Blogoteca: Internet y Chávez, según Antonio Pasquali, por Joaquim Ibarz (La Vanguardia)

miércoles, 13 de junio de 2007

Internet y Chávez, según Antonio Pasquali, por Joaquim Ibarz (La Vanguardia)

El profesor Antonio Pasquali denuncia la "cubanización" de las comunicaciones venezolanas y declara a este corresponsal: "Internet va a ser nuestro último canal de libertad, pero Chávez lo quiere controlar"

El profesor Antonio Pasquali, en Caracas

Tras la nacionalización por el presidente Hugo Chávez de la compañía telefónica CANTV, se intensifica en Venezuela un proceso de "cubanización" de las telecomunicaciones que sin duda incrementará el control de conversaciones, transmisión de datos y capacidad de escucha. Así lo afirma Antonio Pasquali, uno de los más notables investigadores mundiales de la comunicación (la editorial catalana Gedisa acaba de reeditar su libro "Comprender la comunicación").

El ilustre profesor, cuyos libros sobre comunicación se estudian en las escuelas de periodismo de todo el continente, señala que internet no escapa al control del gobierno de Chávez, ya que la nacionalización de la principal compañía telefónica (líder en fijos y móviles) facilita la censura de los mensajes de voz y de los correos electrónicos. En una entrevista con "La Vanguardia", que mantuvimos en su residencia de Caracas, Pasquali advierte que "nuestros correos electrónicos ya son revisados; al menos, los que pasan por CANTV ya son chequeados. El mayor problema será si filtran la entrada y salida de internet, que limiten mi capacidad de recibir y enviar información y no pueda comunicarme con mis compatriotas y con el mundo".

"El teléfono e internet van a ser nuestros últimos canales de libertad. Chávez los quiere controlar. No me extrañaría que el día de mañana el Gobierno intente una agresión feroz e imponga un filtro o la censura declarada a internet. No soy un paranoico solitario, mis temores están fundamentados y documentados", recalca el investigador.

Para Pasquali es preocupante que se esté tendiendo entre La Guaira (Venezuela) y Siboney (Cuba) un cable submarino de fibra óptica de 1.552 kilómetros de longitud, "con una capacidad monstruosa de 160 GIGAbytes/seg., sin aplicación en una isla muy atrasada tecnológicamente; Cuba sólo dispone de 124 megaBytes/seg en bajada de satélite y de 65 megaBytes/seg en subida, una ridiculez". El nuevo cable multiplicará en más de 2.500 veces la capacidad de comunicaciones de Cuba. Para Pasquali, esta inversión es un misterio: la densidad telefónica cubana es de las más bajas del mundo. El número de conexiones a internet es el menor de Latinoamérica (0,9x100hab). Cuba es uno de los 13 países que más censura internet. Según Pasquali, lo mantiene en estado de subdesarrollo para facilitar un control total. "Es lícito preguntarse cuál es el verdadero fin de ese potente cable que enlazará Venezuela con la isla", cuestiona el profesor. El cubano normal y corriente no puede usar internet. Sólo funcionarios muy escogidos tienen acceso a información filtrada y censurada. Los turistas pueden bajar sus correos en los hoteles si están dispuestos a pagar tarifas muy altas.

Pasquali se pregunta qué se oculta al ampliar la capacidad informática de Cuba si la población no tiene acceso a internet. "En las condiciones actuales ese cable es inútil. Venezuela no tiene un tráfico con Cuba que justifique 160 GIGAbytes segundo, es una locura muy sospechosa. ¿Para qué va a servir? Temo lo peor. Con una décima parte de la capacidad de ese cable se pudieran desviar a La Habana todas las conversaciones telefónicas venezolanas, fijas y celulares, para filtrarlas y espiarlas.", subraya Pasquali.

Chávez otorgó a una empresa mixta cubano-venezolana un contrato por valor de 134 millones de dólares para expedir el documento nacional de identidad y el pasaporte de los venezolanos. Este país será el sexo en el mundo en implantar un pasaporte electrónico muy sofisticado, que incluirá un chip con un transmisor de alta frecuencia que, según el ministro del Interior, Pedro Carreño, "almacenará datos importantísimos del ciudadano". De esta manera se entrega la información de 26 millones de venezolanos a un Gobierno extranjero. "Induce a todas las sospechas y temores que los cubanos hagan el pasaporte de los venezolanos. Me da terror pensar la información que pueden meter en mis documentos, que estarán a disposición de los cubanos", subrayó Pasquali.




Regreso al blog principal

--

No hay comentarios: