Blogoteca: Pero ¿quién coño ordenó la matanza?, de Luis María Anson en El Mundo

viernes, 2 de noviembre de 2007

Pero ¿quién coño ordenó la matanza?, de Luis María Anson en El Mundo





CANELA FINA

Me llamó Jesús María Zuloaga, el gran experto en información sobre Eta. Tenía yo entonces la máxima responsabilidad de 'La Razón', el periódico que fundé, contra viento y galernas, en 1998. El 11 de marzo de 2004, desde Moncloa, Aznar incluido, me reiteraban que la banda Eta era la autora del atentado. Decidí avalar, sin embargo, la tesis de Zuloaga de que correspondía a los islamistas la salvajada. En aquella mañana del 11 de marzo, los diarios españoles, en sus ediciones especiales, con 'El País' a la cabeza, subrayaron la autoría etarra del atentado. 'La Razón', apuntó claramente al terrorismo islámico. Ahí están las hemerotecas para testificar el acierto de Zulo.

Con entusiasmo descriptible me sumo a los elogios al juez Bermúdez, a la seriedad con que ha llevado el juicio y a la moderada rapidez con que ha dictado sentencia. Sobre los autores materiales de la matanza que quedan vivos han recaído un total de más de 120.000 años de cárcel. Han resultado absueltos, sin embargo, aquellos que estaban imputados por la Fiscalía como inductores de la atrocidad.

Entonces, ¿quién coño ordenó la matanza? Esa es la incógnita que la opinión pública exige que se despeje. Nadie en su sano juicio puede creer que los autores materiales del crimen fueron los que lo decidieron. No es de recibo aceptar que se reunieron varios hombrecitos sin relieve y se pusieron de acuerdo para perpetrar una matanza de tan colosales proporciones. Y lo que es más significativo, tres días antes de elecciones generales.

La sentencia deja claro que, con las pruebas aducidas, Eta no participó en la salvajada, que los autores materiales del crimen fueron islamistas y que el origen de los explosivos utilizados está localizado. Pero, al absolver a los presuntos inductores, la sentencia del juez Bermúdez se queda coja y abre la gran incógnita de la autoría final del atentado.

¿Quién o quiénes ordenaron que se perpetrara en España una acción criminal de tamaña envergadura? ¿Quién o quiénes decidieron que se produjera tres días antes de elecciones generales? ¿Quién o quiénes, qué organización terrorista, proporcionaron la información para llevar adelante la compleja acción del atentado? ¿Se eligió la fecha del 11 de marzo de forma deliberada para hacer saltar al Gobierno del PP? ¿A quién, en fin, debemos los españoles los dos centenares de muertos, los millares de heridos y afectados, la convulsión nacional que el atentado supuso?

Valen todos los elogios que se quieran para el juez y su sentencia. Gracias a ella sabemos ahora con certeza lo que sabíamos con dudas. Pero seguimos sin conocer lo que políticamente tiene mayor importancia: quién ordenó la matanza. Eso es lo que hay que investigar a fondo a partir de ahora. Los ejecutores del crimen están condenados. Los que lo decidieron y ordenaron siguen en sus casas. Y de rositas.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española

© Mundinteractivos, S.A.

Regreso al blog de MP

-

No hay comentarios: