Blogoteca

miércoles, 17 de octubre de 2007

El Gobierno se gasta el dinero en comprar DVDs de Al Gore a 19 euros, siete más que en El Corte Inglés, de Daniel Forcada en El Confidencial

Una verdad incómoda

El Gobierno se ha gastado 580.000 euros para que los estudiantes vean la incómoda verdad de Al Gore y se conciencien de la necesidad de combatir los efectos del cambio climático. Una cifra desorbitada, si se tiene en cuenta que cada una de las 30.000 cintas compradas por Medio Ambiente ha costado 19 euros, siete más que su precio normal en cualquier Corte Inglés de nuestro país.

El documental que ha convertido al ex vicepresidente estadounidense en un gurú del clima se proyectará en todos aquellos colegios que lo deseen, después del acuerdo al que ha llegado la productora Paramount con el departamento de Cristina Narbona, a través de la Fundación Biodiversidad.

Tres días después de que se conociera que Al Gore recibirá también el próximo Premio Nobel de la Paz, Medio Ambiente anunció que distribuirá su documental en los colegios españoles. Se trata de un viejo objetivo que Zapatero ya anunció el 6 de febrero, cuando recibió a Gore en el Palacio de La Moncloa. De hecho, el presidente planeaba que el filme se pudiera exhibir desde el comienzo del curso escolar.

Pero la decisión llega ahora, después de varios meses de tira y afloja con la productora en los que se llegó incluso a la ruptura de las negociaciones por cuestiones económicas. En la era de las descargas gratuitas o de las copias piratas del top manta, el Ministerio adquiere el documental a un precio siete euros más caro para cumplir con los derechos de reproducción pública.

También en las clases británicas

Un negocio redondo para Al Gore, que ya ha conseguido colar su documental en las aulas de otros países, como es el caso de Reino Unido. Allí, un magistrado del Tribunal Supremo, Michael Burton, autorizó su uso como material educativo con una condición: que se contraste su contenido con una guía gubernamental sobre el cambio climático. Y es que, según el juez, el filme contiene “errores científicos” y afirmaciones que ciertos científicos consideran “alarmistas”, poco probables o hechos cuyas causas no estarían demasiado probadas.

Aquí en España, como la educación es una competencia de las comunidades autónomas, serán éstas quienes decidan si quieren proyectar o no el documental. Para ello tendrán que dirigirse al Ministerio de Educación y especificar cuántas copias necesitan y en qué centros las exhibirán. Deberán establecer también qué edad es la más apropiada para ver la película.

Una verdad incómoda cuenta con tantos defensores como detractores. Y por parte de los estudiantes ya se han alzado algunas críticas contrarias a su proyección. La Unión Democrática de Estudiantes ha señalado que es una película “sesgada” y ha pedido a los centros que la emitan, que lo hagan fuera del horario de las aulas y del horario escolar. Para esta organización, sería "impresentable" la emisión de esta cinta en los colegios, y ha mantenido que sería comparable a la emisión de una película de Michael Moore que se presentase como un documental sobre la historia de Estados Unidos.

Regreso al blog principal

No hay comentarios: