Blogoteca: Carod-Rovira declara que el referéndum por la independencia catalana se celebrará en 2014, de Marta Rodríguez Font en El Mundo

lunes, 27 de agosto de 2007

Carod-Rovira declara que el referéndum por la independencia catalana se celebrará en 2014, de Marta Rodríguez Font en El Mundo


LA OFENSIVA NACIONALISTA: Las tesis soberanistas

El presidente en funciones de la Generalitat aprovecha el enojo y la indignación de los ciudadanos a causa de la crisis de las infraestructuras para impulsar su proyecto secesionista de España

El presidente en funciones de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, ha dado una vuelta de tuerca a sus reproches al Gobierno por la desatención a las necesidades en infraestructuras de Cataluña y ha decidido apostar abiertamente por la celebración de un referéndum por la independencia al que le pone fecha y todo: en 2014, el 300 aniversario de la histórica guerra de sucesión que acabó con los privilegios territoriales de Cataluña.

Carod hizo estas manifestaciones ayer en Sant Feliu de Guíxols (Gerona), en su último acto oficial como presidente de la Generalitat en funciones, ya que hoy se reincorpora José Montilla, después de sus vacaciones. El político acudió a la Fundación Josep Irla para reunirse con el alcalde de la población, una vez que Consistorio y Generalitat han acordado recuperar la memoria de Irla, presidente del Gobierno autonómico en el exilio, informa Europa Press.

Hace semanas que el líder de ERC rentabiliza en beneficio de sus tesis independentistas el malestar e indignación de los catalanes por el caos que vive la Comunidad en los transportes ferroviarios, pero también por las continuas averías en el metro de Barcelona, los problemas con el aeropuerto y las consecuencias del apagón. Lo hizo el fin de semana pasado, cuando advirtió que empezaba a detectarse «una cierta fatiga de España» tras las crisis de las infraestructuras, y llegó a parafrasear al cantautor catalán Ovidi Montllor al afirmar que «ya no nos alimentan las migajas, queremos el pan entero».

Carod-Rovira declaraba ayer en La Vanguardia que «muchos de los aspectos que no funcionan llevan la E de España: Aena, aeropuerto, Renfe, Red Eléctrica de España, AVE» y, en cambio, «lo que depende» del Ejecutivo catalán, «como los Ferrocarrils de la Generalitat, sí funciona». El líder independentista expresaba también su deseo de que en «2014 haya una mayoría soberana que defienda una Cataluña independiente».

La fecha propuesta por el presidente en funciones es especialmente destacada por la simbología que contiene, -la Diada, el 11 de septiembre, conmemora la derrota de Barcelona ante las tropas borbónicas-, y por eso Carod la considera acertada para una consulta popular en que la sociedad catalana «decida si quiere continuar así o seguir otro camino y hacer su propia aportación en la construcción de Europa directamente desde su propio Estado».

Aunque el desencadenante de esta propuesta ha sido el caótico verano vivido, Carod señala que el PSOE, con Zapatero al frente -«la cara educada y amable»- no comporta «cambios reales en la estructura del Estado para convertirlo en un ente de carácter plurinacional, como recomienda el sentido común». El referéndum por el que aboga serviría para que Cataluña se planteara «otra forma de organizarse políticamente»: a través de la independencia o bien de otra forma de relación lejos de la dependencia actual.

Para el presidente de ERC, en estos momentos hay dos Cataluñas: la del malestar civil, que no se conforma con las disfunciones del día a día en aspectos básicos, y la que sabe y está concienciada de que hay un gran potencial a desplegar. Con todo, «el nivel de escepticismo de la sociedad catalana ante la posibilidad de corregir la situación desde Madrid es muy alto», apuntó.

El republicano, que a partir de hoy volverá a asumir su condición de número dos del Gobierno de la Generalitat, ya protagonizó otra controvertida actuación cuando, coincidiendo con los funerales del ex senador independentista Lluís Maria Xirinacs, condenado por apología del terrorismo al proclamarse amigo de ETA, asistió a las honras fúnebres en calidad de presidente de los catalanes. Su gesto fue criticado por el PP y Ciutadans, que lo consideraron un «desprecio» a las víctimas.

© Mundinteractivos, S.A.

Regreso al blog principal

No hay comentarios: