Blogoteca: Las cartas boca arriba, por Luís María Anson (El Mundo)

domingo, 18 de noviembre de 2007

Las cartas boca arriba, por Luís María Anson (El Mundo)

MIGUEL ANGEL MORATINOS

Chávez se ríe de tu afirmación de que «estamos en el camino correcto para superar la crisis»

Querido Moratinos...

Tienes razón. «España está en el camino correcto para superar la crisis con Venezuela», según has declarado solemnemente.

Tienes razón, Moratinos. El castrista Chávez, en efecto, se ha situado en el camino correcto al resumir los tres siglos de ingente labor española en Iberoamérica diciendo: «Los descuartizaron (a los indios), los picaron en pedazos y colocaron sus cabezas en estacas a la entrada de los pueblos, por los caminos. Ese fue el imperio español, aquí».

Tienes razón, Moratinos. El castrista Chávez prosigue en el camino correcto cuando nos amenaza con prepotencia, haciendo añicos los límites diplomáticos: «España tiene aquí bastantes inversiones, empresas privadas. No queremos dañar eso; ahora, si se daña, se daña. Voy a meterles el ojo a ver qué están haciendo aquí las empresas españolas».

Tienes razón, Moratinos. El castrista Chávez está en el camino correcto cuando reitera en todos los foros donde habla que Aznar es un fascista y, además, le equipara a Hitler.

Tienes razón, Moratinos. El castrista Chávez acelera en el camino correcto cuando ordena la burla en su televisión oficial del Rey de España en un burdo programa titulado «Juan Carlos I de Bribón».

Tienes razón, Moratinos. El castrista Chávez permanece en el camino correcto cuando, el índice en alto, advierte: «Si el Gobierno español o los españoles que viven aquí -por ahí vi que salieron con unas banderas- comienzan a generar un conflicto, no va a andar bien esto, porque aquí hay dignidad y el Jefe del Estado de Venezuela hará respetar el país».

Tienes razón, Moratinos. El comunista Chávez se consolida en el camino correcto cuando se dirige bravuconamente al Rey: «Nos veremos en las próximas cumbres». «El Rey me tiene que pedir excusas. Si no, habrá un problema»

Tienes razón, señor Ministro. Ante una crisis como ésta, Francia, Inglaterra o Alemania hubieran reaccionado torpemente retirando sus embajadores y rompiendo relaciones con el bocazas impertinente, si continuaba en el ejercicio de su insultante verborrea. Pero eso es una dignidad malentendida, como la del gran Miguel Bosé al negarse a cantar en la Venezuela del bufón. La política española, lo mismo ante Eta que ante Castro o Chávez consiste en la genuflexión, el talante de la indignidad, las concesiones y las mercedes, la mansa aceptación de que nos pisoteen ofreciendo sonrisas en lugar de resistencia. Ese es el camino correcto, querido ministro, por eso nos va tan bien en la vida internacional, por eso nos respetan en todos los sitios. Por eso somos la admiración de las grandes naciones, y a la cabeza Estados Unidos que, delicadamente, acaba de propinar al gran Zapatero, en la OTAN y en el rabel del general Sanz Roldán, un sonoro puntapié. «Marruecos nos amenaza, Argelia rompe con empresas españolas, Chávez insulta al Rey... ¿Quién quiere un país así para presidir la OTAN?», escribía con desolación un diario madrileño.

CARLOS FUENTES

Chávez es un Mussolini venezolano

Querido Carlos...

Sólo desde la independencia intelectual, desde la región más transparente en la frontera de cristal, se puede decir lo que tú has declarado: «Me pareció que ya era tiempo de que alguien perdiera la paciencia con Chávez. Y qué bueno que fue el Rey ante una arremetida grosera de este personaje burdo, prepotente e ignorante que se llama Hugo Chávez. Alguien tenía que decirle ¡Basta, párate! Hoy está acusando al Rey de complotar su caída. Eso es ignorar que el Rey Juan Carlos condujo la transición del franquismo a la democracia. Que se enfrentó al golpe militar de Tejero, que mantuvo la institucionalidad y el respeto a las instituciones democráticas de una manera puntual. Atacarlo es una grosería más de ese hombre perturbado que se llama Chávez. Estamos ante un Gobierno fascista típico: su organización, su retórica, sus propósitos, sus uniformes, sus balcones, todo. Chávez es un Mussolini venezolano».

La fuerza de tus palabras en La Nación de Buenos Aires deriva de tu insobornable progresismo, de tu coherente ideología de izquierdas, de tu consolidado prestigio. Desde hace unos años, propongo que se te otorgue la doble nacionalidad para que puedas ser elegido académico de la Real Academia Española. Recuerdo que en 1976 hacía yo cinco minutos lite-rarios en el programa de televisión Trescientos millones, con audiencia copiosa en toda América. Leí entonces Terra Nostra esa novela río, ese ensayo de filosofía de la Historia que sitúa tu obra literaria en las cumbres del siglo XX. Recuerdo también los almuerzos y cenas que, con tu inteligente esposa, tan bella, y con Blanca Berasátegui, mantuvimos en mi despacho del ABC verdadero. Recuerdo tantos encuentros, tantas conversaciones y, sobre todo, la incesante satisfacción literaria que has dado con tus novelas a un lector-adicto como yo.

Hoy, brevemente, quiero rendir mi pluma al agradecimiento porque de todas las muestra de reconocimiento que ha recibido el Rey de España tras el incidente en la Cumbre Iberoamérica, ninguna tan importante, tan lúcida, tan certera como la que, desde tu profundo mexicanismo, has ofrecido tú.

(...)

Regreso al blog principal


-





No hay comentarios: