Blogoteca: abril 2009

miércoles, 29 de abril de 2009

García Domínguez descubre algunos tejemanejes muy turbios de Pujol


Pujol: "España nos quiere exterminar" por José García Domínguez en Libertad Digital

Descubro en una gaceta catalana de ambición doméstica la siguiente deposición: "Los españoles siempre nos han querido liquidar, desde el siglo XVI, y ahora tienen la sensación de que lo pueden hacer. Será trabajo nuestro, una vez más, el impedirlo". He ahí una loable muestra de sensatez, cordura y sereno afán de concordia, amén de envidiable rigor histórico; en suma, un ejemplar testimonio de equilibrio mental al que nada cabría apostillar si su autor no fuese Jordi Pujol i Soley, "español del año" entre otras distinciones y honores civiles.
Gente rara, esos españoles. Fueron capaces de vencer al Imperio Inca, de eclipsar al azteca y de someter al maya. Su poder incontestado abarcó un continente entero. Italia toda se arrodilló a sus pies. Dominaron Flandes. El Franco-Condado obedeció presto a su férrea voluntad. A sangre y fuego impusieron, implacable, su ley. Temibles sus tercios, que levantaban olas de incontenible pavor a su paso. Y, sin embargo, nunca se atrevieron a exterminar de la faz de la tierra a sus muy odiados payeses de Vic, tal como ansiaba esa catalanofobia patológica que, eterna, corre por sus venas. Raritos, raritos...
Tan raritos que, tras ser estafado su Ministerio de Hacienda por una banda de contrabandistas de divisas catalanes dirigida por cierto Florencio Pujol, decidieron castigar al tal Pujol otorgándole una ficha bancaria. No de otro modo nació Banca Catalana, la misma que después heredaría su hijo Jordi. Aquel monumental timo lo explicó en sus memorias Manuel Ortinez, gerente durante la autarquía del Consorcio Algodonero de Barcelona, el célebre sanedrín de la burguesía textil. Así:
Si tú exportabas un producto que te daba un millón de dólares, simulabas venderlo al doble de ese precio y por tanto podías importar por dos millones [gracias a las licencias de importación que concedía el Estado]. Era evidente que necesitabas un millón de dólares extra (...) Yo libraba las pesetas en Barcelona, en billetes de cien, que hacían un bulto considerable, y las pesetas convertidas en dólares aparecían en los Estados Unidos o en Suiza. Naturalmente era una operación delicadísima que no podías realizar con cualquiera (...) Con Florenci Pujol nunca tuve ningún otro trato más que éste.
Raritos, los españoles. Décadas después de aquel tocomocho germinal, en 1982, en lugar de liquidar a los catalanes, su eterna asignatura pendiente, prefirieron liquidar 83.633 millones de pesetas (504 millones de euros) con tal de salvar a los impositores de la quebrada Banca Catalana de la ruina y a Pujol (Jordi) del oprobio público. Lo dicho, extraños, raros, rarísimos genocidas.
José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

domingo, 26 de abril de 2009

¿Está Cataluña mal financiada? Agapito Maestre, LD


Es difícil hallar en el panorama político español tanto cinismo como el expresado ayer por Manuel Chaves en la entrevista de El País. Preguntado por el mayor déficit del Estado de las Autonomías, dijo que su mayor preocupación es luchar por que las 17 comunidades superen la dependencia ideológica de los partidos. Eso es absolutamente falso. Él y su partido, él y Zapatero, sólo tienen una preocupación: hacer depender todas las autonomías del PSOE. El partido para esta gente siempre ha estado por encima de todo, naturalmente, incluida la nación española. Tanto es así que pasarán a la historia por haberse cargado a España como nación, como el principal sujeto político de la democracia.

Por eso, cuando Manuel Chaves dice que Cataluña está mal financiada, sólo puede entenderse en un único sentido: hay que darle a Cataluña todo lo que pide con tal de que el PSOE, el partido, siga siendo hegemónico en el resto de España. O, lo que es lo mismo, a Cataluña hay que darle todo lo que pida y más para que dé estabilidad, naturalmente, al PSOE. Al resto de España, naturalmente, que le vayan dando. No será, pues, el Gobierno de Cataluña el principal causante de animadversión de todos los españoles hacia esa comunidad, sino los rastreros gobernantes que prefieren entregarse a ellos con tal de mantenerse en el poder.

En cualquier caso, tienen que convenir conmigo, aunque sólo sea por el bien de lo que pudiera quedar de nación española, que Cataluña no es sólo su mesogobierno, el de la Generalidad, sino algo más... Sí, si, quizá exista todavía, en algunos sectores de la sociedad catalana, una cierta hispanofilia. Pero lo cierto es que lo predominante hoy como ayer es el odio a España. Por el contrario, pocos autores, seguramente ninguno, hallaremos hoy en España que escribiera como hizo Unamuno al comienzo del siglo XX sobre las fachadas de ese odio. Pocos escribirían hoy las palabras de Unamuno, a pesar de que el odio a España es hoy mayor y más profundo que ayer. Merece la pena recordar la cita:
Fachadas no faltan en Barcelona, y hasta podría decirse que es la ciudad de las fachadas. La fachada lo domina todo, y así todo es allí fachadoso, permítaseme el voquible (...). ¿Se puede hablar de las desdichadísimas escuelas públicas de Barcelona? No sé cómo las han descuidado así, aunque sólo fuera para ponerles espléndidas fachadas. Y dentro de esas mismas casas tan "fachadosas", ¿qué arte hay? Buen número de pintores y de músicos catalanes han tenido que irse de Barcelona a Madrid, en busca de público (...). En Barcelona trabajan mucho, es verdad, pero vocean más que trabajan; valen, sí, pero sería un negocio redondo comprarles por lo que valen y venderles por lo que creen valer (...). La especial megalomanía colectiva o social de que está enferma Barcelona, les lleva a la obligada consecuencia de la megalomanía, a un delirio de persecuciones también colectivo y social. Y así hablan de odio a Cataluña, y se empeñan en ver en buena parte de los restantes españoles una ojeriza hacia ellos, hacia los catalanes, más bien los barceloneses (...). Y tal odio no existe.
Sin embargo, la decisión que ha tomado Zapatero, junto a Chaves y Montilla, de darle a Cataluña todo el dinero que pidan con tal de seguir ellos en el poder sin importarles una higa el resto de España podría volverse en su contra. Quizá pudiese surgir una "ola de odio a Cataluña" a partir de esa decisión partidista. Naturalmente, eso sólo sería plausible, si y sólo si el PP consiguiese mostrar a todos los españoles que esa financiación no sólo es irregular, sino que también es un atentado contra la propia vida nacional. Me temo, sin embargo, que el PP con su acercamiento a CiU no sólo no hará nada, sino que podría recurrir a maniobras de distracción para que no nos enteremos de lo que está pasando.

Enlace Libertad Digital

sábado, 25 de abril de 2009

Más de 4 millones de parados, LM Anson

Tiene razón Zapatero. El paro terminará estancándose. Si se llegara a la utopía de que no exista trabajo para nadie, a partir de ese momento la estadística del paro mejoraría de forma inevitable.

Más de 4.000.000 de parados, a los que habría que añadir el de los empleados públicos innecesarios y el de los inmigrantes no legalizados, constituye una cifra apabullante. A partir de ahora el paro aumentará pero en menor proporción y cuando rocemos la cota del 20% empezará a descender. El incendiario Zapatero tendrá el cinismo de presentarse entonces como el bombero de la situación.

No estoy en contra de que, en circunstancias excepcionales, se utilice el dinero público para contener la hemorragia de la crisis económica. Si el ciudadano medio toma la decisión de no gastar para pagar sus deudas, el Gobierno puede y debe incentivar la economía inyectando dinero en el cauce exhausto. La fórmula zapateresca de hacerlo en los ayuntamientos, casi todos despilfarradores, muchos de ellos corruptos, no es la mejor. El empleo lo crean las pequeñas y medianas empresas. A ellas debería dedicar el Gobierno las inyecciones económicas. A las que ya existen y a las que los jóvenes emprendedores quieren crear. Derrochar el dinero público en los ayuntamientos es poco pan para hoy y mucha hambre para mañana.

Ahí están las cifras oficiales tan tozudas. En contra de lo anunciado por Zapatero, el paro ha seguido creciendo en marzo. La cifra que anticipé en octubre pasado en esta columna ya ha sido superada. Fue el paro, que no la corrupción, lo que derribó a Felipe González. Si a sus cifras alarmantes se suma la deuda creciente y el déficit que superará el 10 por ciento, la calificación de colapso económico, rechazada por el Gobierno como antes la crisis, como después la recesión, amenaza ya en los horizontes nublados de la España zapatética.

Luis María ANSON
de la Real Academia Española
Todos los artículos de este autor

miércoles, 22 de abril de 2009

Cervantes. Contra Juan Marsé, José García Domínguez, LD


Fue Milan Kundera quien sentenció que, por regla general, la obra siempre resulta más inteligente que el autor. Y es cierto. Sin ir más lejos, he ahí, paradigmático, el caso de Juan Marsé. Pobre Pijoaparte. Ayer, el Diablo, ese viejo socarrón, quiso humillarlo –aún más– haciendo coincidir su rendida entrega final a la colla de Teresa con las confesiones del antiguo pistolero de Terra Lliure que dirige la persecución lingüística. Así, al tiempo que Marsé encubría en Madrid a los inquisidores gramáticos –"Afirmo que la lengua castellana no está amenazada en Cataluña"–, en Londres, Bernat Joan admitía sin coartadas ni tapujos retóricos que, en su ínsula Barataria, quien goza de derechos inalienables es la lengua vernácula, no los tristes plebeyos nacidos para someterse a ella.

"¿Por qué no hacer del uso del catalán algo voluntario?", le espetó en la Cámara de los Comunes un ingenuo diputado galés al supremo centurión encargado de escarmentar tenderos hispanófilos y castigar a los que susurren el idioma proscrito en los patios de los colegios. Adánica propuesta a la que, en un rapto de desusada sinceridad, el propio de Montilla replicó: "Nuestra experiencia nos dice que no funcionaría. Si hubiera sido voluntario, el catalán se habría convertido en algo folclórico, atávico y colorista, pero no en una lengua de uso diario. Necesitábamos leyes que lo regularan". Ni Lenin en sus mejores momentos –"¿Libertad, para qué?"– lo habría sabido expresar mejor.

Al tiempo, ajeno a la cínica confidencia del comisario jefe del correccional lingüístico, Marsé, patética sombra de sí mismo, insistía en contar aventis: "Tal vez sea una anomalía escribir en castellano en Cataluña [sic], pero me gusta ser un escritor anómalo. De hecho, sin querer compararme, me gustan los autores anómalos: Conrad, Nabokov o Kafka". Y es que, por lo visto, lo normal sería que el londinense Conrad hubiese escrito en polaco o, mejor aún, en gallego normativo; que el ciudadano norteamericano Navokov lo hubiera hecho en ruso; y Kafka exclusivamente en checo, puesto que el idioma mayoritario de la Praga de su época era el alemán. Todo sea con tal de racionalizar el esperpento, apenas disimulado, de que un Premio Cervantes pida perdón por haber redactado su obra en español. La lengua apestada, la única extranjera en su país, esa jerigonza impropia que, sin embargo, se empeñan en seguir farfullando los chavas de la Ronda del Guinardó.

José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.
Enlace a Libertad Digital

martes, 21 de abril de 2009

“El terrorismo funciona por culpa del gobierno español” Alan Dershowitz

Alan Dershowitz, catedrático de Harvard, asesor de Barack Obama y uno de los abogados más importantes de Estados Unidos, ha venido a España con un mensaje: “El Gobierno español es la razón por la que funciona el terrorismo”. Él y todos los que entienden o justifican a Hamas. Zapatero se mueve entre la “ignorancia” y la “malicia” por decir que el terrorismo surge de la pobreza. Decir eso “sí que fomenta el terrorismo”.
Le preguntamos por qué funciona el terrorismo, que es el título de uno de sus libros, y nos responde que “El terrorismo funciona por culpa del gobierno español. El Gobierno español es la razón por la que funciona el terrorismo”. Ante nuestra mirada, continúa “Déjeme explicarle. Cuando Hamás utiliza el terrorismo, recibe la recompensa del Gobierno español. ¿Por qué? Israel responde y, entonces, el Gobierno español condena a Israel, fuerza a naciones Unidas a condenar Israel. Sus tribunales inician investigaciones de Israel. Los medios españoles atacan a Israel. Los académicos españoles atacan a Israel”.
De este modo, Hamás concluye: ’El terrorismo remunera. Hagámoslo de nuevo. Enviemos más terroristas suicidas, más misiles’. De modo que el Gobierno español es tan responsable como cualquiera de porqué funciona el terrorismo. No sólo el Gobierno español. También el Gobierno francés, el sueco, las Naciones Unidas, la comunidad internacional, que favorecen al terrorismo al condenar a sus víctimas, y al hacerle imposible a las democracias luchar contra los terroristas que se escudan detrás de los civiles”.
La estrategia del niño muerto
Dershowitz menciona los medios de comunicación. Los terroristas de Hamas conocen los mecanismos de la prensa y se mueven siempre dentro de la población civil. Saben que los ataques israelíes no les pillarán solos, y que su muerte será la de sus compatriotas. Pero saben que no será en vano, porque los medios de comunicación recogerán las imágenes y culparán de todo ello a Israel. Esto es bien conocido. Expuesto al abogado estadounidense, responde: “Se llama la ’estrategia del niño muerto’. Si Hamás mata niños en Israel, gana. Si fuerza a Israel a responder y causa la muerte de niños, Hamás también sale ganando. Todo ello aparece en las televisiones de todo el mundo, y de este modo Hamás sale victoriosa de su estrategia”.
“Por cierto”, se interrumpe, “que un niño que veamos muerto en un hospital, inexplicablemente aparece muerto, el mismo, en otro hospital, de modo que el mismo niño puede haber sido muerto, según los medios, por hasta cinco ataques distintos de Israel”.
Pero aquí no están solos el gobierno español, que con los demás condenan a Israel por todo ello, y los medios de comunicación. “Yo escribí un artículo”, nos dice, “en el que me planteaba: ’¿Cómo asegurarnos de que el terrorismo funciona?’. Y describía un programa de doce puntos para conseguirlo: Los medios de comunicación, ¿han mostrado a los niños muertos sin explicar nada más?, ¿Han condenado los gobiernos a Israel?, ¿Ha pedido Naciones Unidas que se investigue su comportamiento en el contraataque? ¿Hace el vaticano moralmente equivalentes a los dos, diciendo que cada lado es igualmente responsable, a pesar de que el propio Vaticano distingue siempre, menos con Israel, entre un asesinato intencionado y otro no intencionado? Eso es lo que ocurre cuando Israel mata a la población civil cuando intenta matar a los terroristas. Bien, si seguimos los doce pasos, el Gobierno español está siguiendo perfectamente el camino para fomentar el terrorismo”.
“Absurdo, ignorante, malvado”
Pero el Gobierno español, y en concreto su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, están obligados a hablar de cuando en cuando de terrorismo. Zapatero ha declarado en más de una ocasión que el terrorismo es un subproducto de la pobreza. A juicio de Dershowitz, eso “es absurdo, es ignorante, es malvado. Los males sociales son comunes en el Tibet. No hay terrorismo en el Tibet. ¿Cuándo ha sido la última vez que hemos visto emerger el terrorismo de las dificultades sociales de Armenia? No tiene sentido. “¿Tuvimos terrorismo en los Estados Unidos, cuando había terribles injusticias raciales? No. Tuvimos a Martin Luther King. ¿Tuvieron terrorismo en India cuando sufrían tantas injusticias? No, tuvieron a Mahadma Ghandi”. No. El terrorismo no surge de la materia, sino de las ideas. “Surge de los esfuerzos del primer ministro español por justificar el terrorismo. Él es más la causa del terrorismo que lo que lo es la injusticia social”. Es más, “La razón por la que se continúa recurriendo al terrorismo es que gente como el presidente del gobierno español lo favorece, al ofrecerle excusas y justificaciones”.
“La mejor forma de luchar contra el terrorismo es jamás recompensarlo”, afirma con una seguridad total en sus palabras. “Le pondré un perfecto ejemplo: Imagínese que cada vez que ETA comete un atentado, se cediera algo a sus exigencias. ¿Usted cree que dejarían el terrorismo? ¡En absoluto! Seguirían recurriendo al terrorismo”. De hecho considera que “España muestra una doble moral. Cuando trata con sus propios terroristas, es dura. Cuando tratan con Hamás, es blanda. Es la hipocresía en su peor cara”.
Negociación, sí. Apaciguamiento, no.
Pero el Gobierno español, en su pasada legislatura, combinó la negociación y el apaciguamiento para luchar contra “el conflicto”, una estrategia que resultó en fracaso. “No me extraña”, apostilla. “Creo que la negociación sí funciona, y que el apaciguamiento, no. Negocias desde una posición de fuerza. Negocias, siempre que parte de tu negociación es que jamás vas a ser condescendiente. Negociar, hablar, discutir… no tengo ningún problema con ello. Pero siempre que quede claro para los terroristas que ellos jamás conseguirán sus objetivos”.
Volviendo a las causas de los terroristas… bien, no hay que favorecerlas. Pero ¿y las causas justas? “El problema es que Naciones Unidas ha puesto a los terroristas palestinos en una posición moral mucho más alta que otros grupos que han renunciado al terrorismo. Mire los tibetanos. ¿Sabía usted que, cuando han ido a Naciones Unidas a protestar, no se les permitía siquiera ir a los cuartos de baño de su sede? Tenían que cruzar la calle e ir a un hotel para utilizar el baño. A los palestinos, por el contrario, se les recibe con los brazos abiertos. ’Oh, por favor, terroristas, ¡vengan a las Naciones Unidas! Les daremos un status especial, crearemos una comisión especial para ustedes’. ¿Por qué? Porque los terroristas recurren al terrorismo”.
Y sigue: “Hay muchas causas justas en el mundo. Y la justicia de la causa palestina es muy, muy baja. ¿Por qué? Se les ofreció un Estado palestino en 1938, y lo rechazaron. Se les volvió a ofrecer en 1948, y lo rechazaron. Podrían haber tenido un Estado en 1967. Lo mismo en 2000 y 2001. La justicia de su causa es mucho menor que la de los tibetanos o muchas otras causas”. En segundo lugar, dice, “los palestinos recurren, más que cualquier otro, al terrorismo, para hacer buenos sus objetivos. De este modo, se está favoreciendo el terrorismo y, por el contrario, estás penalizando causas justas, perseguidas por grupos que no recurren al terrorismo. Se envía un doble mensaje al mundo que es terrible”.
Lucha desde la libertad
El neoyorkino no es un abogado al uso. Es un experto en derechos civiles. Por eso le preguntamos por si ceder en nuestras libertades para luchar contra el terrorismo no es ceder a sus objetivos de antemano. “Estoy de acuerdo. No hay una inconsistencia entre luchar contra el terrorismo y mantener nuestras libertades. Podemos ofrecerles juicios contradictorios, podemos reconocerles el derecho a un abogado, podemos tener normas justas para los interrogatorios… Nuestro objetivo siempre debe ser perseguir el terrorismo dentro de la ley. Si tenemos que cambiar la ley, para que se adapte a las nuevas realidades del terrorismo, que sea por métodos democráticos y dentro del Estado de Derecho. Pero nunca jamás debemos salir del Estado de Derecho.
Pero advierte: “No podemos decir que todo lo que hizo la Administración Bush estuvo mal. La prueba es que la Administración Obama no ha cambiado las leyes electrónicas; está cambiando Guantánamo”.
El Imparcial

Alan Dershowitz: "El Gobierno español es la razón por la que funciona el terrorismo"


Alan Dershowitz, catedrático de Harvard, asesor de Barack Obama y uno de los abogados más importantes de Estados Unidos, ha venido a España con un mensaje: “El Gobierno español es la razón por la que funciona el terrorismo”. Él y todos los que entienden o justifican a Hamas. Zapatero se mueve entre la “ignorancia” y la “malicia” por decir que el terrorismo surge de la pobreza. Decir eso “sí que fomenta el terrorismo”.

Le preguntamos por qué funciona el terrorismo, que es el título de uno de sus libros, y nos responde que “El terrorismo funciona por culpa del gobierno español. El Gobierno español es la razón por la que funciona el terrorismo”. Ante nuestra mirada, continúa “Déjeme explicarle. Cuando Hamás utiliza el terrorismo, recibe la recompensa del Gobierno español. ¿Por qué? Israel responde y, entonces, el Gobierno español condena a Israel, fuerza a naciones Unidas a condenar Israel. Sus tribunales inician investigaciones de Israel. Los medios españoles atacan a Israel. Los académicos españoles atacan a Israel".

De este modo, Hamás concluye: ’El terrorismo remunera. Hagámoslo de nuevo. Enviemos más terroristas suicidas, más misiles’. De modo que el Gobierno español es tan responsable como cualquiera de porqué funciona el terrorismo. No sólo el Gobierno español. También el Gobierno francés, el sueco, las Naciones Unidas, la comunidad internacional, que favorecen al terrorismo al condenar a sus víctimas, y al hacerle imposible a las democracias luchar contra los terroristas que se escudan detrás de los civiles”.

La estrategia del niño muerto
Dershowitz menciona los medios de comunicación. Los terroristas de Hamas conocen los mecanismos de la prensa y se mueven siempre dentro de la población civil. Saben que los ataques israelíes no les pillarán solos, y que su muerte será la de sus compatriotas. Pero saben que no será en vano, porque los medios de comunicación recogerán las imágenes y culparán de todo ello a Israel. Esto es bien conocido. Expuesto al abogado estadounidense, responde: “Se llama la ’estrategia del niño muerto’. Si Hamás mata niños en Israel, gana. Si fuerza a Israel a responder y causa la muerte de niños, Hamás también sale ganando. Todo ello aparece en las televisiones de todo el mundo, y de este modo Hamás sale victoriosa de su estrategia”.

“Por cierto”, se interrumpe, “que un niño que veamos muerto en un hospital, inexplicablemente aparece muerto, el mismo, en otro hospital, de modo que el mismo niño puede haber sido muerto, según los medios, por hasta cinco ataques distintos de Israel”.

Pero aquí no están solos el gobierno español, que con los demás condenan a Israel por todo ello, y los medios de comunicación. “Yo escribí un artículo”, nos dice, “en el que me planteaba: ’¿Cómo asegurarnos de que el terrorismo funciona?’. Y describía un programa de doce puntos para conseguirlo: Los medios de comunicación, ¿han mostrado a los niños muertos sin explicar nada más?, ¿Han condenado los gobiernos a Israel?, ¿Ha pedido Naciones Unidas que se investigue su comportamiento en el contraataque? ¿Hace el vaticano moralmente equivalentes a los dos, diciendo que cada lado es igualmente responsable, a pesar de que el propio Vaticano distingue siempre, menos con Israel, entre un asesinato intencionado y otro no intencionado? Eso es lo que ocurre cuando Israel mata a la población civil cuando intenta matar a los terroristas. Bien, si seguimos los doce pasos, el Gobierno español está siguiendo perfectamente el camino para fomentar el terrorismo”.

"Absurdo, ignorante, malvado"
Pero el Gobierno español, y en concreto su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, están obligados a hablar de cuando en cuando de terrorismo. Zapatero ha declarado en más de una ocasión que el terrorismo es un subproducto de la pobreza. A juicio de Dershowitz, eso “es absurdo, es ignorante, es malvado. Los males sociales son comunes en el Tibet. No hay terrorismo en el Tibet. ¿Cuándo ha sido la última vez que hemos visto emerger el terrorismo de las dificultades sociales de Armenia? No tiene sentido. “¿Tuvimos terrorismo en los Estados Unidos, cuando había terribles injusticias raciales? No. Tuvimos a Martin Luther King. ¿Tuvieron terrorismo en India cuando sufrían tantas injusticias? No, tuvieron a Mahadma Ghandi”. No. El terrorismo no surge de la materia, sino de las ideas. “Surge de los esfuerzos del primer ministro español por justificar el terrorismo. Él es más la causa del terrorismo que lo que lo es la injusticia social”. Es más, “La razón por la que se continúa recurriendo al terrorismo es que gente como el presidente del gobierno español lo favorece, al ofrecerle excusas y justificaciones”.

“La mejor forma de luchar contra el terrorismo es jamás recompensarlo”, afirma con una seguridad total en sus palabras. “Le pondré un perfecto ejemplo: Imagínese que cada vez que ETA comete un atentado, se cediera algo a sus exigencias. ¿Usted cree que dejarían el terrorismo? ¡En absoluto! Seguirían recurriendo al terrorismo”. De hecho considera que “España muestra una doble moral. Cuando trata con sus propios terroristas, es dura. Cuando tratan con Hamás, es blanda. Es la hipocresía en su peor cara”.

Negociación, sí. Apaciguamiento, no.
Pero el Gobierno español, en su pasada legislatura, combinó la negociación y el apaciguamiento para luchar contra “el conflicto”, una estrategia que resultó en fracaso. “No me extraña”, apostilla. “Creo que la negociación sí funciona, y que el apaciguamiento, no. Negocias desde una posición de fuerza. Negocias, siempre que parte de tu negociación es que jamás vas a ser condescendiente. Negociar, hablar, discutir… no tengo ningún problema con ello. Pero siempre que quede claro para los terroristas que ellos jamás conseguirán sus objetivos”.

Volviendo a las causas de los terroristas… bien, no hay que favorecerlas. Pero ¿y las causas justas? “El problema es que Naciones Unidas ha puesto a los terroristas palestinos en una posición moral mucho más alta que otros grupos que han renunciado al terrorismo. Mire los tibetanos. ¿Sabía usted que, cuando han ido a Naciones Unidas a protestar, no se les permitía siquiera ir a los cuartos de baño de su sede? Tenían que cruzar la calle e ir a un hotel para utilizar el baño. A los palestinos, por el contrario, se les recibe con los brazos abiertos. ’Oh, por favor, terroristas, ¡vengan a las Naciones Unidas! Les daremos un status especial, crearemos una comisión especial para ustedes’. ¿Por qué? Porque los terroristas recurren al terrorismo”.

Y sigue: “Hay muchas causas justas en el mundo. Y la justicia de la causa palestina es muy, muy baja. ¿Por qué? Se les ofreció un Estado palestino en 1938, y lo rechazaron. Se les volvió a ofrecer en 1948, y lo rechazaron. Podrían haber tenido un Estado en 1967. Lo mismo en 2000 y 2001. La justicia de su causa es mucho menor que la de los tibetanos o muchas otras causas”. En segundo lugar, dice, “los palestinos recurren, más que cualquier otro, al terrorismo, para hacer buenos sus objetivos. De este modo, se está favoreciendo el terrorismo y, por el contrario, estás penalizando causas justas, perseguidas por grupos que no recurren al terrorismo. Se envía un doble mensaje al mundo que es terrible”.

Lucha desde la libertad
El neoyorkino no es un abogado al uso. Es un experto en derechos civiles. Por eso le preguntamos por si ceder en nuestras libertades para luchar contra el terrorismo no es ceder a sus objetivos de antemano. “Estoy de acuerdo. No hay una inconsistencia entre luchar contra el terrorismo y mantener nuestras libertades. Podemos ofrecerles juicios contradictorios, podemos reconocerles el derecho a un abogado, podemos tener normas justas para los interrogatorios… Nuestro objetivo siempre debe ser perseguir el terrorismo dentro de la ley. Si tenemos que cambiar la ley, para que se adapte a las nuevas realidades del terrorismo, que sea por métodos democráticos y dentro del Estado de Derecho. Pero nunca jamás debemos salir del Estado de Derecho.

Pero advierte: “No podemos decir que todo lo que hizo la Administración Bush estuvo mal. La prueba es que la Administración Obama no ha cambiado las leyes electrónicas; está cambiando Guantánamo”.

El Imparcial

domingo, 19 de abril de 2009

El español ¿es fácil o difícil?, por Amando de Miguel


La comparación se establece respecto a los otros idiomas internacionales vecinos: francés, inglés, alemán, italiano, ruso. El español es un idioma que se aprende fácilmente para poder conversar o entender frases simples. Naturalmente es difícil como lengua literaria, pero eso es común a los otros idiomas internacionales vecinos. La facilidad del español hablado se establece porque contiene sólo cinco vocales y las sílabas son claras. La prueba es que los estudiantes de español (a diferencia de los que estudian inglés) no necesitan el continuo ejercicio de deletrear (spelling en inglés). La dificultad está en que, si bien la dicción del español es clara, los hispanoparlantes hablamos muy rápidamente, nos comemos algunas letras o incluso sílabas y nos expresamos con sonidos regionales variados y caprichosos.

También puede resultar dificultoso para un extranjero el familiarizarse con sonidos tan peculiares como la jota o la erre doble. Curiosamente son sonidos que pueden resultar familiares a un ruso, un griego, un árabe o un euskaldún.

La dificultad mayor está en el español escrito más o menos literario por razón de los acentos (que parecen tan caprichosos), el género masculino o femenino de las cosas inanimadas, los verbos irregulares. Pero si un hablante de otro idioma comete esas faltas, los hispanoparlantes le entienden perfectamente.

La discusión de la facilidad o dificultad de un idioma depende de la semejanza con el de origen y de la necesidad de dominarlo más o menos bien. Insisto en que el español hablado resulta bastante fácil para una persona que provenga de otro idioma europeo y no digamos latino. Es un hecho comprobado que un estudiante de español puede empezar a entenderse en ese idioma después de muy pocas clases.

El hecho indiscutible es que, después de la considerable ventaja que marca el inglés, el idioma que aprenden más personas en el mundo es el español. El mérito no es tanto del peso de España en el mundo sino lo que representa al conjunto del bloque iberoamericano; en el cual habría que situar, lingüísticamente hablando, el conjunto de personas que hablan español en los Estados Unidos. Un dato: la exportación de libros de España a los Estados Unidos equivale a todos los que se exportan al resto de países de lengua española.

Una peculiaridad del español es que las variaciones en la dicción no se corresponden con la clase social del hablante sino con su localización territorial. Esa es la desesperación de los traductores, los que aprenden español por oficio: no les queda claro cuál es el español establecido. Realmente no existe. Ese español medio se parece más bien al de las series de televisión producidas en algunos países americanos.

Enlace a Libertad Digital

sábado, 18 de abril de 2009

ZP da un giro a la desesperada: más derroche y ultraizquierda


Roberto Centeno realiza como siempre una radiografía descarnada. No gusta nada a las clases pasivas (sindicatos y gobiernos) ni a las activas que han sido conducidos a la ruina. El futuro es peor y la crisis será interminable.


El disparate económico, no de la semana sino del año, ha sido el giro a la desesperada de Zapatero, que ante el estrepitoso fracaso de sus medidas económicas, y las malas perspectivas electorales, ha decidido abandonar todo atisbo de racionalidad presupuestaria, y llevar a España a la bancarrota. Y para ello ha nombrado a un gobierno de “aparachik”, en el sentido soviético del término, incompetente y pendenciero, con el doble objetivo de implicar al partido en su alocada huida hacia adelante, y girar a la vez hacia la izquierda más extrema.

Un giro que pretende desviar la atención sobre la economía, y cuando se produzcan disturbios sociales graves, ponerse al frente de ellos, y con la ayuda de los vendidos de UGT y CCOO, desviar las iras de la gente hacia los Bancos, la CEOE, y la Iglesia Católica, que merecerán lo que les pase por su insensatez. La banca porque teniendo la llave de los superendeudados medios de comunicación, los mantienen al servicio de la ultraizquierda, y “diversas instancias” católicas, que justo cuando se anuncia el mayor acoso a la Iglesia desde 1936, ha decidido desarmarse y entregar su gran emisora a cuatro intrigantes, sin más objetivo que forrarse, despidiendo a la mitad de la plantilla y poniendo la COPE a disposición del mejor postor.

Y el primer acto del plan de gasto masivo, será entregar 20.000 millones adicionales a CCAA y Ayuntamientos, donde Cataluña se llevará, como siempre la mayor parte. Un paso más en la insolidaridad territorial y el desmantelamiento de España. Entregas que se harán por la vía del Titulo VIII de los Presupuestos, calificando las transferencias como activos financieros, lo que les permite llevarlas directamente a Deuda, y así poder ocultar el déficit, lo que no evitará que este se sitúe en el 15% del PIB en 2009, una cifra inasumible por dos razones, primero porque ningún país, llegará a tal nivel, y segundo, y mucho más importante, porque otras economías saldrán pronto de la crisis, mientras que nosotros tardaremos diez o más años, lo que convierte en quimera cualquier posibilidad de consolidación fiscal, como creen algunos o ingenuos o interesados.

Zapatero empobrecerá a varias generaciones de españoles, porque ese dinero no llegará ni a los parados, ni a las PYMES, ni a los dependientes, sus afirmaciones de que cumplirá los compromisos sociales, cuando tiene a dos millones de españoles tirados en la cuneta sin prestación, ni subvención alguna, y el sistema de pensiones al borde de la quiebra, es la mentira más abyecta que cabe imaginar. El dinero se empleará fundamentalmente – 210.000 millones de euros, en sustituir deuda privada por deuda pública, es decir en avalar con nuestro dinero, los agujeros de bancos, cajas y eléctricas, y que nos lo agradecen con el mayor recorte crediticio y los mayores tipos de interés reales de la historia – 16 % - unos, y con una subida brutal del recibo de la luz, como habrán Uds. comprobado, otros. Y aquí hay una pregunta obligada a los millones de hipotecados, ¿por qué no salen a la calle a exigir al gobierno que avale también su deuda, y que en el caso de bancos y eléctricas, la asuma el Tesoro si ellos no pueden pagarla?

Simultáneamente, seguirán utilizando su habitual dialéctica marxista, que ha demostrado su eficacia en una sociedad tan abundante en descerebrados, subvencionados y sectarios radicales, para quienes solo la izquierda es lícita y la derecha, como Cartago, “debe ser destruida”. Manteniendo la gran mentira de que su objetivo es luchar contra la crisis y el paro, algo que recuerda la palabras del socialista Julián Besteiro, sobre “el Himalaya de falsedades que la prensa roja ha depositado en las almas ingenuas”.Y cuando, como es habitual, todas y cada una de las promesas se comprueben falsas, la consigna es de “sostenella y no enmendalla”, prometiendo y prometiendo hasta el infinito, porque para estos izquierdistas totalitarios, la mentira sistemática y la negación de lo evidente, es norma de comportamiento y forma de gobierno.

Pero el problema, no son solo la mentira y el embuste sistemáticos, es sobre todo una oposición de chiquilicuatres de cuarto y mitad, que dedica sus mejores esfuerzos, a apuñalarse los unos a los otros, como en la UCD. Si esto hubiera ocurrido en cualquier otro país democrático, este gobierno de totalitarios e ignorantes hasta la náusea, habría salido ya por la ventana. Un Berlusconi, por ejemplo, con todos sus defectos, se los habría comido con patatas.

Y luego los personajes. La Vicepresidenta Económica, por obra y gracia de Rubalcaba, es una izquierdista radical, sin la menor idea de cómo abordar la crisis, será la encargada de infundir confianza y sacarnos de la crisis. Un insulto a la inteligencia de los ciudadanos. David Vegara “cerebro” de economía, la dio el portazo antes que aceptar su disparatado incremento del gasto, y las dimisiones pueden convertirse en aluvión.

La Sra González - Cine, jefa de los pancartistas callejeros, que no le ha dado jamás un palo al agua, pues ha vivido siempre del cuento y de la subvención, igual que los mafiosos de la SGAE, que ahora no solo nos robarán los 400 millones de euros anuales, sino que dispondrán del BOE para saquearnos a placer. Su primera declaración, rodeada de los titiriteros de la ceja, ha sido que restringirá la libertad de acceso a internet, igual que en Cuba, aunque el siguiente paso será meter en la cárcel a quienes los esbirros de la SGAE pillen bajándose música o películas. Luego D. José Blanco y Dña. Trinidad Jiménez, que no sé si sigue con la chupa de cuero, pero cuyos conocimientos específicos y experiencia de gestión son de cero absoluto, nombrados solo, pásmense UDS, porque el gran hombre se lo había prometido. Sólo le falta ya nombrar a Zerolo ministro de defensa.

Y finalmente Manuel Chaves, Virrey de Andalucía durante 27 años, que dice “no recordar nada de lo que no se sienta orgulloso”, un caso de necedad y amnesia extremas, ya que deja el Virreinato con 700.000 parados más, el doble de cuando llegó al poder, y ello a pesar de los 500.000 funcionarios, cuatro veces más de cuando empezó. Y una posición relativa al resto de CCAA en renta “per capita”, en infraestructuras, y en todos los parámetros, que no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado, a pesar de haber recibido ríos de dinero de la Unión Europea y del gobierno, cuyo destino alguien tendrá que investigar, y viene ahora para alumbrarnos con su experiencia. Realmente de traca. No tendremos para comer, pero tendremos Ley del aborto, Ley de la ciencia, Ley de igualdad, y persecución a los católicos, que entretiene mucho a la izquierda. ¿Qué más podríamos pedir?

jueves, 16 de abril de 2009

El tema de la lengua y la banalización del mal, por Antonio Alemany

Hanna Arendt en su libro Eichmann en Jerusalén, un estudio sobre la banalización del mal puso en circulación un famoso y nuevo concepto hermenéutico para explicar el genocidio judío por parte del régimen nazi. Lo novedoso de Arendt es que no culpa, única y exclusivamente, a los autores directos del genocidio, sino que extiende la responsabilidad a toda una sociedad que, como la alemana, era la más culta y refinada de Europa, la misma que protagonizó el esplendor de Weimar goethiano, la versión centroeuropea de la eclosión renacentista de la Florencia de los Medicis.

¿Cómo fue posible el genocidio en esta Alemania paradigma del mejor europeismo? Los responsables no fueron sólo ni Eichmann, ni los fanáticos nazis, ni las SS; el genocidio sólo pudo producirse gracias al acriticismo de una sociedad frente a un poder demoníaco que se proyectó con toda su brutalidad. Se produjo lo que la gran Hanna Arendt llama “la banalización del mal”.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre la libre elección de la lengua en la enseñanza en Cataluña reactualiza estre proceso banalizador- en el Principado y en Baleares-con resultado de ominosa violación de libertades fundamentales como es la libertad en materias lingüísticas. En las interminables polémicas que provoca la cuestión de la lengua se cometen, a mi juicio, dos errores: plantear el conflicto en términos de catalanismo-anticatalanismo y atribuir a las exiguas minorías catalanistas la culpa y responsabilidad de esta conculcación de las libertades.

Naturalmente que, tras la fascistización coercitiva del catalán hay todo un montaje, una estrategia o una voluntad imperial catalana. Y naturalmente que las “exiguas minorías” son los agentes directos de la impostura. Pero esto no es lo importante ni esto bastaría para imponer por la fuerza a toda una sociedad desde la inmersión lingüística hasta la eliminación de la lengua oficial de España en todos los usos públicos. Sólo gracias a la banalización del mal hemos podido llegar a la situación en la que nos encontramos. Y sólo gracias a la cobardía, al silencio culposo, al mirar hacia otro lado, ha podido ocurrir que, con el 82′2 % - el porcentaje es el mismo en todas las encuestas desde hace 30 años- en contra de las imposiciones lingüísticas, estemos donde estamos. La lista de banalizadores y de las cobardías es extensa.

*** El PP de Cañellas que engordó financiera e irresponsablemente a la OCB y promulgó la Ley de Normalización Lingüística a cambio de que “no le molestaran”.
*** El PP de Matas que promulgó el nefasto Decreto de Mínimos para hacer un guiño a las minorias catalanistas.
*** El PP actual que guarda vergonzoso silencio ante la escalada del catalanismo opresivo, posiblemente porque comparte esta escalada.
*** La Universidad transida de mesianismo que piensa ser la “institución elegida” para velar por la catalanización de nuestra sociedad.
*** Los medios de comunicación que, en la mejor tradición izquierdista de los tiemps franquistas , identificaron catalanismo y progresismo.
*** Los colegios públicos -colonizados- ante la pasividad e impasibilidad de los consellers de Cultura del PP, por el catalanismo - y los colegios privados que sacrificaron principios y libertades de sus alumnos y de los padres de estos alumnos, por un plato de lentejas: la subvención concertada.
- Los padres y las madres que, en los consejos escolares, callaban como muertos ante el temor de que sus protestas pudieran perjudicar a sus hijos.
- Los Tribunales de Justicia - en toda la escala que va del Constituiconal a los jueces rasos - que pastelearon con sus sentencias y que cuando no pastelearon- como ahora el Supremo - asisten impasibles a la desobediencia y a la inobservancia del mandato constitucional de hacer ejecutar lo juzgado.
- La cobardía esencial de un PSOE, que asume y practica la violación de libertades para encaramarse en el poder.
- La sociedad balear, en suma, que asiste con indiferencia frívola a todo un proceso - que no comparte- que afecta a libertades fundamentates - a sus libertades fundamentales - de la ciudadania.

Si nuestros antepasados, del siglo XIII a los tiempos actuales, levantaran la cabeza no entenderían cómo ha sido posible este proceso que, en poco más de veinte años, ha arramblado con el mallorquín - incluida su denominación y acentos - ha expulsado el castellano en la enseñanza y en las proyecciones públicas, ha ejercido violencia física sobre los que han osado en sedes universitarias, por ejemplo, defender la libertad y están en camino de convertirnos en un apéndice de los “países catalanes”.

Todo esto ha sido posible porque hemos banalizado el mal de este fascismo in nuce que subyace tras los nacionalismos identitarios. Y esta banalización es la que ha permitido y explica que las exiguas minorías se impongan al 82′2 % de la opinión pública balear. Y no solamente se ha producido la banalización arenditiana, sino también la incomprensible incapacidad para exhibir la superioridad moral, política y jurídica del bilingüísmo integrador que acepta y propugna la mayoría abrumadora de la sociedad balear. La solitaria y corajuda voz de Carlos Delgado y del grupo que le sigue es la única esperanza que queda para que la ignominia y la superchería no se instalen de forma indeleble en nuestra sociedad.

Con una advertencia a considerar por quienes se mueven sólo por sus bolsillos: estamos trnasitando hacia una sociedad autista que, poco a poco, va creando vacío a su alrededor. El intento de catalanizar Air Berlin - y la reacción que provocó - Es el primer aviso serio. Es más que probable que se produzca un lento éxodo de la inversión y de los residentes europeos en unas Islas catalanizadas, antipáticas y con tendencias totalitarias. Y es seguro que los intercambios enriquecedores con el resto de España - ya empezamos con los médicos - empobrecerán nuestra sociedad. Lo celebraremos entonando, no Sor Tomaseta, sino Els segadors.

Por Antonio Alemany Dezcallar, en El Mundo, edición Baleares, 31.XII.2008

Enlace con la entrada en Mariano Digital.

El oculto origen de las palabras, Amando de Miguel, LD


Francisco Javier Villarreal González (Mérida, México) duda mucho de que "salirse por peteneras" se derive de los habitantes de Paterna de la Ribera (Cádiz). Esa atribución la hace Francisco Rodríguez Marín, pero la autoridad del eminente lexicógrafo no es absoluta. Es cierto que hubo una famosa cantante apodada "la Petenera", mencionada en muchas coplas y que dio nombre a una variedad del cante andaluz. Pero tiene razón el de Mérida, lo de "salirse por peteneras" quizá provenga de un lance del toreo que consiste en despistar al toro. Sin embargo, el término "petenera" no aparece en el completísimo Diccionario de términos taurinos de Luis Nieto Manjón (Espasa).

Jaime Permisán quiere saber si la voz "escaquearse" (= coloquialmente, liberarse de una obligación) tiene algo que ver con los escaques que dibuja el tablero de ajedrez. En efecto, así es. A través del árabe hispánico, los escaques son los cuadros que delimitan el campo de acción de las fichas en el juego de ajedrez o en el de las damas. (De ahí viene también "jaque" en la misma terminología del ajedrez). Por ese lado se derivó la táctica militar de escaquearse: diseminarse sobre el terreno de combate para ocultarse y aprovechar mejor los elementos naturales. Los "escaques del terreno" se nos decía en la mili para los pequeños accidentes del paisaje. Es fácil imaginar que, en la jerga de los cuarteles, "escaquearse" empezó a designar la táctica de pasar inadvertido para librarse de determinadas tareas.

José Antonio Utrera sostiene que hace un siglo se decía "hortera" al hijo de agricultores de medio pelo que emigraba a la ciudad y se colocaba como dependiente en una tienda de tejidos. Quizá el origen esté en una forma despectiva de "hortelano" como "sudaca" para el "sudamericano". La teoría me parece ingeniosa. Gerardo Villaescusa se refiere a la asociación del radical bol- con "molino". Don Gerardo es oriundo de Bolaños (Ciudad Real). Entiende que "bol" es tanto el panecillo como el cordero lechal, elementos que figuran en el escudo del pueblo. En Bolaños existió un molino.

Un anónimo libertario certifica que bolu en vasco significa "molino". De ahí, los topónimos Bolueta (= lugar de molinos) o Bolívar (= valle de los molinos).

Mª José Antón González (Holanda) apunta que "cursi" viene del inglés courtsy (= reverencia que hacen las señoras). Desde luego, "cursi" procede de Cádiz, donde la influencia inglesa fue considerable. Bien podría haber sido Cádiz parte de la Commonwealth, como la Argentina o las islas Madeira. Ese futurible lo digo yo, no doña Mª José.

José Mª Tortosa ha comprobado sobre el terreno lo que yo barruntaba, que la acepción argentina, chilena y mexicana de coger (= copular) proviene de la jerga campesina de la España andaluza y extremeña. En ese contexto original coger es (y más todavía fue) el acto de copular de los animales. La prueba es que esa acepción pasó a la parte hispanoamericana donde había más ganadería. Lo que está claro es que no es un invento de los argentinos para ridiculizar a los españoles, que "cogen" el autobús y otras muchas cosas sin muchos miramientos.

José Pedro Hernández González (Salamanca) observa que "cámara" equivale a una habitación de la casa "de más categoría que la antecámara, pero más oficial que la recámara. Ahora es [también] un aparato de fotografía". Tiene duda de por qué se dice "cuarto" a la habitación. Empiezo por el final. El "cuarto" es una de las cuatro partes en que se divide el plano de una vivienda sencilla. "Cámara" significa originariamente (en latín y en griego) "bóveda". Indica una instancia abovedada y, por eso, una alcoba, una estancia recogida y principal. Son innúmeros los derivados de esa palabra: no solo recámara o antecámara sino camarada, camarero, camarín, camarlengo, camarote, camaranchón. Hoy tenemos "Cámara de los Diputados", aunque no todos ellos se sientan camaradas de los demás.

Manix nos aclara la posible ambigüedad del término "chambergo" que es tanto sombrero como chaquetón. Este es su testimonio:

Friedrich Hermann (o Frédéric-Armand), primer Duque de Schomberg (originalmente Schönberg) (diciembre de 1615 o enero de 1616 - 11 de julio de 1690), fue tanto mariscal de Francia como general inglés "de todos los ejércitos de su Majestad". Fue el citado mariscal quien dio nombre a una uniformidad cuyas características principales fueron el tabardo y el sombrero de ala ancha con una o dos de sus alas prendidas a la copa. De aquí que la palabra chambergo se use tanto para el tabardo como para el sombrero. En España, y dentro de la Guardia Real, se creó un Regimiento uniformado a la chamberga durante el reinado de Carlos II. A los más antiguos nos queda el recuerdo de la uniformidad de los Guardias Jurados, que tanto dibujó el genial Mingote y que perseguían a las parejas en el parque del Retiro. Su uniformidad se basaba en la "tenida" a la chamberga.

El Diccionario etimológico de Roque Barcia trae las dos acepciones de chambergo: (1) sombrero de ala ancha, (2) casaca ancha y larga en la que su forro volvía sobre la tela a modo de solapa. Esa prenda fue la típica de un regimiento en la época de Carlos II, coetáneo, pues, del primer duque de Schomberg.

Julià Plana i Pujol tenía entendido que el nombre de Donostia (= San Sebastián) está relacionado con el de Ostia, el puerto de Roma. No creo que exista esa relación.

lunes, 13 de abril de 2009

Editorial: La ofensiva permanente contra España


El nacionalismo es un proyecto político colectivista; no utiliza la idea de nación como presupuesto de la ciudadanía y de la defensa de los derechos individuales sino como justificación del sometimiento al rebaño aun a costa de esos derechos individuales.

Para espolear este sentimiento colectivista, el nacionalismo necesita construir la leyenda de un pueblo primigenio conquistado y reprimido por una nación extranjera. Pueblo cuya libertad y autorrealización quedaron abortadas desde el momento en que esos "bárbaros" le arrebataron su "identidad" y que necesita recuperar su originaria soberanía para poder ser él mismo.

En los últimos 35 años, los nacionalismos centrífugos no han dejado de repetir esta milonga. Los pueblos a los que dicen representar y defender, dicen, sólo serán libres en tanto sean menos españoles. Por ese motivo, en regiones como Cataluña, el País Vasco y Galicia los elementos comunes de todos los ciudadanos –la lengua, la cultura, la historia, el derecho o la bandera– han sido sistemáticamente sometidos al ataque y a la marginación por parte de los partidos políticos nacionalistas.

Buena parte de la izquierda ha visto con complacencia esta situación al considerar que cualquier manifestación de la idea de España tenía unas inquietantes vinculaciones con el franquismo que convenía enterrar. No se daban cuenta –y por desgracia muchos siguen sin darse cuenta– de que el Estado de derecho se construye sobre la nación española (una nación soberana de ciudadanos libres) y que, por tanto, allí donde se debilita la nación española y se crean naciones ficticias para beneficio de un partido político, se debilitan también el Estado de derecho y las libertades. No en vano, Cataluña y el País Vasco son dos de los territorios menos libres de la península.

Y es que, por mucho que la izquierda (y últimamente la derecha "simpática") haya querido confundir el ataque a los símbolos españoles con una protección de rasgos culturales propios de esas regiones, lo cierto es que el objetivo del nacionalismo siempre ha sido el que hemos descrito: arrinconar a España para arrinconar los derechos individuales. Buena muestra de ello han sido dos reacciones recientes del nacionalismo catalán y vasco.

La primera, hace unos días. ERC se rasgaba las vestiduras porque en Melilla no pudiese estudiarse en tamazight, lengua de origen bereber. De acuerdo con Tardá, su exclusión del sistema educativo explicaba las altas tasas de abandono y fracaso escolar en la ciudad. Poco le importaba a ERC que esta ocurrencia contradijera todo su discurso oficial sobre que la inmersión lingüística en Cataluña no dificulta el aprendizaje de los castellanoparlantes y es responsable de buena parte de su fracaso escolar. Lo único relevante, tanto en Cataluña como en Melilla, era que el castellano dejara de emplearse para así fragmentar la nación. En realidad, ni el catalán ni el tamazight le importan lo más mínimo a Tardá, porque el nacionalismo, como ya hemos apuntado, no es un proyecto cultural, sino político: la cultura es sólo un medio de control, nunca un fin.

La otra ha sido protagonizado por el PNV este pasado domingo. Después de autoproclamarse "líder" de los vascos –con independencia del resultado que hayan arrojado las urnas– se escandalizó de que "pronto ondeará la bandera española en Ajuria Enea". Palabras que se han compadecido con 30 años de gestos antiespañoles y que nos recuerdan, de nuevo, que lo importante para el nacionalismo no es que la bandera vasca (que en este caso, para más inri, es una bandera de partido) tenga presencia institucional, sino que la española no la tenga bajo ningún supuesto.

En un caso como un otro, la construcción de una nación vasca o catalana sólo sirve para eliminar la nación española y el sistema de libertades al que ha dado lugar. Por fortuna, la derrota de los partidos nacionalistas en Galicia y el País Vasco constituye una oportunidad histórica para tratar de revertir en estas regiones la estrategia nacionalista de finiquitar la idea de España. Pero para ello será necesario no sólo colocar la bandera española en los espacios oficiales, sino acabar con el adoctrinamiento educativo, cultural y social que han impuesto estos partidos durante sus años de gobierno. Nada sería más desesperanzador para el futuro de la democracia española que se produjera, como en Cataluña, la absorción por parte del nacionalismo de aquellas formaciones supuestamente llamadas a regenerar las instituciones.

Editorial Libertad Digital

sábado, 11 de abril de 2009

Carta de Jean Jaurès a su hijo: ventajas de aprender religión

Jean Jaurès era el máximo líder socialista francés cuando fue asesinado por un disparo. Estaba sentado en un café y el ultracatólico y radical Raoul Vilain le descerrajó un (o dos, no recuerdo) tiro. Hablo de memoria, pero creo que ocurrió en 1914.
Este asesinato tuvo repercusiones internacionales, pues Jaurès era pacifista y estaba activamente en contra de la guerra. Hubo guerra, la I y la II Mundiales. Europa en llamas.
Lo que pocos saben es que Vilain salió prácticamente indemne y que en 1930 lo encontramos en Ibiza, escondido en la cala de San Vicente. En 1936 fue misteriosamente asesinado a su vez.
Esta carta está muy bien expresada y es muy emotiva. Muy francesa, midiendo el moralismo y la racionalidad en dosis correctas.
¿Para qué estudiar religión? Esta es la respuesta de Jaurès. Sé que muchos me lo agradecerán, como se lo agradezco yo a "Penélope", una activa comentarista en el blog de Roberto Centeno

Querido hijo:

Me pides un justificante que te exima de cursar religión, un poco por tener la gloria de proceder de distinta manera que la mayor parte de los condiscípulos y temo que también un poco para parecer digno hijo de un hombre que no tiene convicciones religiosas. Este justificante, querido hijo, no te lo envío ni te lo enviaré jamás.

No es porque desee que seas clerical, a pesar de que no hay en esto ningún peligro, ni lo hay tampoco en que profeses las creencias que te expondrá el profesor. Cuando tengas la edad suficiente para juzgar, serás completamente libre pero, tengo empeño decidido en que tu instrucción y tu educación sean completas, y no lo serían sin un estudio serio de la religión.

jueves, 9 de abril de 2009

Las nuevas mentiras del banco de España, por Roberto Centeno


Las últimas previsiones del BdE sobre la economía española, y muy particularmente sus estimaciones de PIB y paro, han suscitado un gran interés mediático y han “entusiasmado” al primer partido de la oposición. Y ello sólo porque empeoran notablemente las delirantes previsiones del gobierno de hace tres meses. Pero nadie, que yo sepa, se ha tomado la molestia de analizarlas para comprobar si se corresponden o no con la realidad.
Y lo primero que sorprende, es la alegría de los chicos de Rajoy que han dado por buenas las estimaciones. Y uno se pregunta, ¿no hay nadie en el PP que sepa de economía?, ¿es que no hay una sola persona capaz de realizar un análisis de coyuntura, y obtener sus propias cifras, más allá de las mentiras oficiales?, ¿y estos son los prohombres que van a solucionarnos la crisis?, ¡Para echarse a llorar! Tenemos el peor Gobierno desde la guerra civil, cuando otro Gobierno socialista trató de aplastar a la mitad de España que no opinaba como él, y llevó al país a una guerra civil que pensaban ganar con facilidad para imponer por la fuerza una dictadura de tipo soviético. Pero tenemos también la peor oposición posible, y todo ello en un momento crítico para nuestra nación. Tan crítico que los pensionistas van a ver drásticamente recortadas sus pensiones por falta de recursos, que hay ya dos millones de personas tiradas en la cuneta, que no reciben ya ayuda alguna, que los trabajadores se van al paro por cientos de miles, que la clase media está siendo laminada, o cuando, en fin, nos dirigimos a la primera depresión de nuestra Historia.
Pues bien, ya que nadie parece haberlo hecho, no porque no sepan, pues es muy sencillo, sino porque están instalados en la mentira unos, y en la más abyecta adulación otros -los grandes servicios de estudios en concreto- voy a analizar las estimaciones del BdE. Y para los escépticos, los progres, los sectarios y demás hermanos mártires, quiero señalar que esto no son juicios de valor y menos catastrofismo, esto son matemáticas, algo que cualquiera que sepa sumar y restar, y que tenga ganas, puede comprobar por sí mismo.
Para empezar hay que decir que las estimaciones del BdE no coinciden ni de lejos con lo que señalan todos los indicadores de coyuntura, y menos aún con la situación relativa de España respecto a los grandes países europeos. Definitivamente, estos señores piensan que los españoles somos imbéciles y que tenemos una oposición de la Sñrta. Pepis, algo en lo que, desgraciadamente, no andan nada desencaminados. Pero veamos los hechos. Hay varias formas de analizar la marcha de una economía. La más utilizada por los analistas de coyuntura es la estimación del PIB en base a la variación de las afiliaciones a la Seguridad Social y la productividad, un procedimiento que tiene un grado de aproximación del orden del +_10%, o, también, utilizando los datos de otra variable conocida y que esté fuertemente correlacionada.
Y los cálculos son los siguientes: la afiliación a la SS, corregida de estacionalidad (CVE ), ha caído un 2,6 % durante el primer trimestre de 2009, según los datos del Ministerio de Economía, mientras que la productividad aparente, está creciendo el 1,6% anual, o el 0,4% trimestral. Luego la estimación de la variación del PIB en el primer trimestre es -2,6 + 0,4= -2,2%, y elevando la cifra a tasa anual como hacen los anglosajones, que es la mejor forma de estimar cualquier parámetro económico -y en situaciones de fuerte volatilidad la única fiable- tendríamos que salvo milagro divino el PIB de 2009 caerá el -2,2 x 4= -8,8%, que, con el margen de error mencionado, significaría que el PIB puede caer entre un -7,9 y un -9,7%, tres veces más que la supuesta estimación del BdE, y digo supuesta porque en su Servicio de Estudios estos cálculos y otros similares los hacen con el dedo meñique, por lo que es obvio que la estimación es conscientemente falsa. Con el otro sistema, utilización de una variable fuertemente correlacionada, como el consumo de gasóleo automoción, la estimación sería del -9%, y aquí con menos margen de error, ya que en los últimos diez años la relación ha sido matemática.
El siguiente procedimiento serían los indicadores sectoriales. El PIB puede medirse de tres maneras distintas: a partir del gasto total, a partir de la producción total y a partir de las rentas recibidas. Si utilizamos el primer método, el PIB es igual a la suma del consumo privado, el consumo público, la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF), y el saldo de la balanza comercial. El consumo privado es el componente principal, representa el 58% del total, y le sigue la FBCF, que representa alrededor del 30%, el único indicador positivo es el consumo público, mientras que el saldo de la balanza comercial es negativo, aunque menos que en el pasado. El indicador más representativo del consumo privado son las ventas del comercio minorista, que han caído un 16% hasta febrero, y en marzo las ventas de los supermercados, que son las que conozco, han sido mucho peores que en los dos meses precedentes. En la FBCF, el indicador más importante son las ventas de vehículos industriales, que han caído en casi un 50%, mientras que el consumo aparente de cemento, ha caído también un 42%. Entonces ¿cómo se puede afirmar sin sonrojarse que el PIB trimestral ha caído en un 3% anual, equivalente al -0,75 % trimestral, si el 88% del PIB ha caído muchísimo más?, ¿o es que estos caballeros se han creído lo que dice ZP, que se producirá un milagro y en los próximos trimestres la economía mejorará sustancialmente?
Por el método de la producción total, el PIB es igual a la suma de los valores añadidos de la agricultura, la industria y los servicios, excepto financieros, más los impuestos a la importación. Y de nuevo, si la producción industrial está cayendo al 22%, los servicios a más del 10%, y juntos suponen más del 90% del total, pregunto, ¿cómo el PIB va a caer en un 0,75% trimestral? Simplemente es imposible.
Y por último, algo que no es una estimación sino una demostración por reducción al absurdo, ¿cómo pueden contarnos estos artistas, a quienes pagamos con nuestros impuestos, y por cierto extraordinariamente bien, que la economía española está cayendo menos que el resto de economías europeas, que es exactamente lo que han hecho? Hay que tener un par. Sólo una comparación: Alemania, cuya previsión de caída del PIB en 2009 es del orden del 3%, igual que en España, pero donde las ventas de comercio minorista han caído en un 3%, las ventas de vehículos industriales un 7%, y el paro ha crecido cero patatero frente a las casi 500.000 personas de nuestro país en el primer trimestre. ¡El 108% del paro en la eurozona, es decir, que excluyendo España, la eurozona ha creado, no destruido, 35.000 empleos! ¡Mírenos a la cara Sr. Gobernador, mírenos a la cara! Este increíble sectarismo, esta farsa, jamás hubiera ocurrido con D. Mariano Rubio.
Y termino con el paro. Llegaremos a un 19,4 % en 2010, según éstos ilustres caballeros. Vamos a ver D. Miguel Ángel, el paro registrado oficial ha llegado a 3,6 millones a marzo, pero usted sabe mejor que nadie que el Sr. Corbacho, siguiendo el método Chaves-Caldera, deja fuera del registro a casi 400.000 personas porque sí, y que la cifra de paro total, ha superado históricamente la cifra de paro registrado en unas 600.000 personas, con lo que el paro real no es de 3,6 millones, si no de 4,6, o el 19,8% a uno de abril, y con un ritmo de destrucción de empleo de casi 500.000 personas al trimestre. Por lo tanto, a fin de año, y de nuevo salvo milagro divino, el número total de parados se acercará a los seis millones o el 25,8%, pero no en 2010, sino a final de 2009. Y ahora, Sr. Gobernador explique usted al respetable de dónde narices saca que el paro en 2010 será del 19,4%.
Por cierto, a este ilustre prócer, que de alcalde de pueblo ha pasado a Ministro de Trabajo del Gobierno de España, alguien tendría que explicarle que para hacer comparaciones intertemporales tiene que corregir los datos en bruto manipulados que nos suministra, por los datos, también manipulados pero corregidos, de variación estacional, tal y como publica el Ministerio de Economía. ¿Y qué tenemos entonces Sr. alcalde? Pues que ha mentido usted como un bellaco, cuando al igual que Doña Maravillas y los sindicalistas vendidos de UGT, nos han contado que el paro estaba mejorando y se han quedado tan panchos. ¿Y cuál es la realidad según el Ministerio de Economía, no según algún catastrofista y antipatriota como un servidor? Pues que frente a los 123.000 parados de Corbacho y UGT, la cifra del Ministerio de Economía es de 158.000 (CVE), que compara con 147.000 en febrero, ergo el paro se esta acelerando y no ralentizando como dicen estos mentirosos compulsivos.
Y esto no es todo. El Plan E de Estafa, que nos costará 8.000 millones, invertidos en proyectos a cada cual más estrafalario y que no mejorará en absoluto nuestras infraestructuras ni nuestra productividad, había creado a mediados de mes, según Economía, 67.000 empleos temporales que terminarán en seis meses. Por lo que si añadimos esta cifra a la de Corbacho, llegaríamos a los 225.000 parados, una cantidad estratosférica.
Y esto es lo que hay Sr. Gobernador y Sres. del PP. La mentira sistemática, la negación de lo evidente, como norma de comportamiento y forma de gobierno, algo donde el Gobernador se ha convertido en actor muy principal, y el hecho de que el PP, incapaz de hacer sus propios cálculos -están muy ocupados en la noble tarea de apuñalarse los unos a los otros, como en la UCD- acepta los oficiales como si fueran la Biblia. Solo Rosa Díez, boicoteada por los medios y con solo tres minutos para hablar en el Parlamento, ha dado sus propias cifras, que se acercan mucho a la verdad. ¿No les da vergüenza, Sres. y Sras. de la calle Génova? En fin, esto es lo que hemos votado, y esto es lo que tenemos.


miércoles, 8 de abril de 2009

Nuevo gobierno: exiliémonos, José García Domínguez

Qué envidiable lugar, Suiza, un país donde nadie recuerda el nombre del primer ministro. Qué irrefrenable tentación, el exilio. Qué vigente, hoy, el manido Espriu: "¡Oh, qué cansado estoy / de mi cobarde, vieja, tan salvaje tierra / y cómo me gustaría alejarme / hacia el norte / en donde dicen que la gente es limpia / y noble, culta, rica, libre / despierta y feliz!".

La mayor caja de caudales del Reino de España en manos del ignaro Blanco. Nada nuevo bajo el sol: también Calígula nombró senador a su caballo. Creían ingenuos los historiadores que la estampa circense de Joan Pich i Pon, celebérrimo alcalde barcelonés durante el ocaso de la Restauración, jamás habría de ser superada. "La batalla de Waterpolo", "el conflicto nipojaponés", la vida serena tomada "en pequeñas diócesis", fueron expresiones que lo harían justamente célebre en su tiempo.

"Llegará un día en que los entierros se harán sin cura y sin difunto...", auguró en memorable alocución Pich i Pon, a la sazón anticlerical de la rama utópica. Sin embargo, más pronto que tarde, Blanco habrá de eclipsar tanta fúnebre gloria. Nadie lo dude. ¿A qué extrañarse, por lo demás, de que don Ángel Gabilondo de Santillana y Prisa, Conde de los Okupas, el mismo genio precoz que terminó la carrerita de Filosofía y Letras a la muy respetable edad de 31 años, esté llamado a poner coto al fracaso escolar hispano? ¿O acaso Fernando VII no nombró ministro a un tal Perico Chamorro, aguador de la Fuente del Berro y diligente perito en suministrar mozas expertas en trabajos de cama al Borbón?

En cuanto a la vicepresidenta-trampa, esa señora de Orense con aire de quebradiza secretaria de dirección, sépase que está llamada a recuperar otro clásico de la Restauración: el director pantalla, aquel sufrido figurante expuesto a cargar con duelos, querellas y hasta el presidio mientras el auténtico rector de la empresa permanecía impune en la sombra (tal que así llegaría, jovencísimo y famélico, Alejandro Lerroux a "dirigir" El País). Qué inconfesables trapacerías legislativas no tendrá previstas ya Miguel Sebastián, real, único y verdadero ministro de Economía tras los biombos, para haber rescatado ardid tan añejo.

Lo otro, lo de Chaves, al menos, habrá servido para resolver uno de los grandes enigmas de la Humanidad, a saber, qué demonios era eso de la deuda histórica. Y es que los españoles, todos, le debíamos a Manolo una sinecura, el justo pago por haber consolidado a Andalucía durante veinte años en la cola de todos los indicadores de desarrollo. En fin, con González Sinde en Cultura, la nevada simbiosis entre el PSOE y la farándula se revela aún mucho más firme que el famoso "complejo militar-industrial" que denunció Eisenhower. Al contrario, por cierto, que los rotos sueños internacionales de la desdichada Trini, que habrán de quedar en sórdidos, lúgubres, administrativos abortos domésticos.

Lo dicho: quién fuera suizo.

En Libertad Digital

domingo, 5 de abril de 2009

Infiernos fiscales, Pablo Molina en LD

Entre las medidas adoptadas en la cumbre de Londres para luchar contra la crisis, unas ineficaces y otras directamente contraproducentes, llama la atención la aprobación popular que ha suscitado la decisión de acabar con los paraísos fiscales. El Príncipe Rainiero solía replicar cuando le preguntaban al respecto que no existen paraísos, sino infiernos fiscales, definición que me parece muy ajustada a la realidad dada la voracidad estatal de los países socialdemócratas.
Salvo que el dinero provenga de la comisión de un delito, no hay ninguna razón para perseguir a los que quieran poner su patrimonio a salvo del Fisco de su país de origen. Pero es que la cumbre del G-20 no quiere acabar con los paraísos para evitar el lavado de dinero del tráfico de drogas o de armas, sino para que los políticos puedan controlar exhaustivamente todos los flujos financieros que se generan en sus territorios. Denunciar a los países que respetan la privacidad de los depositantes extranjeros por la posibilidad de que sean delincuentes, es tanto como prohibir las comunicaciones telefónicas privadas para acabar con las estafas de algunas líneas de pago: un despropósito y un ataque injustificable a la libertad individual, que sin embargo la masa adocenada aplaude, espoleada por la envidia igualitaria que la socialdemocracia estimula con todos los medios a su alcance.
Personalmente lamento no disponer de una paletada de millones con los que crear una sociedad opaca en cualquier paraíso fiscal de los que salpican el mapamundi. Algunas de estas reservas libertarias tienen unos nombres tan sugestivos (Vírgenes Británicas, Monserrat, Aruba, Dominica, Seychelles, Maldivas o Marianas del Norte) que intentar acabar con ellos resulta hasta un acto de mal gusto.
Los líderes mundiales quieren que todo el planeta sea un infierno fiscal, como lo definió Rainiero, motivo suficiente para que la gente decente sospeche de sus verdaderas motivaciones. No les basta con acelerar la máquina de producir dinero y multiplicar exponencialmente el gasto público –la mejor receta para que las crisis se reproduzcan cíclicamente– sino que quieren acabar con los únicos reductos de privacidad que todavía escapan a sus manejos. Son el rostro siniestro de la nueva Inquisición, aunque se oculten tras la tersura de ébano y el encanto cosmopolita de la espléndida Michelle.
Pablo Molina es miembro del  Instituto Juan de Mariana.
Enlace a Libertad Digital

viernes, 3 de abril de 2009

Hace sólo 70 años... Pío Moa en LD

Pío Moa, Hace sólo 7o años... en LD




Hace 70 años por estas fechas terminaban no una, sino dos guerras civiles: la general entre los nacionales y el Frente Popular y, dentro de éste, la de negrinistas y comunistas contra anarquistas, republicanos y la parte más democrática del PSOE. Esta última había conducido al final de la primera.

Los últimos días, una multitud de rojos (así se solían llamar ellos mismos entonces), entre ellos muchos comprometidos en el terror contra las derechas, se había amontonado en el puerto de Alicante tratando desesperadamente de escapar de lo que preveían un ajuste de cuentas por parte de sus enemigos. Sus jefes habían tenido tiempo para preparar la evacuación, pero sólo se preocuparon de huir ellos, llevándose inmensos tesoros robados –literalmente robados– a la sociedad y al patrimonio histórico y artístico español. La escuadra, que habría podido evacuar a buena parte de los desesperados, se había escapado por su cuenta al puerto francés de Bizerta, en Túnez. Ya he dicho que estas desastrosas jornadas han sido estudiadas por Ricardo de la Cierva mejor que por nadie, y sus datos nunca han sido desmentidos.

Una superchería corriente es la pretensión de que los nacionales se rebelaron contra un Gobierno legítimo y una República democrática. Fue muy diferente. El Gobierno legítimo fue precisamente el que arruinó lo que tenía de democrática la República. Y su legitimidad no deriva de unas elecciones normales y democráticas, como habitualmente se afirma, pues, aparte de las violencias que las acompañaron, nunca se publicaron las votaciones reales de los partidos. Resulta muy adecuado que el actual Gobierno se identifique con aquel Frente Popular: está arruinando, con una filosofía parecida, la democracia salida de la reforma del franquismo en la transición.

El liberal Gregorio Marañón había explicado: "Mi respeto y mi amor por la verdad me obligan a reconocer que la República española ha sido un fracaso trágico". Besteiro, uno de los sublevados contra Negrín y los comunistas, diría: "Estamos derrotados por habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política más grande que han conocido quizá los siglos. La reacción a este error de la república la representan genuinamente, sean cuales sean sus defectos, los nacionalistas que se han batido en la gran cruzada antikomintern". Marañón hablaría en el mismo sentido: "Tendremos que estar maldiciendo varios años la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado. ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado (a los nacionales)?". He repetido muchas veces estas citas y otras parecidas porque son necesarias para iluminar la realidad histórica frente a tanta desvirtuación como ha circulado masivamente en estos años. Uno siempre puede optar entre Besteiro-Marañón y entre Negrín-la Pasionaria. En estos años ha prevalecido en el mundillo intelectual y político la preferencia por los últimos, más reveladora que un extenso discurso.