Blogoteca: Y lo peor está por llegar, Roberto Centeno

viernes, 29 de mayo de 2009

Y lo peor está por llegar, Roberto Centeno


El disparate económico de la semana, ha sido el desplome de los ingresos del Estado y de la Seguridad Social, algo que comentamos parcialmente ayer en la tertulia pero que su enorme trascendencia entiendo necesita una cuantificación y una reflexión algo más detallada. Y lo primero que causa verdadero asombro, porque estamos hablando de hechos centrales para el presente y el futuro económico del país, es que ni siquiera fueron mencionados en el reciente debate del estado de la Nación, ni tampoco en la comparecencia de la ministra Salgado en la Comisión de Economía del Congreso. En el caso del gobierno tenemos que hablar de irresponsabilidad, pero con el atenuante de que no iban a ser ellos quienes dieran munición a la oposición, pero ¿qué podemos decir de los tarados los archi-inútiles de Rajoy y sus colaboradores?, pues que es para no creérselo.


Estos indocumentados ni siquiera parecen haberse dado cuenta que el desplome de los ingresos significa que el déficit del Estado llegará al 10% del PIB a fin de año, pero esto no es todo, a ello habrá que sumarle el déficit de CCAA y Ayuntamientos, que multiplicarán por siete su déficit de 2008, según las últimas proyecciones de gasto, lo que significa que el déficit de las Administraciones Públicas, excluida la Seguridad Social, que este año, y por primera vez en su historia, será deficitaria, y necesitara del recurso al presupuesto para poder pagar a los pensionistas y a los parados, se situará en el 14 % del PIB, una cifra terrorífica. pero tampoco esto es todo, ya que como he explicado en otras ocasiones, hay numerosos gastos, que por el Capitulo VIII de los presupuestos, no pasan por déficit, sino que van directamente a deuda, en concreto los 15.000 millones de gasto en infraestructuras, los 8.000 millones del plan E, o los 9.000 millones del rescate de CCM para, entre otras cosas, seguir pagando los sueldos millonarios, los Audi 8 y las tarjetas VISA oro de los ejecutivos que se cargaron la caja, total, 3,2 puntos de PIB, que sumado a lo anterior supone el 17,2 % del PIB, una cifra sencillamente insostenible.


¿Y qué pasa con la deuda?, pues que está creciendo tan vertiginosamente lo que, unido a las quiebras de cajas en cadena que van a producirse en los próximos 18 meses, puede llevar a España al corralito primero y a la suspensión de pagos como Nación después. Y los niños del PP sin enterarse. Les doy las cifras. El Estado ha lanzado emisiones de deuda en lo que va de año por valor de 100.000 millones de euros, equivalentes a 700 millones de euros diarios, 116.000 millones de las antiguas pesetas diariamente solo para poder mantener el funcionamiento de la maquinaria del Estado, algo tan alucinante que resulta casi imposible de creer, a lo que hay añadir el endeudamiento de CCAA y Ayuntamientos que está creciendo también exponencialmente.


En términos de PIB, esto significa que la deuda viva de las Administraciones Públicas, alcanzará el 65 % del PIB a fin 2009, no a fin 2010 como publican algunos analistas, incumpliendo así el Tratado de Maastrich. Pero con todo, lo verdaderamente grave del asunto es la velocidad vertiginosa de crecimiento de la deuda, que se ha doblado en solo dos años, y sobre todo su composición. Otros países, como EEUU, Francia o Alemania, han incrementado también su deuda, pero las razones son completamente diferentes a las de España. Han incrementado su deuda por las ayudas masivas a diversos sectores que están incrementando la competitividad del país a medio y largo plazo, mientras que en España el incremento ha sido debido al hundimiento de la recaudación y la necesidad de mantener en funcionamiento el modelo de Estado más ineficiente, más corrupto y más despilfarrador del planeta. Es decir, estamos arruinando el porvenir de las próximas generaciones para financiar a millones de funcionarios absolutamente inútiles, a cientos de miles de liberados sindicales, a los titiriteros de la ceja, y a los millones de parados generados por un gobierno y un modelo de Estado caóticos.


De momento para financiar buena parte de esta deuda, ha habido que descerrajar la caja de las pensiones, y la pregunta es, una vez saqueada y una vez conocido en los mercados mundiales el desplome de nuestras cuentas públicas, ¿quién va a seguir financiando esta orgía de gastos sin orden ni concierto? Por ello les aseguro una vez más que todavía no hemos comenzado a ver lo peor en España, la verdadera crisis comenzará a principios de 2010. Como señalaba el domingo el prestigioso analista norteamericano John Mauldin, “España se dirige hacia una larga y dolorosa deflación que va a manifestarse con niveles de desempleo espectacularmente altos, el colapso del mercado inmobiliario y quiebras bancarias generalizadas”. Y mientras tanto tenemos a un gobierno de tramposos e irresponsables, ofreciendo por cuarta vez un “modelo de crecimiento sostenible”, una gansada para engañar una vez más a descerebrados y débiles mentales y a una oposición de inútiles y cobardes, que todo lo que sabe decir es que hay mucho paro, pero ni pío del desastre autonómico que esta destruyendo la nación, ni pío de las mentiras del gobierno, ni pío del hundimiento de las cuentas públicas. Realmente patético.

No hay comentarios: