Blogoteca: Las actas, las actas, por Luis María Anson (El Mundo)

viernes, 13 de julio de 2007

Las actas, las actas, por Luis María Anson (El Mundo)


CANELA FINA

Abrí yo el fuego de las actas en este periódico. Las exigieron otros articulistas. Clamó por ellas, certeramente, Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, ante los representantes de la soberanía nacional. La reacción, entre nerviosa e histérica, de Zapatero y sus cómplices demuestra que el disparo había alcanzado el centro de la diana. Tengo para mí que, al menos en parte, la reacción de Zapatero prosiguiendo la negociación con los terroristas tras la salvajada de la T-4 de Barajas se derivó del temor a la difusión de las actas que condensan la negociación política, tú a tú, entre el Gobierno de una nación democrática y una siniestra banda criminal. Aún más, tras el comunicado de Eta el mes pasado con el finiquito del «alto el fuego permanente», Zapatero trató de engañar de nuevo al pueblo español afirmando de forma solemne que sería implacable con Eta mientras sus agentes internacionales, noruegos, suizos, cubanos e irlandeses imploraban a la banda que no matara hasta las elecciones para no comprometer la victoria zapatética.

Sabemos quiénes son esos «mediadores» internacionales. Sabemos a qué instituciones suizas o noruegas pertenecen, a qué organización terrorista irlandesa, y ahora también, gracias al scoop de este periódico, hemos conocido la conexión cubana, lo último que se podía esperar de Zapatero y los desatinos del ministro Moratinos. La defensa de Cuba en los organismos europeos era el do ut des del presidente por accidente como contrapartida a la mediación de agentes cubanos con los etarras. Es decir, el presidente del Gobierno de España se ha aliado con la dictadura de Castro para dialogar con Eta. No ha tenido empacho en utilizar a la tiranía castrista en su proceso de rendición ante la banda terrorista. En política internacional, hemos pasado de la alianza con Estados Unidos e Inglaterra a la gloria histórica del eje Castro-Chávez-Evo-Zapatero.

Pero regresemos al punto de partida. Las actas, las actas. Ahí es donde duele. Las actas les tienen viviendo sin vivir en ellos a los colaboradores monclo-vitas del presidente. El think tank de Zapatero rumia la situación y está pensando en filtrar a través del periódico adicto, como ya hizo con los contactos negociadores con Eta, el texto de algunas actas como cortina de humo. Y no. No nos vamos a chupar el caramelo mediático. La opinión pública española tiene derecho a conocer, punto por punto, sin supresiones ni manipulaciones, el texto completo de todas y cada una de las actas acordadas entre el Gobierno y Eta.

Entiende el entorno de Zapatero que la publicación en dosis calculadas como empezó a hacer Gara de todas las actas sería letal para las aspiraciones a la reelección del aprendiz de brujo. Como es inevitable que terminemos conociéndolas, se trata de aplazar su publicación hasta después de las elecciones o bien dar una versión manipulada a través de alguno de los medios adictos, difundiendo un texto soleado de dispersiones veraniegas y escaso debate canicular.

Como queremos saber la verdad, toda la verdad; como el pueblo español clama en las manifestaciones «Zapatero, embustero, Zapatero, embustero»; como nadie o casi nadie se fía ya de las declaraciones solemnes del líder socialista, somos muchos los que no aceptaremos más que el texto íntegro sin manipulación alguna de todas las actas y denunciaremos cualquiera de las maniobras que, según me filtran desde Moncloa, se están perpetrando para confundir a la opinión pública.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

@FIRMA:LUIS MARIA ANSON

© Mundinteractivos, S.A.

Blog principal

No hay comentarios: