Blogoteca: El fantasma de Ermua, por Martín Prieto (El Mundo)

viernes, 13 de julio de 2007

El fantasma de Ermua, por Martín Prieto (El Mundo)


ZOOM

El lenguaje de ETA siempre es expeditivo, y particularmente letal cuando se venga. Hay que conocer al animal antes de intentar domarlo. Hace 10 años la banda tenía que cumplir una doble venganza. La primera, por el final feliz del interminable secuestro de José Antonio Ortega Lara tras un impagable rastreo de hormiga de la Guardia Civil, caserío por caserío.Por una vez, la televisión fue útil y mostró al funcionario de prisiones con barba y esqueletizado como un Cristo, tambaleante y con la mirada perdida. El entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, manejó muy bien los medios de comunicación, que pudieron acceder a un zulo para ratas, húmedo y equivalente a un enterramiento en vida. El largo secuestro tenía muy ufanos a los etarras, ignorantes de que Ortega Lara ya había acumulado medios y material para suicidarse, desesperación superior a su catolicismo.La segunda venganza era sobre la indómita política del Partido Popular en el Gobierno, que no daba ni agua a los terroristas. Tal era la infiltración en ETA que los comandos eran detenidos el mismo día que iban a sembrar sus bombas. No se eligió de balde a Miguel Angel Blanco, sino que se buscó intencionadamente a un militante del PP. Blanco era idóneo: un gorrión político sin escolta ni autoprotección. El plazo era para la galería porque estaba condenado de antemano para enfriar las frustraciones de los asesinos. Además, no hay logística que traslade en 48 horas a los presos etarras al País Vasco.El espíritu de Ermua fue un estallido generalizado de cólera social, un dos de mayo en que no hubo Gobierno ni autoridad de cualquier género que organizara las consignas, las pancartas y el desborde de las plazas. España entera fue un volcán de indignación y hartura ante el que quedaron sorprendidos los propios políticos, quienes observaban aquella marea ácrata que fue el momento más generoso y vibrante desde 1978. Un abogado abertzale comentaba: «Si no lo paramos, mañana esto es España». Desde el punto de vista del PNV fue inteligente abrazar a ETA en el Pacto de Lizarra, porque el espíritu de Ermua, de haber sido encauzado, se habría comido al nacionalismo más rancio.Hoy ese espíritu está muerto, porque si viviera no podría el Gobierno socialista hacer tertulia con ETA desde hace más de tres años, so pena de que le dieran de baja en todas las urnas. Todo envejece, hasta la dignidad, y todas las encuestas públicas o privadas dan sus simpatías a Zapatero. Don Juan Nadie, el ciudadano medio, quiere la paz aunque sea ilusoria y encamine España hacia el desguace. María del Mar Blanco es menos popular que María Teresa Fernández de la Vega. Aquel espíritu mudó en ectoplasma.

@FIRMA:MARTIN PRIETO

© Mundinteractivos, S.A.



Regreso al blog principal

No hay comentarios: