Blogoteca: Agit-prop, Luís María Anson, El Imparcial

miércoles, 20 de febrero de 2008

Agit-prop, Luís María Anson, El Imparcial


Juan Manuel de Prada es un novelista de imaginación fértil, escritura pedernal, capacidad inagotable para la fabulación. Conoce a fondo la picaresca literaria del siglo XX y le atrae el memorialismo y la intrahistoria de los escritores. Le sigo desde que empezó. Nunca me defraudó su calidad literaria, que se abre paso a pesar de haberse salido del circuito para mantenerse en unas posiciones ideológicas que navegan contra las tendencias dominantes.

Prada ha escrito un artículo impecable sobre la tensión zapateresca. Si existe una cierta derecha cercana al fascismo que enarbola postulados patrióticos para enardecer a la tibia opinión pública del mundo hedonista que nos ha tocado vivir, también existe una izquierda ultra que se dedica a manejar el agit-prop, al mejor estilo de los viejos sistemas soviéticos.

La crispación que ha presidido la vida española durante los últimos cuatro años es para Prada una operación cuidadosamente sopesada por el agit-prop que rodea a Zapatero y que zarandeó a la opinión española los días 11, 12 y 13 de marzo del año 2004, con extraordinario éxito. Por eso asegura Zapatero que le favorece la tensión. Por eso le dijo en voz baja a un conocido presentador que se disponía a dramatizar la campaña electoral. El agit-prop de aliento marxista no ha empezado ahora. Ha presidido la entera legislatura, manejado por la izquierda ultra. Prada, en fin, se cachondea con ironía feroz de cómo se riegan las flores del jardín progre: la falsificación histórica, la educación dirigida, el feminismo a ultranza, el laicismo a machamartillo, el anticlericalismo comecuras, la descalificación del rival endosado de fascismo, el talento y la comprensión para los totalitarismos marxistas incluidos los terroristas. Que el agit-prop funciona no cabe duda. El próximo día 9 comprobaremos si el pueblo español tiene las tragaderas tan profundas como se piensa en la madriguera monclovita de Zapatero.

No hay comentarios: