Blogoteca: Destinado, sobre todo, a catalanes, por Josep Vicent Boira (La Vanguardia)

lunes, 23 de julio de 2007

Destinado, sobre todo, a catalanes, por Josep Vicent Boira (La Vanguardia)


La Vanguardia suele dedicar cierta atención a lo que pasa en Valencia. Los artículos y comentarios de Enric Juliana, Antoni Puigverd, Xavier Bru de Sala, Carles Castro o Salvador Enguix permiten a los propios valencianos como yo, observar con atención nuestra imagen ante una buena parte de Catalunya. Y lo dice una persona que conoce, estima y ha defendido muchas veces a Catalunya y a los catalanes ante un sector de la sociedad valenciana.

Valencia es una sociedad compleja y dinámica, poco dada a los detalles. Cierto que vamos como una moto, aunque a veces no sepamos adónde. El caso es que nos movemos. Con todo, pese a la cercanía, a veces se consolidan ideas preconcebidas, mitos que deben ser combatidos. Éste es el objetivo de este artículo, destinado, sobre todo, a catalanes.

La Comunidad Valenciana es de derechas. Falso. Es un error recurrente pensar que el voto de las elecciones del 2007 ha sido un voto ideológico, como en Madrid. Más bien ha sido un voto sociológico. Las manifestaciones antigubernamentales del PP en Madrid contra la política antiterrorista o la educación no se han reproducido nunca en Valencia. Que hay gente disconforme con el Gobierno es evidente, pero más con la sensación de abandono de Zapatero (de Madrid, en general). Además, el PP de la Comunidad Valenciana ha sabido proporcionar un mensaje a los valencianos que aunaba lo global y local (en acertada expresión del sociólogo Gil-Manuel Hernández) y que les daba un puesto bajo el sol de la globalización. Se podrá criticar más o menos la forma, pero es indudable que, a diferencia de las izquierdas, sólo el PP ha explicado a los valencianos dónde están y, sobre todo, dónde pueden estar en un mapa mundial de citas deportivas y mediáticas. El optimismo y la confianza venden. La resignación y la resistencia desgastan.

La Comunidad Valenciana monopoliza el discurso hiperbólico. Falso.

A los amigos catalanes, y sobre todo a los barceloneses, habrá que recordarles que la ciudad que primero inventó la idea de la comparación superlativa fue Barcelona.

"Barcelona, la millor botiga del món", fue un lema usado con profusión.

Sus Juegos Olímpicos fueron "los mejores de la historia" y ahora mismo la capital catalana invita a los niños a vivir "les millors vacances del món". ¿Por qué se ve la viga en el ojo ajeno y no en el propio? Al fin y al cabo, es la misma viga. ¿Acaso no ha sido la 32. ª la mejor Copa del América de su larga vida desde 1851?

El Gobierno del PP benefició a la Comunidad Valenciana. Falso. Hablemos de infraestructuras. En el periodo duro de Aznar (1996-2001), la tasa de variación de la inversión en infraestructuras (datos del BBVA), por ejemplo aeroportuarias, fue del 6,2 % en Catalunya frente a apenas un 2,7% en Valencia, siendo muy semejantes en ferrocarriles (sólo medio punto a favor de Valencia) y obras hidráulicas (una décima a favor de Valencia), aunque superiores, eso sí, para Valencia en infraestructuras viarias (1,3% solamente). La inversión en el periodo más reciente no ha debido de ser tan enorme cuando las dotaciones de carreteras por km2de la Comunidad Valenciana son peores que las de Catalunya (2005, anuario de Fomento).

La Comunidad Valenciana es la versión más elaborada del discurso sobre la unidad de España. Falso. El PP valenciano no es el de Salamanca. El PP valenciano es un PP bávaro,regional y regionalista. Y Valencia no es el granero castellano del PP sentado sobre el sepulcro del Cid. Es, por el contrario, la idea más viva de la España regional de principios de siglo XX. Para nación, España, y para patria, la valenciana, como cantan los seguidores de la Mare de Déu dels Desemparats cada año.

Catalunya y Valencia se abocan a los Països Catalans. Falso. La teoría de los Països Catalans no nació de Joan Fuster, aunque él la defendió a partir de los años sesenta. Entonces, valía la pena intentarlo. Catalunya era más dinámica, potente y avanzada que la Comunidad Valenciana. Y España, un desastre. ¿Y ahora? Déjenme hacer una pregunta a los defensores de la idea: en 1962, la capital de los Països Catalans hubiera sido Barcelona, pero hoy en día, si fueran un Estado independiente, ¿cuál sería su capital, Valencia o Barcelona (o Palma)? La pujanza económica valenciana merece repensar los ideales colectivos que guían las relaciones entre nuestras sociedades. Nuevos tiempos, nueva relación, nuevo ideario.

Entre Catalunya y la Comunidad Valenciana, la cultura es lo único importante. Falso. ¿Adivinan los lectores qué tema ha propiciado la única reunión oficial entre consellers de ambas autonomías en el último año? Las infraestructuras (diciembre del 2006 en Valencia, con presencia, además, de los presidentes de los rivales puertos de las respectivas capitales). ¿Y cuál ha generado cumbres empresariales entre el Círculo de Empresarios catalán y la Asociación Valenciana de Empresarios? Las infraestructuras y el agua. ¿En qué están de acuerdo Josep Piqué (antes de dimitir) y Eliseu Climent? En el corredor mediterráneo ferroviario de ancho europeo.

Valencia es instrumento fundamental de la política radial. Falso. Las políticas radiales y neocentralistas no pueden consentir, por definición, más de un centro. Cualquier infraestructura que promueva otros puntos de la red romperá la estructura radial. En Catalunya se debería saber que cuanto más se refuerce a Valencia, menos posibilidades tiene de triunfar la concepción neocentralista de España. Entre otras cosas porque Valencia querrá también conexiones con Murcia, Zaragoza y Barcelona.

Los valencianos se mueven sólo por el pan y el circo. Falso. Al menos, no más que otros. La celebración de la 32. ª Copa del América en Valencia ha sido percibida como una especie de compra de voluntades. Es posible, pero al menos, los valencianos no hemos debido pagar (directamente) una entrada, como sí hicieron quienes querían ver el Fòrum 2004. En ambos casos se ha recuperado una porción de la fachada marítima, se han abierto nuevos espacios de ocio y se han sentado las bases para una nueva relación con el mar. ¿Tanta diferencia hay entre una cosa y otra?

Valencia está absolutamente castellanizada. Falso. La Universitat de València cuenta con una demanda global de clases en valenciano/ catalán que llega casi al 40%, las líneas en valenciano agrupan 150.000 niños y el valenciano/ catalán está presente en la mayor parte de las políticas comunicativas de las instituciones (y cuando no, se recurre al Síndic de Greuges; doy fe) y de algunas empresas (Mercadona y El Corte Inglés o los pequeños hornos de barrio). El panorama dista del de una sociedad absolutamente castellanizada, o al menos, mucho más que otras ciudades importantes de Catalunya. Otra cosa es que se pudiera hacer más y mejor.

La valenciana es una sociedad desestructurada. Falso. Es una sociedad líquida, transversal. Posiblemente el mejor ejemplo de una sociedad posmoderna, pero en la que las comisiones (el nombre es indicativo) falleras son un ejemplo de vida comunitaria, los voluntarios tienen una de las tasas más elevadas de España y las numerosas bandas de música del país ejemplifican la idea de ritmo acompasado y uniforme, sometido a las reglas de la interpretación.

La Comunidad Valenciana es, en esencia, anticatalana. Falso. O al menos, no más que otras comunidades. El principal cliente de la economía catalana es la valenciana y viceversa (los grandes datos se nutren de pequeñas y medianas empresas y de empresarios individuales que comercian). Además, diez años de Euromed (nacido en 1997 como respuesta a una necesidad) han permitido más de diez millones de viajes entre Valencia y Barcelona.

En resumen, sólo arruinando los tópicos estaremos en condiciones de relacionarnos con nuevos horizontes. Y éstos son: el arco mediterráneo (recogido por cierto en el nuevo Estatut d´Autonomia valenciano, artículo 59.4. ¡Léanlo!), la Renaixença (el sustrato cultural común en el que todos están de acuerdo y que nos permite empezar de nuevo en este aspecto) y el marco común de un proyecto: una España diversa y regional (reforcemos el espléndido nombre conjunto de la España del Este,del geógrafo Pierre Deffontaines) y una Europa igualmente diversa e interregional. Y comprendiendo, en Catalunya, que sólo reforzando y apoyando el crecimiento de estructuras paralelas (hablo de la lengua, pero podría hablar de otras cosas) en nuestros dos países se llegará a la posibilidad de abordar alguna vez políticas comunes. Crezcamos, unos junto a los otros, que nos veremos cuando seamos mayores y tengamos necesidad, que, dada nuestra geografía, economía e historia, será más bien pronto.

JOSEP VICENT BOIRA, profesor titular de Geografía Urbana en la Universitat de València.



Regreso al blog principal



-

1 comentario:

Anónimo dijo...

DECÁLOGO CONTRA LA INMERSIÓN:

Mientras haya inmersión nos comprometemos a poner en práctica -y exhortar a otros a que lo hagan igualmente- las siguientes medidas:

1. No hablaremos catalán, salvo en alguna situación de emergencia en la que nuestro conocimiento de esa lengua pueda hacer útil su uso. Negaremos nuestra respuesta a quien se nos dirija en catalán -fuera de un caso de riesgo, accidente, o similar- ya sea de modo oral o escrito.

2. Tramitaremos todos los procedimientos escritos que nos afecten (matrimonios, petición de información oficial, contratos civiles y mercantiles, u otros) en español. Nos dirigiremos siempre en español -oralmente, o por escrito- a las instituciones y organismos de carácter público o privado.

3. Llamaremos siempre a nuestra lengua español y no castellano. Aunque castellano sea sinónimo de español consideramos que debe preferirse el nombre de español como lo recomiendan los lingüistas. El que la Constitución nombre a nuestro idioma como castellano -prefiriendo ese sinónimo al otro- no supone que prescriba ese nombre para la lengua.

4. Hacemos un llamamiento a todos los españoles e hispanos del mundo a que vengan a visitar -o establecerse en- Barcelona, la ciudad hispanohablante más bella que existe. Encontrarán toda clase de oportunidades en un medio en que es predominante su lengua y cultura.

5. Exigimos que se organicen en las parroquias catalanas un número suficiente misas y demás actividades religiosas en español. No asistiremos a oficios religiosos en catalán.

6. Proponemos el abandono de todos los cursos de capacitación en catalán excepto la asignatura escolar de catalán. Pedimos a los inmigrantes no español-hablantes que aprendan español como primera lengua de integración en lugar de aprender catalán y a los español-hablantes que usen solo su lengua.

7. Invitamos a todas las familias castellanohablantes de Cataluña a que exijan la escolarización de sus hijos en español hasta los 8 años a la que tienen derecho según la ley vigente.

8. La resistencia a la inmersión debe manifestarse también en la escuela, donde la discriminación del español se ejerce eminentemente. Respetaremos la integridad de la clase de catalán en cuanto al uso único de esa lengua por profesores y alumnos, pero usaremos el español para preguntas al profesor en otras asignaturas impartidas en catalán y como nuestra lengua de comunicación fuera de las aulas.

9. Difundimos la existencia de Resistencia MLK (R-MLK) y sus consignas por medio de pegatinas alusivas al rechazo de la inmersión ( “boicot al catalán mientras haya inmersión”, “no a la inmersión” “no a la inmersión, boicot al catalán”) o de otros medios semejantes.

10. Recomendamos el voto a los partidos políticos -de cualquier ideología- que se opongan a la inmersión. Hasta ahora solo lo han hecho Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (CPC) y Partido Popular de Cataluña (PPC). Los que quieran acelerar el final de la inmersión deben votar a esos partidos, así como a cualquier otro partido que se posicione públicamente contra la inmersión.


Resistencia Cívica No Violenta Contra la Inmersión - Martin Luther King (Julio 2007)