofrendaban hombres, mujeres y niños a diversos dioses, pero especialmente al del sol y la guerra, Huitzilopochtli. También existían en el Imperio incaico.

La historia de los incas y los aztecas fue bastante breve: unos tres siglos desde su comienzo, y dos o menos desde su constitución en imperios. A mediados del siglo XV los incas gobernaban sobre unos 800.000 kilómetros cuadrados, y desde entonces su expansión se hizo impetuosa: medio siglo después, en víspera de la llegada de sus conquistadores, llegaba a unos dos millones de kilómetros cuadrados por la mayor parte de Perú y Ecuador, las tierras altas de Bolivia y trozos de Argentina, Chile y Colombia, en una larguísima franja a lo largo de los Andes y de las tierras costeras.

Otra civilización de gran interés, que compartía numerosos rasgos con las anteriores, era la de los mayas, extendida por el Yucatán y Guatemala; pero a la llegada de los españoles prácticamente había dejado de existir. Por razones desconocidas, esta cultura, sanguinaria pero brillante en muchos aspectos, colapsó en el siglo IX, cuando en España se expandía la reconquista. A la llegada de Colón y los suyos, la mayoría de sus ciudades y monumentos estaban sepultados por la vegetación y solo persistían en Yucatán ciudades menores, muy decaídas y hostiles entre sí.

Pío Moa, Libertad Digital

La caída de dos imperios (y II), Cortés y Pizarro



El hidalgo pacense Hernán Cortés estudió dos años en Salamanca y parecía abocado a una carrera de notario o abogado, como el autor de La Celestina, pero su afán de aventuras le llevó a intentar ir a las Indias y a Italia con el Gran Capitán, hasta, por fin, embarcarse para la Española en 1504, a los diecinueve años. En 1518 exploró las costas de Yucatán con 600 hombres y 16 caballos, sin permiso del gobernador de Cuba, Diego Velázquez, antiguo militar en Italia. En Yucatán tomaron la ciudad de Potonchan, y en Tabasco les fueron ofrecidas esclavas, entre ellas Malintzin o Malinche, bautizada Marina, muy inteligente y que iba a desempeñar un importante papel como traductora y agente de los españoles. Cortés la tomó por concubina, aunque estaba casado en Cuba. Después fundó Veracruz, primera ciudad europea en México, algo al norte de la actual.El conocido desenlace de la expedición desdibuja sus condiciones: los conquistadores tenían armas superiores, caballos que al principio asustaban a los indios, y sobre todo disciplina y experiencia militar. Pero iban muy pocos, y su principal arma era la psicológica, es decir, la impresión que causaban a los indios; arma de rápido desgaste, para mantener la cual debían adelantarse a cualquier oposición o conjura, pues una pequeña derrota podía resultarles catastrófica. Por otra parte Cortés pronto entendió que varios pueblos indios odiaban la opresión mexica, y estaban dispuestos a aliarse con él: otra arma que sabría usar a fondo. Para evitar tentaciones de huida, Cortés "quemó las naves", expresión después tradicional, aunque en realidad las inutilizó barrenándolas.

Por entonces gobernaba el imperio Moctezuma II, que, se dijo, vivía bajo la sugestión de presagios de un próximo fin del mundo azteca, o de que Cortés podría ser Quetzalcóatl, un dios al parecer opuesto a los sacrificios humanos, que debía volver de un largo exilio. La aprensión de Moctezuma puede ser una leyenda, en todo caso nada imposible, tal como ocurrirían las cosas.

En agosto de 1519, Cortés dejó una pequeña guarnición en Veracruz y penetró en el país con 400 soldados, unos pocos arcabuces, ballestas y cañones, y 15 jinetes, más varios cientos, quizá miles de guerreros y porteadores aliados (totonacas). Se internó en el país de Tlaxcala, un pueblo rodeado, pero no dominado, por el Imperio azteca, sufridor de las tradicionales guerras floridas. Los tlaxcaltecas, tras sufrir unos reveses de los españoles, aceptaron la alianza con ellos contra los aztecas. Así reforzado, Cortés entró en Cholula, segunda ciudad mayor del imperio. Las autoridades fingieron acogerle bien, pero el español tuvo confidencias de que planeaban aniquilar a sus tropas, por lo que se adelantó y los tomó por sorpresa, matando, se dice, a 5.000 cholulenses.

Tenochtitlán asombró a los españoles por sus edificios y estructura; y seguramente se percataron de que la ciudad podía convertirse en un cepo mortal para ellos. Moctezuma los recibió cortésmente, esperando conocer sus puntos débiles para aplastarlos al fin. Conociendo su afición por el oro, les hizo regalos que excitaron la imaginación de los recién llegados. Pronto supo Cortés que los aztecas habían atacado a la débil guarnición de Veracruz y a sus aliados totonacas, matando a muchos de estos y a nueve soldados, golpe muy peligroso, porque demostraba que los españoles eran vulnerables y no semidioses. Cortés reaccionó al instante, tomó como rehén a Moctezuma y exigió la ejecución de los capitanes del ataque a Veracruz. Moctezuma tuvo que ceder e incluso se declaró vasallo de Carlos I de España, mientras los nobles y sacerdotes hervían de indignación y buscaban el modo de aniquilar a los intrusos.

Todo empeoró al llegar de pronto a Veracruz una expedición española mucho más numerosa al mando de Pánfilo de Narváez, futuro explorador de la Florida, y enviada por Diego Velázquez para detener a Cortés. Un enviado de Narváez hizo saber a Moctezuma el conquistador era traidor al rey de España, y debía matarlo. En posición desesperada, Cortés no perdió un momento. Se arriesgó a dejar en Tenochtitlán a solo 200 soldados al mando de Pedro de Alvarado, para controlar a Moctezuma, y salió con el resto y numerosos indios contra Narváez. Volvió a demostrar allí su genio militar y diplomático, pues no solo venció, el 24 de mayo de 1520, sino que se atrajo a los vencidos, triplicando sus tropas hispanas. En cosa de veinte días resolvió el problema y regresó aprisa a Tenochtitlán, donde entre tanto habían ocurrido graves incidentes.

Cuatro días antes, Alvarado había organizado una matanza de cientos de nobles mexicas. Moctezuma le había pedido permiso para celebrar una fiesta en honor de su dios Tóxcatl, y Alvarado accedió, siempre que no hubiera sacrificios ni armas. Pero cuando los nobles desarmados hacían su fiesta en el patio del Templo Mayor, ordenó cerrar las puertas y masacrarlos, golpe a traición típicamente maquiavélico, con intención de descabezar la rebelión en ciernes, pues los españoles tenían noticia de que se preparaba y sabían que no tenían la menor posibilidad de subsistir frente a un ataque general. Como fuere, el resultado fue opuesto: la soliviantada población clamaba venganza, y cuando Cortés volvió se encontró cazado. Trató de que Moctezuma aplacara a los suyos, pero estos lo mataron de una pedrada.

Al borde del desastre, los sitiados huyeron aprovechando la lluviosa noche del 30 de junio, pero fueron descubiertos. Quedaron muertos o prisioneros la mayor parte de los aliados indios y quizá dos tercios de los españoles, algunos ahogados en los canales por el peso de las armaduras y el oro que portaban; y perdieron sus pocos cañones y la mayoría de los caballos, arcabuces y munición. Bajo persecución enemiga llegaron a Otumba, donde, sabiendo que su destino sería la muerte o el sacrificio a Huitzilopochtli, contraatacaron a la desesperada y vencieron, pese a la enorme desproporción de fuerzas. Cortés y los suyos identificaron al general enemigo, lo acometieron con los pocos caballos supervivientes, lo mataron y le arrebataron el pabellón, causando la desbandada de los aztecas. La inverosímil victoria permitió a los españoles refugiarse en Tlaxcala.

En la capital mexica, el poder había recaído en Cuautémoc, que organizó una defensa a ultranza. Los españoles, auxiliados por miles de tlaxcaltecas, volvieron al asalto de Tenochtitlán, y un año largo después de Otumba, el 13 de agosto de 1521, la tomaron por fin. Y así cayó aquel imperio asombroso, por una combinación de osadía, habilidad militar y diplomacia con pocos paralelos en la historia.

El valeroso Cuautémoc, prisionero, pidió a Cortés que lo matase, puesto que había hecho todo lo posible por salvar a su pueblo, y fracasado. Cortés permitió que le quemaran las manos y los pies para que confesase el lugar de los tesoros, y el prisionero parece que terminó cediendo. Participó luego en una expedición de los españoles a Guatemala, y allí sería ahorcado por creer que conspiraba contra ellos.

Francisco Pizarro, cacereño, primo segundo de Cortés y diez años mayor que él era hijo ilegítimo de un hidalgo y una criada. En su infancia cuidó cerdos y nunca aprendió a leer y escribir. Su espíritu inconformista y aventurero le llevó a Sevilla con dieciséis años, por la fecha del descubrimiento de América, y con cuatro más se alistó para Italia en las campañas del Gran Capitán. En 1502 viajó a La Española, participó en la expedición que fundó la futura Cartagena de Indias, donde quedó encargado de resistir a los belicosos aborígenes, y en exploraciones por Colombia y Centroamérica. Con Núñez de Balboa, estuvo entre los primeros europeos que contemplaron el Océano Pacífico, aunque luego, en 1519 arrestó a Balboa, por orden del gobernador Pedrarias. Pasó cuatro años como alcalde de Panamá, sin prosperar. En 1524, con cincuenta años de edad, se asoció con Diego de Almagro y otros para explorar y conquistar "El Birú", o imperio inca, de cuya existencia había rumores a partir de una frustrada expedición dos años antes. Partió con ochenta hombres, y luego con una hueste del doble, pero las dos veces fracasó entre grandes penalidades y hostigamiento de los indios. Su grupo terminó en la isla del Gallo, exhausto y con bajas por muerte, enfermedad o heridas.

El gobernador de Panamá, Pedro de los Ríos, envió dos barcos con orden de hacerles regresar. Pizarro, entonces, trazó con la espada una raya en el suelo: "Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos; escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere". Casi todos pensaron que perderían la vida por unas supuestas riquezas, y solo trece cruzaron la línea, "Los trece de la fama". Siete meses aguardaron refuerzos, con los que, ilegalmente, continuaron su expedición, sin gran premio. Vueltos a Panamá, y ante la oposición del gobernador, Pizarro fue a España y obtuvo permiso del rey, a condición de reclutar al menos un cuarto de millar de hombres. Solo 180 se apuntaron, entre ellos Hernando de Soto, que más tarde recorrería el sureste de la actual Usa y descubriría, el Misisipi.

En 1532 volvieron a la aventura, por Túmbez, en la actual Ecuador. Tuvieron tres muertos una primera refriega, pero supieron que el momento les era propicio, pues los incas sufrían una guerra civil tras la muerte, en 1527, de su último rey conquistador, Huayna Cápac. Le había sucedido Huáscar, que había ejecutado a un hermano suyo, Atauche, quien le había disputado el poder. Huáscar se volvió receloso, hizo matar a varios nobles por sospechas y se le acusó de apropiarse mujeres de otros magnates, tierras de las familias reales anteriores y las consagradas a Inti, un intolerable desprecio a la religión (aunque esos cargos podrían ser pretextos de sus enemigos). Otro hermano, Atahualpa, se sublevó en el norte apoyándose en pueblos recién conquistados y resentidos con Cuzco, debido a las matanzas realizadas allí por Huayna. La guerra civil no estaba concluida cuando los españoles llegaron, aunque Atahualpa ya aparecía como vencedor y había capturado a Huáscar, contra quien había tomado venganzas brutales, torturando y matando a sus mujeres, hijos e incluso sirvientes, haciendo arrancar el corazón a jefes enemigos y obligado a comerlo a seguidores de estos, o matando a niños en el vientre de sus madres; aunque mantuvo con vida a su hermano. La mayor parte de los datos sobre este y otros asuntos incas proviene del cronista Juan de Betanzos, probablemente nacido en esa ciudad gallega y hombre de confianza de Pizarro hacia el final de la vida de este. Betanzos casó con una viuda de Atahualpa, aprendió quechua, e investigó preguntando a su esposa y otros familiares indios.

A Atahualpa le llegaron informes sobre una extrañísima y pequeña hueste llegada a sus costas. Durante meses sus espías siguieron con atención las marchas y escaramuzas de los españoles y le hicieron saber que estos tenían armas y animales nunca vistos, pero no eran dioses. Al parecer, concibió el plan de capturarlos, servirse de algunos y de sus armas de fuego, y eliminar a los demás. Pizarro, a su vez, pensaba sacar partido de la guerra entre los dos hermanos, presentándose como árbitro. El emperador inca, en marcha para conquistar Cusco, fue a Cajamarca, ciudad al noroeste del actual Perú adonde habían llegado los de Pizarro, y la rodeó con un ejército de 40.000 guerreros. Esperaba intimidarlos y lo consiguió, pues los hispanos estaban aterrorizados al verse en una trampa como los de Cortés en Tenochtitlán, pero mucho más inminente y sin el poderoso auxilio de aliados indios. Ya no había escape, y cualquier muestra de miedo o debilidad habría significado el fin. Pizarro vio que solo tenía una baza, no muy segura: capturar al propio Atahualpa, cosa imposible si no lograba atraerlo a un espacio estrecho y dominable para sus escasas fuerzas. De modo que lo invitó a una entrevista en la plaza central de la ciudad. Atahualpa, trató con desprecio a los enviados españoles Hernando de Soto y Hernando Pizarro, hermano de Francisco, advirtiéndoles que al día siguiente iría a la plaza a reclamarles cuanto habían tomado de sus reinos. Los españoles no pudieron dormir esa noche, presa de inquietud extrema.

Atahualpa cayó en la celada, pues sus enemigos se habían ocultado en torno a la plaza. Pizarro pensaba apoderarse de él abriéndose paso a través de los guerreros, como Cortés en Otumba, pero el emperador, seguro de su superioridad, le facilitó la tarea al cometer el error de acudir con unos siete u ocho mil hombres, pero desarmados, mientras el grueso del ejército acampaba por el entorno. Llegado a la plaza, el fraile Vicente de Valverde se acercó a su palanquín con la demanda temeraria de que aceptase el catolicismo y se hiciese vasallo de Carlos I, algo inimaginable para el poderoso inca. Este sintió algún interés por ver la Biblia, pero al no entender nada, la arrojó a suelo. No se sabe bien qué ocurrió luego, pero, a los pocos minutos, los de Pizarro dispararon dos cañones que habían situado en una torre y al grito de "¡Santiago!" cargaron hacia Atahualpa. Gracias a la sorpresa lo capturaron, mataron o apresaron a sus capitanes y la masa se desbandó. Se ha dicho que murieron de seis a ocho mil indios, cosa improbable, pues de la plaza podían huir sin dificultad, al ser los españoles muy pocos.

Los seguidores de Huáscar celebraron en Cuzco el apresamiento de Atahualpa, y Pizarro jugó con unos y con otros. El emperador, aunque preso y deprimido, aprendió algo de castellano y trabó aparente amistad con sus captores. Tenía cierta libertad de movimiento, pues pudo ordenar la muerte de su hermano Huáscar, para privar a Pizarro de espacio de maniobra, y la formación de dos ejércitos, para liberarle y para tomar Cuzco. Ofreció como rescate llenar dos habitaciones de plata y una de oro, lo que Pizarro aceptó sin intención de cumplirlo, pues la libertad de Atahualpa sería catastrófica para él y los suyos. Por lo tanto, fue ejecutado bajo la acusación, entre otras, de haber mandado asesinar a Huáscar.

Así el Imperio inca, descabezado, se derrumbó, debido a su rígida jerarquización. Aún tendrían los españoles que abrirse paso luchando hasta Cusco, más de mil kilómetros al sureste y afrontar algunas rebeliones. Así como, lo más curioso, varias "guerras civiles" entre ellos, pese a ser tan pocos, aunque algunos más vinieron de Panamá, y consiguieron auxiliares indios. En esas contiendas entre hispanos moriría Francisco Pizarro de una estocada, en 1541, nueve años después de Cajamarca y sesenta y cuatro de haber nacido

Pío Moa, Libertad Digital

La Iglesia y el sida, LM Anson, El Imparcial



Han sido tantas las llamadas, tantas las cartas y los e-mails provocados por mi canela fina en El Mundo, La Iglesia y el sida que, para complacer a numerosos lectores de El Imparcial que así lo solicitan, reproduzco hoy, en esta página, el artículo en cuestión.


“Allí donde hay un hospital dedicado al sida, lo mismo en África que en Asia o Iberoamérica, también en Europa, son monjas y curas católicos los que están a pie de cama para atender a los enfermos. He recorrido en trabajo profesional más de cien países. En las leproserías de todo el mundo, en los asilos de ancianos terminales, en los hospitales para enfermos infecciosos, sólo se encuentra uno con misioneras y misioneros católicos. Esa es la escueta verdad. Nunca me he tropezado en esos lugares con un comunista militante, con uno de esos manifestantes que vociferan contra la Iglesia. Los misioneros y misioneras permanecen al margen de las pancartas y los sermones políticos. Derraman su amor sobre los leprosos, los sidosos, los enfermos terminales, los ancianos sin techo, los desfavorecidos y desamparados. Aún más, todos los profesionales del periodismo sabemos que cuando estalla una tragedia del tipo que sea en el tercer mundo, encontraremos información certera en la misionera o el misionero españoles, que ejercen su ministerio en los lugares más miserables. Nunca fallan, esa es la realidad.


“José Luis Rodríguez Zapatero, para dar una lección a la Iglesia Católica, ha decidido obsequiar a África con un millón de preservativos pagados a través de los impuestos con los que sangra a los ciudadanos españoles. ¿A cuántos militantes del PSOE, encabezados por Bibiana Aído, va a enviar para que se instalen durante diez años en los hospitales especializados en sida, para que convivan con los enfermos, les atiendan, les den de comer, les limpien, les acompañen? El Papa ha instalado en el África enferma a muchos millares de monjas y curas, de misioneros y misioneras. Obras son amores. Esa es la diferencia entre los que vociferan y los que derraman cariño y atenciones.


“Conocí en enero de 1967, cuando carecía de la celebridad que adquirió posteriormente, a Teresa de Calcuta. Pasé un día con ella visitando sus hangares para enfermos terminales. Escuché con atención lo que me decía. Fue una lección de quién sabía mejor que nadie en qué consisten las tierras duras del hambre, el mundo de los desfavorecidos profundos. Supe que estaba hablando con una santa. Y así lo escribí. Pues bien, en el cuerno africano, en las ciudades estercoleros de África, en los pueblos escombreras de Asia, en las favelas brasileñas o en las villamiserias peruanas, trabajan para los más pobres, para los más desfavorecidos, millares y millares de teresitas de Calcuta.


“El Papa cree que la mejor forma de combatir el sida en África es la monogamia y la fidelidad. No ha tenido en cuenta lo estupendas que están las negritas y lo difícil que tiene que ser, ante el espectáculo de tanta belleza y atractivo, que los negros politeístas y polígamos practiquen la virtud de la monogamia. Pero ironías aparte, quienes combaten el sida en África, quienes atienden a los enfermos son las misioneras, los misioneros católicos. Escuché en una tertulia de radio a un simpático homosexual cebarse con el Papa y despotricar contra la Iglesia. Se me ocurrió aclararle: “Dicen que el sida está especialmente extendido entre los homosexuales aunque afecte ya a los heterosexuales. Seguro que tú nunca te pondrás enfermo. Pero ten por seguro que, si así fuera, quien te atenderá con amor y dedicación en el hospital será una monja católica”. Se quedó callado como una puta el simpático gay y los tertulianos se apresuraron a cambiar de tema”.

Luis María ANSON
de la Real Academia Española
Todos los artículos de este autor

jueves, 4 de junio de 2009

Zapatero, con indiferencia soviética, por Lm Anson, El Imparcial


Bien por Ramón Tremosa. Al margen de coincidencias o discrepancias ideológicas, el resumen que hizo de la situación actual, durante el debate televisivo, me parece especialmente lúcido.



“Si no se crea riqueza no se puede repartir. Zapatero es el campeón del inmovilismo en Europa. Tiene barreras ideológicas más altas que los Pirineos. Se niega a reformar el mercado laboral. Asiste con indiferencia soviética a la destrucción masiva de puestos de trabajo”.



“Indiferencia soviética. ¡Qué hallazgo! ¡Qué gran verdad! Los soviéticos destruyeron el tejido laboral y luego el Estado contrató a todos los parados. La fórmula de Zapatero para crear empleo, pan para hoy y hambre para mañana, es inyectar dinero en los Ayuntamientos que, en gran medida, lo despilfarran. Si las suculentas cantidades obsequiadas a los Ayuntamientos se hubieran otorgado a las pequeñas y medianas empresas se crearían empleos estables y el dinero, bien administrado por la iniciativa privada, cundiría tres o cuatro veces más.



“Con indiferencia soviética, Zapatero se dedica a poner parches circunstanciales, a maquillar el paro con dinero público. El pasado mes de febrero se dijo: “Para las elecciones europeas, necesitamos ofrecer un dato optimista sobre el paro. Sólo hay una fórmula de efecto inmediato: que los Ayuntamientos contraten. Así que dinero público para los municipios aunque se despilfarren en gran parte y sólo sirvan a corto plazo”. Dicho y hecho. Unos días antes de las elecciones, Zapatero ha proclamado a los cuatro vientos y a las diez televisiones que el paro arrojaba ya cifras positivas, conseguidas con la contratación de 200.000 trabajadores a cargo del dinero de los tributos.



“Con indiferencia soviética, Zapatero ha asistido a la destrucción de empleo. Con indiferencia soviética, ha arbitrado una fórmula electorera para contenerlo provisionalmente y presentarse a las elecciones con una faz decorosa.

Luis María ANSON
de la Real Academia Española
Todos los artículos de este autor

miércoles, 3 de junio de 2009

Nazis en el armario, José García Domínguez, LD


El candidato de la Esquerra en estas europeas, un tal Junqueras, sujeto adornado de tan primaria tosquedad que a su lado Joan Tardà pasaría por Talleyrand, ha dado en centrar su campaña en la denuncia de un remoto tatarabuelo de Alejo Vidal Quadras, al parecer, ancestro relacionado con la trata de esclavos en tiempos de María Castaña. Grotesca astracanada, la del elemental Junqueras, a la que no ha tardado en sumarse el PSC con tan imprudente como temerario entusiasmo.

Porque con la historia hay que andar siempre con mucho tiento, más que nada porque le ocurre lo mismo que a las pistolas: la carga el diablo. Así, aún no habían terminado los socialistas de enfangar vallas y carteles apelando al ADN culpable de su adversario, ni El Periódico de Catalunya de reírles la gracia, cuando saltó en el blog de Manuel Trallero la bonita crónica de los Nadal. Ya sabe el lector, Joaquim Nadal, Honorable consejero de la Generalidad; su hermano pequeño, Manel, director general de no sé qué en la misma institución filantrópica; y el tercer Nadal, Rafael, a la sazón director de El Periódico.

Y es que, tras huir de La Vanguardia, Trallero, que por algo debe ser el periodista catalán más insultado (léase al respecto El Libro de los Epónimos, su última entrega editorial), entretiene tedios y ocios visitando archivos. Que así llegaría a sus manos el legajo R.5656, amarillento papel fechado el 2 de noviembre de 1944, documento con origen en la Embajada inglesa que habitaba bajo una montaña de polvo y olvido en los sótanos del Ministerio de Asuntos Exteriores. "Se trata de una lista negra, una relación nominal de empresas e individuos bajo el título conciso de ‘Trading with the enemy’, algo así como ‘comerciando con el enemigo’", cuenta el propio Trallero.

"Allí están inscritos para siempre con letras de oro, en el frontispicio de la historia", continúa divertido. Y se refiere a los nombres de Joaquín Nadal, vecino de Cassa de la Selva, Gerona, y Francisco Oller, oriundo de la misma parroquia. Ambos industriales del corcho, además de socios comerciales del Tercer Reich de Hitler y entusiastas proveedores del Ejército nazi. Huelga decir que tan ilustres caballeros no eran otros que el bisabuelo y abuelo, respectivamente, de los muy progresistas hermanos Nadal.

En fin, ahora sólo falta esperar a que el PSC contrate una doble página en El Periódico con tal de explicárselo a sus distinguidos lectores.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.
Libertad Digital