Blogoteca: junio 2008

domingo, 29 de junio de 2008

España paralizada por el fútbol, LM Anson, El Imparcial

Hay un temblor general en el ciudadano español. Zapatero, el gafe, se ha ido a Viena a ver la final. Existen tantos precedentes políticos y deportivos de su capacidad para gafar que Luis Aragonés ha solicitado de la Familia Real su presencia a ver si se contrarresta el gafe zapateresco. Ya veremos.

El caso es que España se paralizará hoy por ese milagro vertebrador que es el fútbol. Los partidos nacionalistas vasco, catalán y gallego braman sordamente. El entusiasmo por España en aquellas regiones se cuenta en las audiencias de televisión. Con cifras contrastables y rotundas. Vascos, catalanes y gallegos están incluso más enardecidos que murcianos y alicantinos. Todos con España, todos con la patria común.

El fútbol es sólo un deporte y no se pueden extraer conclusiones espúreas. Pero está claro que treinta años de sectarismo político no han conseguido extirpar del pueblo vasco o del catalán el sentimiento de España. Se vio con claridad en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Y después en numerosas manifestaciones deportivas.

Más vale así. Más vale que acontecimientos como la Eurocopa, las victorias de Nadal en Roland Garros o los próximos Juegos Olímpicos contribuyan a vertebrar esta España que unos políticos voraces y trasnochados quieren fragilizar y quebrar para mandar ellos un poco más y vivir mejor a costa de multiplicar los impuestos sobre un pueblo cada vez más harto de la sinvergonzonería a la que están sometidos. Suerte para la selección española, hoy en Viena. Que Zapatero no gafe la victoria.

Luis María Anson
de la Real Academia Española


LUIS MARÍA ANSON es presidente de EL IMPARCIAL

Todos los artículos de este autor


-

sábado, 14 de junio de 2008

Esto se hunde

EL COSTE DE LA POLÍTICA ENERGÉTICA MARXISTA-ECOLOGISTA DE ZAPATERO

·

Artículo publicado en elconfidencial.com, el miércoles 11 de junio de 2008

Uno de los mayores fraudes y mentiras de éste gobierno de incompetentes, aparte del auténtico océano de injusticia en el reparto de la renta y la riqueza creadas (1), está siendo su clamorosa incapacidad en el tratamiento de una crisis que nos va a conducir a la mayor recesión económica de nuestra historia moderna, y dentro de ella la mayor estafa la constituye su afirmación de que ellos no tienen culpa de nada, la culpa es del petróleo, de los alimentos y de los tipos de interés, cosas que, como todo el mundo sabe, “están fuera de su alcance”.

El problema adquiere hoy caracteres dramáticos ante las huelgas masivas de transportistas y pescadores, por cuya razón parece obligado el dar a conocer algunos hechos casi desconocidos por la mayoría, pero que ayudan a centrar el problema y a demostrar quién tiene culpa de qué. Por supuesto el gobierno no es responsable de que el crudo esté a más de 130 dólares, pero sí es responsable, después de cuatro años de gobierno de que los hidrocarburos – petróleo y gas natural – representen el 82% de nuestro consumo energético total, más del doble de la media de la UE-27, donde los hidrocarburos representan el 40% de la energía total.

Así, la política marxista–ecologista de Zapatero, que además ha reiterado, pues es un sectario inasequible al error, y mucho más después de haber ganado unas elecciones, que le han llevado a la firme convicción, perfectamente fundada por otra parte, de que los españoles somos imbéciles, y que los disparates y el aplastamiento de la clase trabajadora no tienen coste electoral alguno, ha supuesto que toda la potencia eléctrica instalada durante su legislatura haya sido de ciclos combinados de gas (90%) y de energías renovables fuertemente subvencionadas (10%), cuyo coste de generación multiplica por ocho el de las centrales nucleares en funcionamiento (11 euros Mwh frente a 80/90 el gas y el eólico) y por tres las de nueva construcción y el carbón.

Pero sobre todo, y en relación con el problema que tenemos encima, hay otro hecho más importante aún, y completamente desconocido por la opinión pública, el brutal incremento del precio del gasóleo ha sido parcialmente debido a esta política marxista-ecologista. Me explico, el consumo de gasóleos de automoción, agrícola y pesca en España es hoy de 31,8 millones de toneladas año, y ocurre, que como consecuencia de esta política que ha impedido construir nuevas refinerías y modernizar las existentes, tenemos un sistema de refino de petróleo totalmente insuficiente para nuestras necesidades, y además el más obsoleto de toda la UE-15, lo que nos lleva a un déficit tan gigantesco de gasóleos, que tenemos que importar anualmente mas de 15 millones de toneladas, casi el 50% del total.

Y esto tiene unas consecuencias económicas devastadoras para los consumidores, porque al alza de precios del petróleo, se le suma el coste de la política marxista-ecologista de Zapatero. ¿Y cuál es ese coste adicional? Pues tanto como 3.000 millones de euros/ año, debido a que el gasóleo importado cuesta un 30% más que el obtenido del crudo en una refinería (1350 $/t frente a 1.050), es decir, 4.500 millones de dólares más. ¿Y dónde están hoy los progres subvencionados y las asociaciones marxista-ecologistas, que tan tenazmente se oponen a la modernización de España? ¿Por qué no salen a distribuir gasolina y transportar la fruta que se está pudriendo? ¿Quién pagará éste estropicio? Pues los sufridos contribuyentes, que para eso Zapatero ha dejado a Solbes fuera del “comité de crisis”, para meter la mano en el cajón sin que nadie proteste, ¡si será por dinero!, se vuelve a subir la presión fiscal y en paz. Por cierto, los 3.000 millones de euros permitirían bajar 15 céntimos/ litro los gasóleos a los transportistas, agricultores y pescadores sin modificar los impuestos.

Como consecuencia de esta política marxista-ecologista, el coste de generación de la electricidad en España es el que más ha subido de toda Europa en los últimos cuatro años, un coste que recae íntegro sobre los consumidores, algo sobre lo que existe una gran confusión pero que es muy sencillo. La empresas eléctricas tienen derecho por Ley, y es lógico, a repercutir la totalidad de sus costes, lo cual hacen sin problemas en el mercado ‘liberalizado’, que es entre el 35 y el 40% del total, pero que pasará al 60 / 65 a partir de julio por la desaparición de las tarifas en la alta tensión a la industria, que van realmente apañados. Y en el mercado a tarifa, el resto, pueden ocurrir dos cosas, que se pueda subir políticamente la tarifa o que no se pueda, si no se puede, que como es el caso, se sube lo que se puede y el resto se periodifica en 15 o 20 años, es decir, que los hijos pagarán mañana lo que consumen los padres hoy. Este fue un invento de Rato, corregido y ampliado por Montilla y siguientes, y que ha generado un “déficit” de tarifa de 14.000 millones de euros, más del doble de la facturación anual del sector, y que pagarán nuestro hijos, ¡más de la mitad de la facturación!

En términos macro, la enorme dependencia del petróleo y gas, derivada de esta política marxista-ecologista, supone que España tiene que destinar hoy el 6,2% del PIB a aprovisionarse, frente a solo al 2,3% hace tres años, y para comprar básicamente lo mismo. No hay que ser economista para entender el tremendo significado de esta cifra sobre el crecimiento y el empleo.

El hecho de que la inflación española esté fuera de control, es el elemento simple más importante en el alza de la inflación de los países centrales de la eurozona, y en consecuencia de la subida del euribor. Y respecto a los alimentos, sólo recordar que la absoluta incompetencia y desidia de este gobierno de incapaces, permite que los precios en origen de los alimentos se multipliquen entre cinco y diez veces cuando llegan al consumidor, aparte de que Solbes fue el responsable durante su etapa en Bruselas de la destrucción de cientos de miles de hectáreas de cultivos y de cabañas enteras de ganado, con una visión profética de futuro. Eso sí: no tienen culpa de nada, la culpa es de Bush, de la guerra de Iraq y de la foto de las Azores.

(1) Según un estudio sobre distribución de rentas de D Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, durante la legislatura Zapatero el 60% de las familias perdió renta real, y en índice de Gini, que mide esa distribución es el peor desde que comenzó la publicación de la serie.





-

miércoles, 11 de junio de 2008

Han matado a mi hija y yo no sé que hacer

¿Hacer? Epícteto, Marco Aurelio. Un abrazo.

Y que los culpables no sigan haciendo el gallito. En todo caso, Dios es divino y es muy libre de perdonar, pero los humanos no somos dioses del todo. Incluso se podría perdonar, que eso no lo sé, si te pidieran perdón. Pero ¿te lo han pedido, y han pasado 4 años?


"Han matado a mi hija y no sé qué hacer"

Mi nombre es Angeles Pedraza. Cuando el 11 de marzo de 2004 llegué a casa al final del que sin duda ha sido el peor día de mi vida, sólo pude sentarme y escribir en el ordenador: «Han matado a mi hija y no sé qué hacer».

Recibí repuestas de muchas partes del mundo. Más de cuatro años después, vuelvo a sentir la misma necesidad de aquel día. En esta ocasión, en vez de en el ordenador escribo en las páginas de un periódico y, en vez de lanzar mi petición de auxilio al ciberespacio, os la lanzo a vosotros, a la sociedad española, a todos los que me estáis leyendo: han matado a mi hija y no sé qué hacer.

Cuatro años después y sigo sin saber quién decidió que la vida de mi hija Miryam terminara aquella mañana maldita junto con la de otras 190 personas.

Alguien me dejó para siempre con la duda de si supe decirle a mi hija lo que la quería, lo que la necesitaba, de si supe demostrarle lo mucho que significaba para mí. Nuestra historia en común debería haberla interrumpido mi muerte, no la suya. Pero alguien decidió que no fuera así. Y la perdí en el mejor momento, con una sencilla despedida, como la de cualquier otro día, como si todavía nos quedaran muchos ratos juntas por delante. Sin saber que la próxima vez que la besara estaría fría como el mármol. De haberlo sabido la habría abrazado tan fuerte... de haberlo sabido le habría dicho tantas cosas, todas ésas que por darse por sabidas nunca se pronuncian... Pero alguien quiso que el silencio reinara en mi vida desde aquella mañana.

Yo tenía puesta mi fe en el sistema judicial. Pensaba que, para honrar la memoria de todas las personas inocentes asesinadas y heridas el 11 de marzo de 2004, todos los engranajes del Estado se pondrían en marcha. Que los culpables de idear y ejecutar aquella monstruosidad quedarían al menos apartados del resto de la sociedad, que responderían por lo que hicieron.

Pero no ha sido así.

La sentencia del juicio celebrado hasta la fecha desecha la autoría intelectual propuesta por la Fiscalía. Es decir, que no sabemos quién fue.

Quién arrebató tantas vidas y sembró tanto dolor en aquellas estaciones de tren. Porque para mí, es tanto o más culpable el que idea los asesinatos que el que los ejecuta.

Tras esa sentencia yo esperaba un clamor popular. Soy española, andaluza para más señas, y sé que el pueblo español es por encima de todo solidario.

Sé que el pueblo español es, «en el buen sentido de la palabra, bueno».

Esperaba un grito preguntando «¿Quién ha sido?» por cada calle, por cada plaza. Y sólo he encontrado el silencio. El silencio y mi desesperación.

¿Es posible que la sociedad española, que todos vosotros, los que estáis leyendo estas líneas, os resignéis a no conocer al culpable?

¿Es posible que quien ideara la muerte de Miryam pueda en el futuro sentar en sus rodillas a unos nietos que yo, porque él lo quiso así, ya no tendré?

Lo he pensado mucho y, finalmente, me he decidido a escribiros. Porque he llegado a la conclusión de que en realidad ha sido el veneno de la política el que nos ha paralizado, el que ha paralizado a España entera. Nos han hecho creer que el posicionamiento con respecto al 11-M es, a la vez, un posicionamiento de valores. Pero os han engañado.

El valor es el de la vida, el del amor que muchas personas sentían por aquellos que quedaron destrozados en un segundo. Y en defensa de esos valores, hay gente de todas las tendencias políticas. Y viceversa: hay también quienes anteponen el poder a cualquier otra cosa en todas las tendencias políticas.

Cualquiera de vosotros, ciudadanos, sea cual sea vuestra tendencia política, vuestro color, sois inocentes de los atentados del 11 de Marzo. Y quien lo ideó, sea cual sea su tendencia política o su color, es culpable. Eso es lo que importa.

He sentido decepción y, por qué no decirlo, en ocasiones hasta asco por ciertos miembros de todos los aparatos del Estado que han manipulado y mentido sin decoro. Y también he sentido decepción y asco por muchos políticos, de todos los partidos sin excepción, que han intentado utilizarnos a las víctimas para sus propios fines.

Pero también he conocido a quienes han antepuesto la verdad y la Justicia a sus propios intereses particulares. Y gracias a que también he visto esa cara noble del ser humano, tengo que deciros que todavía creo en vosotros.

Creo en la sociedad española, creo que me ayudaréis, que nos ayudareis a todas las víctimas a recuperar aunque sólo sea una pequeña parte de la paz que nos arrebataron unos asesinos y sus inspiradores.

Sé que el camino de la verdad será largo. Y necesito que me acompañéis.

Necesito que, todos juntos, dejemos de lado la política y sus intereses y nos guiemos tan sólo por la búsqueda de la Justicia. No penséis que conozco el camino; ya os he dicho al principio que no sé qué hacer. Pero sí que sé que no podré morir tranquila sin saber toda la verdad sobre el 11-M y que, paso a paso, no cejaré en mi empeño.

Se lo debo a Miryam. Se lo debo a todas las víctimas. Creo que se lo debemos todos.

De momento, me encuentro a la expectativa de sucesos que tendrán lugar en fechas próximas: el fallo del Tribunal Supremo sobre los recursos presentados a la sentencia de la Audiencia Nacional, el juicio conocido como del ácido bórico y alguna otra cuestión pendiente.

No es un respiro; en mi vida ya no los hay. Pero quiero dejar una puerta abierta a la independencia judicial, porque el día en que definitivamente deje de creer en ella, no sé a qué podré aferrarme.

Después, seguiré adelante con el que se ha convertido en el principal objetivo de mi vida: saber quién decidió que aquella gris mañana de marzo Miryam y otras 190 personas dejaran su vida en los vagones de unos trenes de cercanías.

Me despido de todos vosotros de la misma forma en que empecé, con una petición: por favor, ayudadme. Han matado a mi hija y no sé qué hacer.

ANGELES PEDRAZA

Angeles Pedraza es vicepresidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).


LO recojo vía Blog J.O Noville

martes, 10 de junio de 2008

La España autonómica se ‘come’ al Estado: Solbes ya sólo controla el 22% del gasto público, Carlos Sánchez, El Confidencial


El humor de Bernal y de J.R. Mora no pueden hacernos olvidar algo que ya advirtió Roberto Centeno en este mismo blog: El Estado central que quedado sin competencias ni dinero para llevarlas a cabo. Las ha cedido a las autonomías, las cuales siguen igual de cabreadas y de codiciosas. Al final se ha roto el saco.



La aprobación de medidas contra el deterioro de la actividad económica no será fácil. Al menos para la Administración Central del Estado. Los datos que acaba de publicar la Intervención General -dependiente del Ministerio de Economía- reflejan que tan sólo el 22% del gasto público depende ya de Madrid. Por el contrario, el peso de las comunidades autónomas respecto del conjunto del gasto público no deja de crecer.

Con datos referidos a 2007, los parlamentos regionales controlan ya el 35,9% de los recursos públicos, lo que pone de manifiesto hasta que punto las autonomías son hoy quienes disponen de mayores instrumentos para articular políticas de gasto con las que enfrentarse al deterioro de la actividad económica. Los datos de la Intervención General reflejan, igualmente, que el 13,4% del gasto está en manos de las corporaciones locales (ayuntamientos y diputaciones), mientras que la Seguridad Social (cuyo presupuesto es finalista y por lo tanto no puede ser instrumentado por el Estado para otros fines) controla el 28,7% restante.

Lo más relevante, como pone de manifiesto la propia Intervención, es el aumento del peso autonómico en el conjunto del gasto público, lo cual no es fácil de explicar teniendo en cuenta que desde 2002 apenas se han aprobado nuevas competencias al haber culminado, prácticamente, el proceso de transferencias. Pues bien, pese a ello, la porción de gasto público que manejan las comunidades autónomas es hoy superior en 3,6 puntos del PIB al porcentaje que controlaban hace unos años (del 32,3% al 35,9%). O lo que es lo mismo, 36.000 millones de euros que disponía la administración central han pasado a manos de los gobiernos regionales, que son hoy quienes ‘cortan el bacalao’ en políticas de gasto. El peso del subsector ‘Estado’ sería todavía menos -hasta el 18,1%- si se excluyen los presupuestos de los organismos autónomos, lo que da idea de papel cada vez menos relevante del Gobierno central en materia de gasto público.

Según los datos de la Intervención General del Estado, los poderes públicos gastaron el año pasado 406.913 millones de euros, lo que representa el 38,8% del Producto Interior Bruto, con un crecimiento de dos décimas respecto del año anterior. Ingresaron, por el contrario, 430.052 millones de euros, lo que explica un superávit fiscal equivalente a 2,2 puntos del PIB, de los que algo más de la mitad corresponden a la Seguridad Social.

El adelgazamiento del peso de la Administración central del Estado en el conjunto del sector público no es sólo en términos cuantitativos, también cualitativos, lo que reduce el margen de maniobra del vicepresidente económico, Pedro Solbes, para articular políticas con las que hacer frente al ajuste económico. Por ejemplo, en materia de liberalización de horarios comerciales.

Como dice un estudio del Círculo de Empresarios sobre la unidad de mercado, “es difícil encontrar dos comunidades autónomas que hayan optado por definir de la misma manera qué se entiende por establecimiento comercial sujeto a la licencia comercial específica”. Algunas regiones, continúa el informe, consideran como grandes establecimientos aquellos con una superficie de venta superior a los 2.500 metros cuadrados -tal es el caso de Andalucía, Asturias o Cantabria-, pero otras engloban bajo esta categoría a establecimientos de menor tamaño -Aragón, Canarias, Cataluña o Madrid-. De la misma manera, cada comunidad aplica diferentes criterios en la concesión de las licencias, aunque en la mayor parte de los casos la decisión final está sujeta a la discrecionalidad de las autoridades. Finalmente algunas comunidades han establecido moratorias a la apertura de grandes establecimientos comerciales, como es el caso de Cataluña, Andalucía o Aragón.


Enlace al Confidencial.com


viernes, 6 de junio de 2008

Zapatero o el despilfarro, Luis M. Anson, El Imparcial

Solbes, el moderado, el prudente, se calla pero está aterrado. Zapatero gasta sin tino. En Italia, ha prometido el oro y el moro para ayudar al tercer mundo. En España, sus dádivas electorales hacen tambalear las cuentas del Estado. Hubieran sido difícilmente soportables cuando las vacas gordas pastaban en las praderas de Hacienda. Pero en esta época de vacas flacas, la gravedad de la ligereza despilfarradora de Zapatero asusta a todos.

El PP, acertadamente, ha llevado al Congreso una propuesta para limitar los altos cargos. Zapatero ha dicho que no, que quiere seguir enchufando a los amiguetes que le vengan en gana. Dicen que al número de asesores que paga Moncloa pasa del medio millar. ¿Cuándo recibirá el líder socialista a todos esos hombres y mujeres que, pagados pingüemente con el dinero de todos, deben asesorarle? ¿De dónde sacará el tiempo?

Los altos cargos de Zapatero cuestan 21,9 millones de euros frente a los 16,8 del último Gobierno de Aznar, es decir, cinco millones de euros más, casi mil millones de pesetas. Dos ministros más, seis secretarios de Estado, tres subsecretarios, nada menos que 43 directores generales, todos ellos y ellas acompañados de incontables coches, chóferes, escoltas, secretarias, personal auxiliar, viajes gratis total, banquetes, recepciones, gastos ingentes de oficina, todo ello pagado con el dinero que aportan los ciudadanos a través de unos impuestos confiscatorios.

¿Qué más le da a Zapatero todo ese gasto? Ha ordenado a los diputados de su partido que rechacen cualquier proposición que plantee la limitación de altos cargos y la reducción del gasto público.

Luis María Anson
de la Real Academia Española


LUIS MARÍA ANSON es presidente de EL IMPARCIAL

Todos los artículos de este autor



-

jueves, 5 de junio de 2008

Existe un futuro radiante sin adsense

Me han preguntado a menudo por estas direcciones.



Sin Adsense, mucho mejor: 101 direcciones para que las uses





-

Zapatero y Marruecos

No se puede apoyar al Frente Polisario y llevarse bien con Marruecos. No se puede publicar, financiar, acoger a un grupo que Rabat considera terrorista y mantener con Mohamed VI relaciones normales. España tiene un deber histórico con los habitantes de su antigua colonia: el llamado Sahara español. Pero Marruecos gasta una parte sustancial de su presupuesto militar en defenderse de las acometidas del Frente Polisario y no está dispuesto al entendimiento pleno con España si no se despeja la privilegiada relación que el Frente Polisario mantiene con el Gobierno zapateresco.

Ceuta y Melilla son, en este momento, cuestiones menores. No lo serán en el futuro. Pero en la actualidad, el Rey de Marruecos lo que quiere es quitarse de encima la pesadilla del Frente Polisario. Zapatero, tan propicio a las mercedes, puede conceder al monarca marroquí lo que éste añora, pero los diplomáticos ya han advertido que, en cuanto se despeje la sombra del Polisario, Mohamed VI la emprenderá con Ceuta y Melilla.

Estamos ante una pescadilla que se muerde la cola. La concesión española sobre el Polisario acelerará la presión sobre Ceuta y Melilla. Mohamed VI lo quiere todo. Por eso ha tratado a Zapatero como si fuera un pardillo y le ha dado largas. Le recibirá tras imponerle la vejación de su desdén. Su propósito es que el Gobierno español ceda, que retire su apoyo al Polisario. Después, el monarca negociará la cosoberanía de Ceuta y Melilla, fórmula que encandila a Zapatero, para, en poco tiempo, engañar a lo moro al cándido discípulo de Philip Pettit y quedarse la plena soberanía de las dos ciudades, españolas, por cierto, siglos antes de que Marruecos fuera una nación independiente.

Luis María Anson
de la Real Academia Española

Enlace con El Imparcial



-

martes, 3 de junio de 2008

Federico Jiménez Losantos las pone a mil y pico

Hoy, en El Economista:

DONCELLAS ESCANDALIZADAS

En plan de doncellas escandalizadas, los enemigos de Jiménez Losantos claman: "¡Este hombre insulta!". Les disgustan los insultos, se diría. ¿Pero quién si no Alfonso Guerra inauguró la "cultura" de la injuria, la insolencia y la provocación, que alcanzó tan altas cotas con Juan Luis Cebrián o Rubianes? ¿Cuándo protestaron esas doncellas por tales ultrajes? Al contrario, los celebraban mucho y se divertían con ellos. Lo que les saca de quicio es verse tratadas sin el respeto que, no se entiende bien la razón, creen merecer. Pero Federico tiene un historial. Luchó contra la dictadura, al revés que todos esos antifranquistas retrospectivos. Denunció el ataque a las libertades y a España por los nacionalistas catalanes, y afrontó por ello los intentos de silenciamiento, la soledad política y finalmente un secuestro y un disparo en una pierna. Ni aun así lograron acallar su voz libre: a los pocos años convertía, junto con otros, a Antena3 radio en la emisora más oída del país, por lo que el club de las doncellas urdió la operación ilegal de comprarla y cerrarla. Volvieron a fracasar, pues Federico no es un mindundi ni un corrupto, y desempeñó un papel clave en la denuncia de la gente de los "cien años de honradez", que impidió a las doncellas convertir a España en un México tipo PRI. Y ahora prosigue en la COPE su batalla contra esas doncellas corrompidas que trafican la integridad de España con los terroristas. Y prosigue, claro, la pugna de las doncellas por silenciarle mediante intrigas, querellas, injurias y provocaciones.

Por todo ello Federico es probablemente el mayor referente moral e intelectual de nuestra democracia. Su historial honra y da esperanza a lo más libre de una sociedad por desgracia muy "adoncellada". Por eso justamente le odian y emplean los medios más inicuos, reveladores en su vileza, para amordazarle. Y amordazar de paso la libertad de todos.

Enlace al blog de Pio Moa

Al blog Mariano Digital

Dentro del PP la quieren hacer pasar por enferma mental

La razón de San Gil y los principios de Rajoy
Actualidad | Es asombroso ver como proliferan los comentarios de tertulianos y articulistas que piden explicaciones a Maria San Gil sobre su postura, haciéndose eco de la especie que han extendido los seguidores de Rajoy: si al fin y a la postre la ponencia de marras, recoge “al cien por cien” sus posiciones, ¿de qué se queja?, ningún principio ha cambiado en el PP.







-

Zapatero al desnudo, Juan Carlos Girauta, Libertad Digital


¡Vaya cincuentenario está teniendo el Círculo de Economía! De tropiezo en tropiezo. Aunque a punto estuvieron de romperse la crisma el Rey, Pujol y Maragall, el principal desliz fue el de Zapatero ante un micrófono indiscreto. No es que lo revelado nos sorprenda; lo increíble sería que en petit comité siguiera atado el presidente a su paisaje económico naif, entre la trola y el triunfalismo bananero.

Otro micrófono chivato nos había revelado antes de las elecciones la intención presidencial de crispar deliberadamente el ambiente, y aunque da un poquito de vergüenza ver al jefe del Ejecutivo reforzar las convicciones incendiarias de un periodista que luego se la coge con papel de fumar y afecta gran escándalo por las supuestas crispaciones ajenas, de nuevo lo sorprendente habría sido oírle algo así: "Yo nunca crisparé, Iñaki, ¿cómo se te ocurre?"

Estepaís está cómodamente instalado en la hipocresía. La coincidencia de discursos opuestos en la misma persona pública y su uso alternativo dependiendo del tamaño de la audiencia resultan lo más natural del mundo. La confidencialidad facilita –y esto sí es natural– el uso de palabras gruesas, sin embargo, cuando trasciende un insulto privado se levanta mucho más revuelo que cuando el presidente muestra que es un falsario ante el periodista o el empresario amigo. Piénsese en el “gilipollas” que Bono dedicó a Blair, comprensible e instructivo, pues permite constatar el concepto que de aquel laborismo tenía el PSOE. Y compárese con la indiferencia general cuando Zapatero exhibe ante Gabilondo un rostro objetivamente repugnante.

La brutal disonancia de los diagnósticos económicos presidenciales, dependiendo del interlocutor, certifica, por mucho que no sorprenda a nadie, la disposición de Zapatero al uso de la mentira. Pero Zapatero es sólo un pobre tipo que entró por accidente en los libros de historia. Él no nos importa, sino la sociedad española, que está pidiendo a gritos una regeneración, que da por hecho que entre lo público y lo privado se levanta un muro, y que el tránsito de uno a otro mundo comporta un salto tan notable que no sólo altera las reglas de etiqueta sino las más elementales nociones éticas.

El problema es la falta de escándalo cada vez que a Zapatero se le ven los palos del sombrajo. Lo es en mucha mayor medida que el propio Zapatero, al fin una expresión de lo que hay, una sombra de esta triste España donde la verdad cotiza tan bajo que uno escribe artículos como este sin esperanza. Por alguna razón nuestros medios siguen resistiéndose a admitir que los problemas de Clinton por el asunto Lewinsky tuvieran algo que ver con mentir al pueblo. Creen que lo lincharon por un solo privado de clarinete.

Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Enlace a Libertad Digital



a Mariano Digital



.