Blogoteca: La energía ya no resiste el nivel de consumo mundial, de Tomás Buch en Clarín

jueves, 2 de agosto de 2007

La energía ya no resiste el nivel de consumo mundial, de Tomás Buch en Clarín

La energía ya no resiste el nivel de consumo mundial, de Tomás Buch en Clarín

DEBATE

Las fuentes tradicionales y las alternativas no dan abasto con un estilo de vida global que agota combustibles y hace recaer los costos en los más carenciados.

Estamos mundialmente embarcados en un modelo de desarrollo que es cada vez más ávido de energía, que no puede ser creada a partir de la nada.

Durante milenios, usamos sólo leña. Ahora, casi usamos sólo petróleo, después de haber pasado por una etapa —aún no totalmente superada— en que la principal fuente de energía era el carbón.

En principio, el suministro de energía principal —el sol— es ilimitada, pero tiene un costo creciente. La otra fuente inagotable es el interior de la tierra, incluso la opción nuclear. Todo lo demás es derivado del sol.

Pero, de lejos, las fuentes más importantes son los hidrocarburos fósiles —petróleo y sus derivados y gas. El que los tiene, los venderá cada vez más caros. El que no los tiene, si tiene poder, se apoderará de ellos de cualquier modo y en cualquier lado; y si no lo tiene pagará precios cada vez más exorbitantes y será cada vez más pobre.

Eso es independiente de una eventual "economía del hidrógeno" (que es sólo un vector y no una fuente primaria, ya que debe ser fabricado usando electricidad) o del aumento de la importancia de las aún marginales fuentes "alternativas" (eólica, fotovoltaica, mareomotriz).

Y los agrocombustibles, que están hoy tan de moda y que no resolverán nada y ya han empezado a encarecer el maíz en México. La capacidad hidráulica es limitada y todas tienen un gran impacto ambiental. La nuclear está renaciendo porque la gente le teme menos que al cambio global del clima.

El peor caso es el de quien tiene los recursos, los malgasta y no busca mayor explotación. Ese parece ser nuestro caso. Se sabe: los argentinos nunca hemos sido previsores.

Pero hay otro aspecto para tener en cuenta: ¿es racional y sostenible una sociedad basada en el consumo cada vez más ilimitado de energía y de otros recursos? Imaginemos 2.500 millones de chinos e indios pretendiendo vivir como los estadounidenses, con dos o tres automóviles por familia. Tienen derecho, ¿no es cierto?

Pero, ¿es sustentable tal modelo? ¿Hay Tierra, hay fuentes de energía que aguanten ese nivel de consumo y derroche desenfrenado? No sólo consumimos recursos a velocidad creciente sino que generamos cada vez más basura, que pronto contribuirá a asfixiarnos.

¿Tiene esto que ver con la crisis energética? Sí, porque las infinitas botellas de agua envasada que ahora nos venden porque los cursos de agua están contaminados se fabrican con derivados del petróleo y generan residuos con los que no sabemos qué hacer.

Los costos derivados recaen en los millones que carecen de agua potable mientras que los poseedores de autos de lujo se pelean por el GNC, y nosotros exportamos lo que no podemos o no queremos reponer: los recursos que seguramente aún descansan en nuestro subsuelo, pero que requieren inversiones para encontrarlos y extraerlos.

Tomás Buch. BIOTECNOLOGO. AUTOR DE "TECNOLOGIA EN LA VIDA COTIDIANA" (EUDEBA).


Regreso al blog principal

No hay comentarios: