Blogoteca: junio 2007

lunes, 18 de junio de 2007

En el teatro, la sangre es ketchup; aquí, no, por Ramón Fontseré (El Mundo)


EL REGRESO DE UN MITO

Salgo absolutamente impresionado de lo que acabo de ver. José Tomás me ha parecido como un junco mecido por el viento en el centro de la plaza, como salido del vivero de Nijinsky. Un milagro, justo en la líena que separa la gloria de la tragedia. No soy taurino, pero lo que acabo de ver me ha dejado profundamente impresionado.

Cómo ése hombre es capaz de dar esos pasos como de ballet delante de una bestia de 600 kilos es para mí un secreto. Y cómo hace sufrir al espectador. En las plazas deberían poner cinturones como en los aviones, porque hemos sufridos unos electroshocks alucinantes. José Tomás te coloca en la situación de que parece que eres tú quien se escapa del toro, y no él. Es como cuando un avión sufre turbulencias, sientes que todo se mueve, se centrifuga, y él se mantiene con su capote erguido, sereno.

Este torero produce una enorme sensación de pánico, pero a la vez de dominio, de apurar al máximo cada quite. Se planta junto al toro como si fuera el animal el que estuviera más nervioso que él, y el bicho pasa rozándole, haciendo al junco como mecerse en el viento. Uno sale agotado de la plaza

Cuando el toro le ha volteado, uno se da cuenta de lo mínima que es la línea que separa lo sublime de la tragedia. Es una raya pequeñísima. Y lo puedes ver por la televisión, pero en la plaza la tragedia se hace tangible, se te aparece como la muerte, y ahí José Tomás vuelve a ser el imponente junco.

Yo soy profano en materia taurina, ésa es la verdad. Pero cuando representé el año pasado la Controversia del toro y el torero pude conocer de cerca a estos héroes de hoy en día, que son también como los de antaño. Uno se da cuenta entonces de que lo que hace el torero no es pelear sólo contra el morlaco, sino también contra sí mismo, contra sus miedos, terrores y pánicos,y por extensión los de quienes le observan, sus cómplices en la plaza.

No me he enterado demasiado de qué ha pasado con los antitaurino. Se han oído unos gritos, y muy poco más. Casi ni nos hemos enterado. Cuando yo era pequeño, mi padre iba a la plaza, en Vic, y estoy seguro de que no entendía muy bien qué pasaba allí, pero también de que veía la grandeza del espectáculo. Todo esto de los toros creo que se ha utilizado coyunturalmente por determinados políticos en Catalunya, pero nada más.

Es curioso lo mucho que se parece este arte al teatro. Es puro ritual, pura liturgia. Pero hay una diferencia enorme, que se me antoja fundamental: en el teatro la sangre es ketchup; aquí es real, quizás demasiado real incluso. Pero también es pura ritualización. Esa forma de medir al toro, ese juego de templar al animal. El rito del paseillo de los matadores, la salida a hombros. También está ritualizado cómo el público trata al torero, cómo lo abuchea si lo estima conveniente. Sería imposible actuar si eso sucediera en el teatro. Yo he oído gritarle a un torero: «¡Parece que toreas cabras!». Eso tiene que ser muy duro.

Es un arte inpactante, una prueba de vida ante la muerte. Uno de los pocos espacios que nos quedan en que el hombre se mide a sí mismo.

Ramon Fontseré es actor.

© Mundinteractivos, S.A.


Regreso al blog principal

Vivan los antitaurinos, por Albert Boadella (El Mundo)


CULTURA

«...Es sobradamente conocida la política antitaurina practicada por la Administración catalana, una política que encubre el rechazo a cualquier cosa que desprenda signos de españolidad, en su particular concepto paranoico de lo que es España. Como es público y notorio en los últimos tiempos esta política farisaica ha surtido su efecto, consiguiendo neutralizar en parte la gran afición que siempre habíamos tenido. Pero paradójicamente las faenas de un madrileño llamado José Tomás han cambiado de forma radical el signo negativo. La aparición en La Monumental de Barcelona de un enorme torero que ha conectado estrechamente con el público de aquella ciudad, abre una nueva época de esplendor y me atrevería a vaticinar que sus consecuencias son imprevisibles. Sin que ello suene a sarcasmo, me atrevo a insinuar que puede incluso acabar erosionando esta epidemia provinciana llamada nacionalismo».

«La deducción es muy simple: si los habitantes de aquel rincón del Mediterráneo nos ponemos tan sólo de acuerdo en que Velázquez es el mejor pintor del mundo, en que Josep Pla ha sido uno de los grandes escritores españoles del siglo XX, y que un madrileño llamado José Tomás es nuestro ídolo mítico en los ruedos, aquí se acaba el provincianismo cerril. Ya comprendo que el torero de Galapagar no tiene ambiciones políticas, pero tampoco las tuvieron la mayoría de los grandes artistas y, en cambio, con su obras han participado activamente en el entendimiento entre los pueblos más dispares del planeta en mucha mayor medida que los políticos».

Estas palabras que pronuncié en Barcelona el año 2001, durante una conferencia sobre José Tomás con el torero sentado a mi lado, se puede decir que hoy han resultado premonitorias. En Barcelona se ha producido el acontecimiento más singular de toda la historia de la tauromaquia. Nunca un torero había despertado tanta expectación como para movilizar a toda la afición española, los medios de comunicación de 12 países y un estruendoso rechazo del bando puritano. Todo ello ha ocurrido precisamente en una ciudad declarada recientemente antitaurina. El hecho, al margen de la enorme importancia artística, tiene un significado político de primera magnitud. Es una demostración palpable de que a pesar de los esfuerzos y los medios empleados, los políticos no consiguen encauzar totalmente al ciudadano, sobre todo cuando sus decisiones se introducen en aspectos que tienen que ver con los albedríos personales. En el futuro puede ocurrir paradójicamente todo lo contrario; como más se intente dirigir sus tendencias o aficiones, más placer encontrará la gente en la trasgresión. Seguramente, no es una norma racional pero se trata de un comportamiento instintivo, lo cual es mucho más eficaz.

Es por ello que los aficionados no debemos rechazar las embestidas de los antitaurinos sino amarlos entrañablemente, pues son los destinados a promocionar y conservar el último gran arte del mundo occidental. En este sentido, los rechazos de Catalunya se han demostrado hoy en La Monumental de Barcelona como una certera bendición de la providencia.

© Mundinteractivos, S.A.

Regreso al blog principal

Tomás en Barcelona, por Raúl del Pozo (El Mundo)


Vuelen los aviones de Air Europa, las entradas se pagan a miles de euros y, aunque ni al Dalai Lama y ni a medio millón de catalanes de ese casi país independiente, sufragado por el Estado español, les desagradan las corridas de toros y las combaten presentando firmas en su Parlament, José Tomas, si la autoridad no lo impide, reaparecerá en la plaza de Barcelona, después de meditar como el rabí en el desierto de las tardes sin inmortalidad.

El torero mitológico en Barcelona, de cuya plaza salió siete veces a hombros, se ha quedado delgadito para reaparecer en una corrida-manifiesto; no contra los catalanistas sino contra los que quieren acabar con una pasión mediterránea, cretense, romana, portuguesa, vasca, catalana y ahora francesa. Es una proclama ante los que no quieren aceptar una coexistencia entre todos los pueblos y neuras de España. Hay que proteger los derechos de los animales y también los gustos y los derechos de los españoles. Hay que excluir las exclusiones.

«Estamos ante un acontecimiento político, en el corazón del anti-taurinismo» me dice el gran poeta Javier Villán, al que no le gustaría que salieran chotas baldadas, ni que embistieran los patriotas de la baratijas, ni que hubiera excesos de los trogloditas españolistas; ni hostias, por supuesto. José Tomas es republicano y saca todos los días a pasear a sus cuatro perros, aunque eso es el tropo del antisemita que dice que tiene amigos judíos.

El torero deslumbrante, de romance, de sosegadas prisas, un caballero demócrata, no se planta ante la España invertebrada, sino ante las minorías fanáticas, los fisgones y policías de nuestros placeres; no en balde el torero es el último hombre español que se gana la vida con la espada. Ya lo dijo Ortega: constituyen (toro y torero) lo que los matemáticos llaman un grupo de transformación.

Un gran maestro como José Tomás, sabe siempre estar en el sitio. La furia del toro y la del diestro son clarividentes. Los toreros pertenecen a la plebe, fueron huidos, marginados hasta que la nobleza dejó de alancear toros y les dio el turno a los de a pie. Nació en Galapagar el año que murió Franco. Cayetano y Finito de Córdoba, que le acompañan en la tarde, han nacido con la Constitución.

Cuando vio Antonio Ordóñez torear a Tomás dijo: «El nuevo Papa. En este torero sí me veo yo». Joaquín Sabina escribe que es el zar. «Su pasión cruzarse con isleños y su puerta, la del príncipe». Clásico (clásico, lo que no se puede hacer mejor), practica el toreo de salón en una habitación de espejos verdes como los bailarines. Toreo serio y triste de un valor estoico, escalofriante, que busca la perfección más arriba de la luz helada del quirófano, va a saludar desde el tercio de la piel de toro a una ciudad que fue la vanguardia en las libertades pero que ahora vive dentro de sí misma.

© Mundinteractivos, S.A.




--

domingo, 17 de junio de 2007

La revuelta de los chamos, Joaquím Ibarz, La Vanguardia


El presidente Hugo Chávez anda desubicado, sin rumbo aparente, sin comprender lo que pasa. Por primera vez se encuentra en aprietos, a la defensiva. No entiende que los chamos –así llaman en Venezuela a los jóvenes- se manifiesten por las calles gritando "libertad" y "democracia". Ha perdido la intuición para discernir lo que pasa. Le desconcierta que los universitarios se rebelen y, por supuesto, no puede sino atribuirlo a una manipulación del imperio.
Se muestra irritado porque esas demandas de libertad y democracia lo presentan ante los ojos del mundo como un autócrata camino de la dictadura. Se niega a aceptar que Venezuela ha entrado en una nueva etapa de su vida política desde el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV), el canal con más audiencia y de mayor antigüedad del país, que gracias a sus telenovelas, programas de humor (Radio Rochela, con 45 años en el aire, era el más veterano de América Latina) y espacios informativos tenía enorme penetración en los barrios populares.

En Venezuela está ocurriendo algo profundo que Hugo Chávez no esperaba. Ha aparecido un movimiento social (estudiantil) que se enganchó con el sentimiento popular. La demanda de reapertura de Radio Caracas Televisión, cerrada por el régimen por mantener una línea crítica, conectó con el sentimiento popular, con el venezolano que todas las noches mira telenovelas y no dispone de dinero para contratar la televisión por cable. El movimiento estudiantil representa una espina cortante en su relación con los sectores populares. Los jóvenes consiguieron lo que la oposición política no logró jamás: rasgar un pedazo de los afectos que Chávez monopolizaba.

Las manifestaciones de universitarios críticos han dado un vuelco al mundo político de los últimos años, dejando sin sentido el discurso de Chávez sí o Chávez no, de pobres o ricos, del este (en Caracas, las zonas de clase media) o del oeste (las barriadas populares). Los estudiantes han protagonizado las protestas más importantes que se han visto en Venezuela en los ocho años que Hugo Chávez lleva en el poder. No por el número de participantes (fueron mucho más nutridas las marchas celebradas durante la huelga general de diciembre 2002 y enero 2003), sino porque son conducidas por gente fresca, inteligente, con buena estrategia, sin conexiones con el pasado y que no usa la desgastada frase de: "¡Chávez fuera!".

Las protestas de los jóvenes marcan la aparición en Venezuela de fuerzas políticas emergentes. Cada vez se hace más evidente la irrelevancia de los viejos partidos y de los desgastados dirigentes.

Los estudiantes muestran madurez, arrestos y buena estrategia. La dirección del movimiento evidenció su clarividencia en la Asamblea Nacional, donde el joven Douglas Barrios, representante de la Universidad Metropolitana, leyó el documento político más punzante y esperanzador que se haya escuchado en mucho tiempo en el país. Con entereza, Barrios defendió los valores fundamentales –libertad, democracia, autonomía universitaria, pluralismo informativo, y reapertura de RCTV- ante los irritados diputados chavistas. Luego se marcharon sin esperar la orquestada réplica de estudiantes oficialistas que nadie había elegido (los chavistas no han ganado ni una votación universitaria para escoger a los delegados).

¿Qué hicieron los jóvenes designados para defender al Gobierno? Recitar el casette contra el imperio y repetir el viejo discurso con monótono estribillo antiburgués, que cualquier izquierdista serio ya borró de su agenda. La prensa venezolana ha denunciado que los estudiantes revolucionarios que debían "enfrentar" a los contrarrevolucionarios eran empleados del gobierno con sueldos de hasta 2.000 dólares mensuales.

"Y aquí es donde se revela que la revolución es pura burocracia estatizada con personal eventual de fin de semana que se incorpora a las marchas y mítines del comandante en jefe, solo por participar en un espectáculo que, es cierto, es repetitivo y cansón, pero es el único donde se cobra por estar ahí, gritar y gesticular", afirma el comentarista Manuel Malaver.

En el último mitin de Hugo Chávez en la avenida Bolívar, de nuevo se puso en evidencia la improvisación, la poca convocatoria del comandante y su imaginario partido único. Tan escuálido resultó que la gente acarreada en su mayoría del interior del país aprovechó el viaje pagado a Caracas para comprar en los centros comerciales "burgueses".

El principal problema para Chávez es que la mayoría de los venezolanos "rechaza que se confisquen los derechos fundamentales, como la libertad, la propiedad privada, la libre empresa, la libertad de expresión, la autonomía universitaria, una educación plural y no ideologizada, y el respeto a la soberanía", recalca el analista político Manuel Felipe Sierra. Sierra advierte que en el futuro cercano se avizora "más conflictividad social", porque Chávez no va a retroceder en sus planes totalitarios con reelección vitalicia y la gente va a continuar expresando su descontento.

Las marchas estudiantiles son entusiastas, informales, sin recursos materiales, -las consignas son garabateadas sobre cartulinas- y se combinan con otras formas de protesta, como pintarse las manos de blanco, entregar flores a los policías o irrumpir en el metro con las bocas tapadas con cinta adhesiva.

Dado que la televisión ya está totalmente controlada por el Gobierno –la única excepción es Globovisión, un canal de noticias que emite por cable- , los estudiantes se comunican por internet y con mensajes SMS por teléfono móvil. Los dirigentes universitarios transmiten un nuevo mensaje, de búsqueda de unidad y de consenso, pluriclasista, en defensa de valores democráticos esenciales, que se contrapone al discurso de confrontación que mantiene el presidente Chávez.

"Nuestra lucha no es sólo por el cierre de una televisora, sino por el conjunto de nuestros derechos, por la libertad de elegir lo que queremos ver y por la libertad de protestar, porque muchos manifestantes han sido detenidos y llevados ante la justicia. El caso Radio Caracas Televisión es el mayor atentado a la libertad de expresión, pero todos los medios están amenazados. Salimos todos los días a la calle porque la defensa de la democracia es más importante que aprobar un examen", declara a 'La Vanguardia' Jon Goicoechea, líder de los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (jesuitas).

Las palabras de Goicoechea, 22 años, están teniendo un amplio eco en Venezuela por la brillantez, coherencia y madurez de sus planteamientos. Los muchachos no tienen miedo y por eso no se amedrentan con esa imagen tenebrosa de tanquetas desfilando por las autopistas y avenidas de las ciudades, tan propia de los gobiernos militares.

La retórica oficialista, antes y después del cierre de RCTV, no ha sido sino un burdo intento de criminalizar una protesta legítima. Creyeron que llamándoles golpistas iban a asustar a la gente. No lo lograron. El país reviró. Esos jóvenes estudiantes que han cogido la calle se autodirigen. No los manipulan, ni hay una mano peluda detrás de ellos. Los intentos oficiales de desprestigiar su protesta han sido infructuosos, sólo muestran lo que es capaz de hacer el sectarismo político.

Todo cuanto haga o deje de hacer Hugo Chávez le comporta riesgos. Los primeros días reprimió con dureza a los estudiantes, detuvo a cerca de 200 (la mayoría menores de edad). La protesta aumentó. "Alerta en los cerros, en los barrios y en los pueblos para defender nuestra revolución de esta nueva arremetida fascista", dijo en forma amenazante el presidente Chávez al exhortar a sus incondicionales a cerrar filas.

Sin embargo, de los cerros no bajó nadie a apoyarlo al y a enfrentar a los estudiantes. Entre otras cosas porque la gente humilde es la que más resiente el cierre de RCTV porque le quitaron su única diversión. Con la terrible inseguridad que hay en Caracas, la gente pobre se recluye en sus casas a las seis de la tarde. Y no tiene otra distracción que sus añoradas telenovelas, que forman parte de la cultura popular venezolana. De ahí que el 85 % de la población rechace el cierre de la emisora, según indican todas las encuestas.

La mayor humillación para Chávez ha sido la mínima audiencia que está consiguiendo el canal oficialista TeVes, que utiliza la señal y usurpa las instalaciones de la emisora clausurada. Mientras RCTV registraba más del 49% de la audiencia en las semanas previas a su cierre, TeVes, un bodrio que aburre a las piedras, tan sólo alcanza el 0"9%. Por el contrario, Globovisión ha cuadruplicado su audiencia, y pese a ser un canal por cable que sólo emite noticias, se ha convertido en el segundo con mayor rating en todo el país.

Mostrando cierto nerviosismo, Chávez sermonea durante cinco horas seguidas, un día sí y al otro también, en cadenas obligatorias de radio y televisión, a las que tienen que conectarse todas las emisoras del país; los venezolanos deben escuchar forzosamente –la alternativa es apagar la radio y la televisión- los insultos y descalificaciones del presidente a los estudiantes. Pero ya no convence ni a los suyos. Chávez se desconcierta al comprobar que no le funcionan las viejas estrategias de culpar de las protestas a los oligarcas, al imperio o a la oposición golpista. La gente no le está creyendo.

A la vieja izquierda que aún apoya a Chávez se le rompen los esquemas al ver las imágenes de la policía golpeando a los estudiantes que gritan "libertad". El articulista Carlos Blanco subraya que "Chávez no concibe que una palabra que se refiere a un mundo complejo, a veces inefable, mueva los espíritus; pero ésa es la magia de la palabra libertad. El régimen no intuye cómo los de abajo se rebelan por ella".

Por su parte, el comentarista Manuel Malaver dice que "la era de los ideólogos que le cocinaron a Chávez el mondongo de marxismo, rupturismo, castrismo y postmodernismo está llegando a su fin; gente como Hans Dieterich, Ignacio Ramonet y Marta Harnecker ya recibieron información de que sus pagos están suspendidos y deben resetear sus cerebros para mantenerse en la nómina de la revolución".

El cierre de RCTV y la represión dialéctica y física del movimiento estudiantil explica que continúe el desplome de la popularidad del presidente. La medición de Hinterlaces, una conocida firma encuestadora que ha venido haciendo sondeos diarios desde la clausura de RCTV el 27 de mayo, revela una fuerte caída en el nivel de aceptación de Chávez. Durante su reelección en diciembre del 2006 tenía 49 % de opinión favorable, la última medición le otorga 31 %; un descenso de 18 puntos, el nivel más bajo en los últimos cinco años.

La encuesta indica que 74% de los entrevistados piensa que las protestas estudiantiles son democráticas y tienen el apoyo popular; 61 % opina que deben continuar, y el 51% coincide en que Chávez actúa más como dictador que como demócrata; sólo el 31 % cree lo contrario.

Chávez, que conoce la historia de su país, sabe que en la Venezuela de los últimos cien años, el adversario dialéctico de los militares fueron siempre los estudiantes. Aunque el movimiento universitario estuvo ausente de la convulsionada escena política venezolana en los últimos 20 años, el cierre de RCTV lo sacó a la calle porque los jóvenes comprendieron que estaban en juego las libertades.

La gran incógnita se centra en si esta protesta inédita que nació en forma espontánea en todas las universidades del país puede tomar mayor envergadura. De momento, todo indica que se ha logrado paralizar la nueva ley de educación que, entre otras cosas, iba a terminar con la autonomía universitaria. Por primera vez desde que está en el poder, Chávez mide los pasos que se dispone a dar, no sea que incendie la pradera con alguna medida que irrite aún más a la ciudadanía. Hay que tener presente que las encuestas indican que el 85 % de los venezolanos rechaza la implantación de un régimen como el cubano, y más del 75% defiende la propiedad privada.

Seguir adelante con su agenda totalitaria le resultará a Chávez más problemático de lo que pensaba hace unos meses. Si el cierre de RCTV ha provocado protestas masivas y desplome de la popularidad del presidente, cuando se consagren las anunciadas reformas radicales de la Constitución para instaurar el llamado socialismo del siglo XXI, se podría producir un desborde de la conflictividad social.

La sociedad estaba dormida y los estudiantes la despertaron. Así de simple resumió el estudiante de comunicación social Fred Guevara la manera como el movimiento estudiantil empezó las protestas que mantienen con la guardia en alto al gobierno de Chávez. Hasta el cierre de RCTV se decía que los opositores venezolanos estaban apáticos, cansados, frustrados, resignados, impotentes, ante la profundización de la vía totalitaria que sigue Hugo Chávez.

Sin embargo, apunta Carlos Blanco, todo cambió de repente. La vibrante energía estudiantil que recorre las calles tomó a más de uno por sorpresa. "Artistas, periodistas, profesores, estudiantes, jóvenes al por mayor, caminan allá afuera. ¿Dónde estaban? -se preguntan los analistas-, y se ensayan respuestas de altísima sociología; no estaban bajo las piedras, ni idos ni ausentes; estaban allí, confundidos con el paisaje, en reposo, hasta que penetraron el silencio", señala el comentarista.

Nadie puede predecir cuánto durará y en qué desembocará este movimiento estudiantil que en vez de revolución convoca a celebrar una asamblea general para la "reconciliación nacional". Llevan ya tres semanas de marchas y protestas sin dar muestras de cansancio. Por el contrario, el gobierno sigue descolocado, incapaz de entender cómo la juventud impugna la ruta totalitaria de Chávez.

Luis Vicente León, director de la firma encuestadora Datanálisis, dice que es ingenuo pensar que las protestas estudiantiles sacarán a Chávez del poder o comprometerán su gobernabilidad, y que es exagerado comparar estos eventos con el Mayo Francés. Sin embargo, destaca que, sin ninguna duda, los estudiantes ganan la batalla simbólica, abren nuevas vías de conexión política y anuncian el surgimiento de liderazgos diferentes, en un país que los pide a gritos.



Regreso al blog principal


--

sábado, 16 de junio de 2007

La verdadera naturaleza de Hamas, por Gustavo de Arístegui en El Mundo



CONVULSION EN ORIENTE PROXIMO: La opinión

Cuando Hamas ganó las elecciones legislativas palestinas era fácil prever que se produciría un rosario interminable de tragedias y de desgracias. El Movimiento Islámico no ha renunciado a los crímenes terroristas, sigue sin reconocer al Estado de Israel y tampoco ha reconocido la legitimidad de las anteriores autoridades palestinas.

El Cuarteto de Madrid -EEUU, la Federación Rusa, la UE y, por primera vez en la historia del Proceso de Paz, la ONU- impuso justamente al Ejecutivo de Hamas tres condiciones muy claras para que pudiera convertirse en interlocutor y recibir ayuda y cooperación internacional. Las tres exigencias aún no han sido cumplidas: la renuncia al terrorismo, el reconocimiento del Estado de Israel y la aceptación de los acuerdos firmados con Tel Aviv por las anteriores autoridades palestinas.

Muy lamentablemente, un coro nada pequeño intentó presionar al Cuarteto y a otros gobiernos del mundo para que aceptasen la interlocución de Hamas sin condiciones, lo que no deja de ser un disparate y una inmensa irresponsabilidad política. Algún diplomático occidental destinado en Jerusalén me llegó a decir que muchas ONG europeas -y bastantes españolas- se habían mostrado indignadas cuando se impusieron las más que razonables e imprescindibles exigencias citadas más arriba. Sigue siendo incomprensible por qué desde posiciones supuestamente progresistas se sigue sintiendo fascinación por el islamismo radical que alimenta ideológicamente al terrorismo yihadista.

Una organización como Hamas no iba a renunciar a su objetivo fundamental, el control total de los territorios palestinos, porque el terrorismo es un empeño intenso y global por el poder absoluto, aunque algunos importantes intelectuales europeos digan que sólo se trata de nihilismo o de un culto a la muerte.

En consecuencia, es totalmente ilógico pensar que una organización terrorista fuera a compartir el poder con un partido político legítimo. Así, Hamas se ha dedicado de manera intensa a perseguir y destruir a Al Fatah. Ha conseguido arrinconar a los palestinos moderados en Gaza y domina, de facto, la práctica totalidad de la Franja. Muchos especulan con que ahora va a lanzarse a la conquista de Cisjordania, donde ha tenido siempre menos influencia.

Por ello, hoy hay que preguntarse dónde están los moderados de Hamas. ¿Acaso no era distinto Ismail Haniya de los dirigentes afincados en Damasco, como algunos analistas de salón preconizaban? ¿O es que acaso el Hamas de Gaza mata de manera distinta al de Damasco? ¿O que unos hablan y disparan y otros sólo disparan?

A todo esto hay que tener muy en cuenta la revelación hecha por el Gobierno egipcio de que Al Qaeda pudiese estar tras los más recientes y sangrientos enfrentamientos. Es cierto que la cúpula del grupo de Osama bin Laden había acusado a Hamas de contaminarse con la democracia occidental, pero la realidad es que nunca renunció a controlar y dominar el Movimiento Islámico, al que considera como uno de los ejes fundamentales de su acción criminal en Oriente Próximo.

Todo esto se inscribe dentro de una nueva estrategia. Se están intensificando, en consecuencia, los intentos de infiltrar y dominar organizaciones terroristas yihadistas que no están en la órbita de Al Qaeda. En otros casos, como el del Líbano, han montado nuevos entramados terroristas como Fatah al Islam, que ha sido el trágico protagonista de las matanzas en el campo de refugiados palestinos de Nahr al Bared. Estos hechos no deben ser considerados como elementos aislados, sino que tienen una clara y preocupante conexión que la mayoría de gobiernos y analistas occidentales no alcanza a entender. Este nuevo brote de violencia en Gaza, que se puede previsiblemente extender a Cisjordania, pone de manifiesto muy claramente la verdadera naturaleza, intenciones y objetivos de Hamas, que no difieren en absoluto del de los de otros grupos terroristas yihadistas. Pero, a pesar de las evidencias palmarias, hay quienes han decidido seguir negando de manera insistente la realidad.

Sin embargo, tampoco conviene olvidar que la secular Al Fatah y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Abú Mazen, son, lamentablemente, cada vez más débiles. Por sus propios errores, pero también por el estancamiento del proceso de paz desde el asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabin, en 1995. A todo esto, la debilidad del actual Gobierno de Tel Aviv no ayuda a clarificar la situación.

Ahora, sólo espero que aquellos que en su día rompieron la unidad de acción del Cuarteto vuelvan al redil y contribuyan con sus presiones a embridar definitivamente a Hamas. Puestos a pedir, sería deseable también que Occidente en general y Europa en particular fuesen más conscientes de que la ideología del islamismo radical y el terrorismo yihadista son un gravísimo riesgo para nuestra paz y estabilidad, puesto que no se trata de movimientos espontáneos ni intrascendentes, sino de fenómenos que, a pesar de su heterogeneidad, son capaces de coordinarse de forma peligrosa.

El error de diagnóstico y la irresponsable ignorancia de los riesgos podría muy bien ser el primer paso hacia algunas muy graves consecuencias, como la derrota de Occidente en trascendentales batallas por la libertad. Esperemos que no.

Gustavo de Arístegui es diplomático y portavoz de Exteriores del PP en el Congreso.

© Mundinteractivos, S.A.

Regreso al blog principal



--

miércoles, 13 de junio de 2007

Internet y Chávez, según Antonio Pasquali, por Joaquim Ibarz (La Vanguardia)

El profesor Antonio Pasquali denuncia la "cubanización" de las comunicaciones venezolanas y declara a este corresponsal: "Internet va a ser nuestro último canal de libertad, pero Chávez lo quiere controlar"

El profesor Antonio Pasquali, en Caracas

Tras la nacionalización por el presidente Hugo Chávez de la compañía telefónica CANTV, se intensifica en Venezuela un proceso de "cubanización" de las telecomunicaciones que sin duda incrementará el control de conversaciones, transmisión de datos y capacidad de escucha. Así lo afirma Antonio Pasquali, uno de los más notables investigadores mundiales de la comunicación (la editorial catalana Gedisa acaba de reeditar su libro "Comprender la comunicación").

El ilustre profesor, cuyos libros sobre comunicación se estudian en las escuelas de periodismo de todo el continente, señala que internet no escapa al control del gobierno de Chávez, ya que la nacionalización de la principal compañía telefónica (líder en fijos y móviles) facilita la censura de los mensajes de voz y de los correos electrónicos. En una entrevista con "La Vanguardia", que mantuvimos en su residencia de Caracas, Pasquali advierte que "nuestros correos electrónicos ya son revisados; al menos, los que pasan por CANTV ya son chequeados. El mayor problema será si filtran la entrada y salida de internet, que limiten mi capacidad de recibir y enviar información y no pueda comunicarme con mis compatriotas y con el mundo".

"El teléfono e internet van a ser nuestros últimos canales de libertad. Chávez los quiere controlar. No me extrañaría que el día de mañana el Gobierno intente una agresión feroz e imponga un filtro o la censura declarada a internet. No soy un paranoico solitario, mis temores están fundamentados y documentados", recalca el investigador.

Para Pasquali es preocupante que se esté tendiendo entre La Guaira (Venezuela) y Siboney (Cuba) un cable submarino de fibra óptica de 1.552 kilómetros de longitud, "con una capacidad monstruosa de 160 GIGAbytes/seg., sin aplicación en una isla muy atrasada tecnológicamente; Cuba sólo dispone de 124 megaBytes/seg en bajada de satélite y de 65 megaBytes/seg en subida, una ridiculez". El nuevo cable multiplicará en más de 2.500 veces la capacidad de comunicaciones de Cuba. Para Pasquali, esta inversión es un misterio: la densidad telefónica cubana es de las más bajas del mundo. El número de conexiones a internet es el menor de Latinoamérica (0,9x100hab). Cuba es uno de los 13 países que más censura internet. Según Pasquali, lo mantiene en estado de subdesarrollo para facilitar un control total. "Es lícito preguntarse cuál es el verdadero fin de ese potente cable que enlazará Venezuela con la isla", cuestiona el profesor. El cubano normal y corriente no puede usar internet. Sólo funcionarios muy escogidos tienen acceso a información filtrada y censurada. Los turistas pueden bajar sus correos en los hoteles si están dispuestos a pagar tarifas muy altas.

Pasquali se pregunta qué se oculta al ampliar la capacidad informática de Cuba si la población no tiene acceso a internet. "En las condiciones actuales ese cable es inútil. Venezuela no tiene un tráfico con Cuba que justifique 160 GIGAbytes segundo, es una locura muy sospechosa. ¿Para qué va a servir? Temo lo peor. Con una décima parte de la capacidad de ese cable se pudieran desviar a La Habana todas las conversaciones telefónicas venezolanas, fijas y celulares, para filtrarlas y espiarlas.", subraya Pasquali.

Chávez otorgó a una empresa mixta cubano-venezolana un contrato por valor de 134 millones de dólares para expedir el documento nacional de identidad y el pasaporte de los venezolanos. Este país será el sexo en el mundo en implantar un pasaporte electrónico muy sofisticado, que incluirá un chip con un transmisor de alta frecuencia que, según el ministro del Interior, Pedro Carreño, "almacenará datos importantísimos del ciudadano". De esta manera se entrega la información de 26 millones de venezolanos a un Gobierno extranjero. "Induce a todas las sospechas y temores que los cubanos hagan el pasaporte de los venezolanos. Me da terror pensar la información que pueden meter en mis documentos, que estarán a disposición de los cubanos", subrayó Pasquali.




Regreso al blog principal

--

Ouverture, Arcadi Espada en su blog y en El Mundo


Existe la posibilidad de que el acuerdo entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición sea sincero y tienda a durar. Incluso es posible que vaya más allá del miserable objeto que los reúne. No es que mi condición natural tienda al pacato entendimiento entre los hombres. Yo gozo fisiológicamente con la discusión; y donde haya una buena, larga e inteligente discusión que se quiten los torpes placeres medianos. Pero el ruido en España ha llegado a tal nivel que ya no es posible discutir o dedicarse a cualquier actividad que no sea la huida o la adhesión al beocio griterío.

Así pues, admito que sólo haya deseo en esta posibilidad. Sin embargo, también es probable que los ejemplos de Alemania, y sobre todo de Francia, acaben teniendo alguna influencia en España. A mi juicio la política de ouverture puesta en marcha por Sarkozy va a marcar profundamente el inmediato futuro político de Francia y de Europa. El desconcierto de todos aquéllos que hace semanas lo caracterizaban como un mero guardián de la porra es patente. Pero Sarkozy no tiene más importancia que la de haber interpretado con corrección tendencias ciudadanas evidentes.

La primera es que la homogeneización social en el primer mundo debe tener una correspondencia política. Y que los intentos de consolidar mercados ideológicos rígidos, poco porosos, ofrecen un punto de artificialidad sentimental o deportiva que casa mal con la resolución de los problemas importantes: las sociedades sometidas a la gerontofilia nacionalista, como Cataluña, lo aprecian muy bien cuando comparan el estado de su impune televisión con el de sus vías férreas.

Aparte, el éxito de Sarkozy responde al convencimiento entre la gente alfabetizada de que la derecha no persigue el triunfo del mal, y a la percepción de que los problemas necesitan soluciones correctas más que soluciones genuinas. Lo que dicho en otras palabras supone el fin de la superioridad moral de la izquierda. En Francia, bien sûr.

Las cosas son diferentes en España. En primer lugar, por la artificialidad nacionalista. Saltarán al cuello en cuanto vean consolidarse una aproximación entre los dos grandes partidos. Les va el negocio. Por otro lado está la industria cultural. La industria cultural (comprendida la mediática) está basada en la guerra civil, y entiéndase tanto en sentido recto como metafórico. La reconversión sólo podría ser lenta y difícil: más compleja que la siderúrgica. A pesar de todo, daría un mechón de mi cabello por comprobar el efecto que tendría en la sociedad española que cualquiera de los dos partidos mayoritarios tejiese un discurso electoral expresamente conciliador con su adversario y trufado incluso con hombres e ideas del otro lado. No sería del todo inverosímil que la mayoría absoluta se alojara en este cauce relativo.

(Coda: «España es una gran nación». Mariano Rajoy Brey).


Blog Principal

Enlace Blog de Arcadi

Enlace El Mundo




martes, 12 de junio de 2007

España ya supera los 45 millones de habitantes- Un diez por ciento son inmigrantes



Madrid. (EFE).- La población empadronada en España supera los 45 millones de personas a 1 de enero de 2007, según el avance del padrón municipal, de las que 4,48 millones son extranjeras y de éstas 1,7 millones son comunitarias.

Durante el año 2006 el número de españoles empadronados experimentó un aumento neto de 70.000 (0,17%) y los extranjeros de 338.000 (8,17%) y de estos últimos los pertenecientes a la UE-27 se incrementaron en 275.000 (19,26%).

Por grupos de países, la situación ha cambiado con la entrada en la UE de Rumanía y Bulgaria: a 1 de enero de 2006 las nacionalidades más numerosas en España eran de América del Sur, pero con los datos provisionales a 1 de enero de 2007 son mayoría las de la UE-27. De los más de 45 millones de residentes empadronados, el 49,4% son varones y el 50,6% mujeres.

Los mayores incrementos teniendo en cuenta su población se producen en Melilla (2,8%), Islas Baleares (2,8%) y Castilla-La Mancha (2,2%), mientras que los menores aumentos se dan en Castilla y León (0,08), Galicia (0,14), Extremadura (0,2) y País Vasco (0,35), mientras que Asturias pierde un 0,21% de su población.

Las comunidades que han registrado los mayores aumentos de población entre el 1 de enero de 2006 y el 1 de enero de 2007 son la Comunidad Valenciana (casi 68.000 personas), Andalucía (cerca de 64.000 más), Catalunya (con más de 62.000) y Madrid (con más de 53.000). Por el contrario, Asturias disminuye su población en unas 2.000 personas y el número de empadronados en Ceuta apenas presenta variación. En Melilla, Castilla y León, La Rioja y Extremadura la población aumenta en unos 2.000 habitantes.

Respecto a los datos de extranjeros por Comunidades Autónomas -cuya proporción se sitúa en el 9,9% del total de la población-, las que tienen mayor proporción de extranjeros son Baleares (18,4%), Comunidad Valenciana (14,9%), Murcia (14,4%), Madrid (14,1%), Catalunya (13,4%) y Canarias (12,3%).

Por contra, las comunidades con menor proporción de extranjeros son Extremadura (2,7%), Galicia (2,9%), Asturias (3,0%), Ceuta (3,7%), País Vasco (4,6%), Cantabria (4,7%) y Castilla y León (4,7%), mientras que el resto tiene más de 6% de extranjeros.

Las comunidades donde ha aumentado más el número de extranjeros son la Comunidad Valenciana (59.000), Madrid (54.000), Cataluña (más de 52.000) y Andalucía (casi 38.000 más). Los menores aumentos se han producido en Melilla (unos 1.200), La Rioja (poco más de 1.500), Extremadura (algo más de 1.600) y Asturias (más de 2.300). Navarra se mantiene estable y Ceuta pierde unos 200 extranjeros.

En términos relativos los mayores incrementos de población extranjera se registran en Melilla (30,36%), Castilla-La Mancha (19,72%), Aragón (17,30%) y País Vasco (14,69%), mientras que los menores se dan en La Rioja (4,41%), Cataluña (5,72%) y Extremadura (5,83%). En Ceuta la población extranjera se reduce un 7,05 por ciento.

Los extranjeros más numerosos son los pertenecientes a la UE-27 que suman 1,7 millones, dentro de éstos, destacan los ciudadanos rumanos (576.344), seguidos por los del Reino Unido (314.000), alemanes (164.000) e italianos (135.000).

Entre el colectivo de extranjeros no comunitarios, los marroquíes son los más numerosos (576.344), seguidos de los ecuatorianos (más de 421.000) y los colombianos (casi 259.000). El INE también destaca los aproximadamente 200.000 bolivianos y 140.000 argentinos.

Con respecto a las cifras a 1 de enero de 2.006 se observa un aumento del peso relativo de los ciudadanos comunitarios, sobre todo rumanos, británicos e italianos. Por contra, pierden peso los extranjeros no comunitarios, especialmente los marroquíes, ecuatorianos, colombianos y argentinos y ganan peso los bolivianos.

Ello significa que, salvo los bolivianos, las nacionalidades que más aumentan su peso relativo en el conjunto de extranjeros son las que no están afectados por la obligación legal de renovar la inscripción padronal.

Al igual que el año anterior los rumanos son los que han experimentado mayor crecimiento durante 2006 con un saldo cercano a los 118.000, seguidos de los bolivianos (casi 60.000 más) y los británicos (más de 39.000).

También sobrepasan los 17.000 los saldos de crecimiento de los búlgaros, portugueses, italianos, paraguayos y brasileños. Los mayores incrementos relativos entre las nacionalidades con más empadronados corresponden a los paraguayos (60%), bolivianos (42%), polacos (34%) y rumanos (29%).

Vía La Vanguardia




--

lunes, 11 de junio de 2007

La lengua ibérica, en el origen de la valenciana, Baltasar Bueno, Valencia Hui

Los catalanistas siempre han vendido la cabra, y hay quien la sigue comprando, de que lo que hablamos las gentes del Reino de Valencia es el catalán que trajeron aquí los cuatro soldados analfabetos de la entonces Marca Hispánica, hoy Cataluña, que llegaron aquí con el rey don Jaime a repartirse el botín de la conquista y los saqueos del Reino Moro o Taifa de Valencia.
No piensan los recipiendarios de tal afirmación que aquí, antes que aterrizaran los bárbaros de la Catalonia, ya hacía siglos que éramos personas y hablábamos y escribíamos las lenguas que nos habían ido dejando los distintos pueblos que se asentaron en estas tierras. Es decir, no éramos muditos, ni manquitos, ni lerdos de solemnidad.
Esta reflexión tan elemental y de catón de parvulario no la aceptan en la Universidad, ni en los colegios, ni en los institutos, ni los imanes fundamentalistas del catalanismo, porque no ven más allá de lo que les permite las orejeras que se ponen.
Lo que hablamos y escribimos los valencianos en la lengua autóctona es un cóctel de las distintas lenguas de los pueblos que anidaron y se instalaron en estas tierras.
De estos pueblos, el primero del que tenemos noticia cultural fehaciente es del ibérico, que hablaba y escribía la Lengua Ibérica. Edetanos y contestanos fueron los pueblos ibéricos que destacaron en este territorio. Y sobre su cultura y lengua acaban de sacar un interesantísimo libro los profesores José Aparicio Pérez, Morote Barberá, Silgo Gauche y Cisneros Fraile, titulado ‘La cultura ibérica. Síntesis histórica’, editado por la Sección de Estudios Arqueológicos Valencianos de la Diputación de Valencia.
Dan cuenta estos investigadores de los numerosos vestigios escritos de la Lengua Ibérica, que tanto estudió el profesor Domingo Flecther Valls, lengua que alcanzó precisamente su apogeo con la aparición en nuestro litoral de la colonización romana, que trajo, entre otras beneficiosas cosas la Lengua Latina.

Ambas lenguas se fusionaron en el habla del pueblo valenciano, predominando la latina, más culta y desarrollada, que luego recibiría una importante arabización por las aportaciones de los colonizadores islámicos y otros préstamos lingüísticos de otras lenguas de pueblos que pasaron por aquí, desembocando en la Lengua autóctona Valenciana.
Como todas estas cosas las tachan con Typex los catalanistas, que nos hacen nacer como pueblo político y pueblo hablado en 1238, modestamente les invito a agenciarse con este valioso trabajo de investigación, a leérselo y a reflexionar. Si es que aún nos está permitido el pensar y analizar.
Baltasar Bueno. Director del diario Valéncia Hui.

domingo, 10 de junio de 2007

Nada será igual, por Miquel Azurmendi (ABC)


Por MIKEL AZURMENDI, Profesor y escritor
EL Estado de derecho ha perdido una importante batalla y está por ver si reconstituirá sus fuerzas para librar con éxito otra y otra, hasta la derrota final de ETA. Porque el Estado de derecho se halla al borde del colapso.
El juego de ETA en esta batalla estaba cantado pues ha obrado según su manual de treguas a fin de cobrarse un respiro, rearmarse y volver donde solía. Lo decisivo y realmente innovador en esta batalla de tres años es el papel del Gobierno y del conjunto del partido socialista. El socialismo ha querido jugar solo para ganar solo. Para ello ha inventado toda clase de armamento político y todo tipo de nuevos artefactos morales y jurídicos. Porque su táctica era matar al compañero de trinchera y excluirlo mientras establecía con el enemigo un negociado secreto de concesiones por armisticio.
La táctica socialista exigía la ruptura de los pactos de Estado con el compañero de trinchera y también una alianza con aquellos sectores políticos que, aunque casi irrelevantes demográficamente, jamás apoyaron las medidas frontales de la lucha contra ETA (Ley de Partidos, Pacto por las Libertades, cambio del Código penal, medidas jurídicas contra el enaltecimiento del terrorismo y la kale borroka, medidas administrativas carcelarias, etc.). Si el compañero de trinchera quedaba enterrado en ella, mejor que mejor, se trataba precisamente de hacerlo aparecer ante la sociedad como un numantino inservible en esas nuevas campas de la gestión de la paz. Y se transformó radicalmente la terminología que antes llamaba a las cosas del terrorismo por su nombre, implantándose el discurso tácticamente correcto de las nuevas exigencias.
Esta táctica socialista ha escindido a la sociedad democrática en dos, y este es el mayor éxito de ETA, más allá incluso que el de su recomposición de fuerzas. Y ha partido en dos a los colectivos de la sociedad civil que venían movilizándose merced al viento a favor del consenso pactado entre los dos grandes partidos democráticos. Y la táctica socialista hubiese acabado con la movilización social a menos que las propias víctimas no hubiesen tomado las cosas por su mano. Y ésta es precisamente la única victoria democrática, una especie de escaramuza nada más dentro de la gran batalla perdida, pero que ha posibilitado sacar al hundido en la trinchera y reponer su política en la liza como única política justa. Junto a la implacable artillería del Gobierno por impedir las manifestaciones de las víctimas y detener a los manifestantes, y a las maniobras de Peces-Barba por descuartizar el frente de las víctimas en la calle, no olvidaremos que un importante luchador de las plataformas cívicas trató a las víctimas de la resistencia en la calle como gente que estaba a medio camino entre el cobrador del frac y la monja de las llagas. No olvidamos tampoco que esas plataformas cívicas que jugaban el juego de Zapatero desecharon denunciar que éste había roto el Pacto por las libertades mientras a las posiciones del PP las tachaba de numantinas. Está muy bien que hoy no concedan crédito a Zapatero pero no vemos que carguen con ninguna responsabilidad en este desaguisado. De todas formas doy fe pública que los ciudadanos que antes de la tregua se partieron la cara en la calle movilizándose no volverán a reincidir tan fácilmente al llamado de esas plataformas y, por tanto, apelar a constituirse en un partido político nuevo deja las cosas de la división de los constitucionalistas donde estaban.
Esas cosas se refieren en última instancia a la caracterización del socialismo. ¿Qué significa ser de izquierdas cuando se ha caminado hacia la unión con los asesinos porque son de la izquierda abertzale? ¿Qué otra cosa es ya el PSOE sino un partido político para la táctica y las maniobras de la toma del poder, y no ya un partido para la defensa del Estado de derecho y la libertad? ¿Qué es un partido que ha afirmado (y pronto veremos que también ha firmado) «la naturaleza política del conflicto» que tienen planteado con España ETA y los demás nacionalistas? ¿Adónde puede llevarnos un partido que no discrimina entre ETA y PP y antepone en sus pactos aquélla a éste? ¿Qué se puede esperar de un partido que ha apoyado, prietas las filas, al Zapatero de la legalización de Batasuna (mediante gentecilla de ANV interpuesta que desconoce hasta la propia historia del partido del que dicen ser), de la sovietización del aparato judicial, del guiñol humanitarista con De Juana Chaos, de las palmaditas al hombre de paz Otegui, del cordón sanitario alrededor del PP, un partido que ve bien la terapia-Zapatero de que el futuro de los vascos depende de sí mismos? ¿No ha intercambiado con ETA, como lord Chamberlain con Hitler, tiempo (de paz) por espacio (político)? O en el socialismo español se da una crítica de fondo sobre estos tres años (y también los previos) de negociación con ETA, una crítica que toque los fundamentos ideológicos de esa negociación (cosa casi impensable ahora mismo) o el socialismo habrá diluido las características de un partido democrático. Las alianzas con él serán precarias, inconsistentes, sujetas a engaño y, sobre todo, peligrosas, tan oscuras como aliarse con nacionalistas, comunistas, verdes u otros partidos antisistema. Y, ojo, que a cualquier otro partido democrático le acecha siempre la misma tragedia que al PSOE.
Éramos, pues, crispadores y de la derecha extrema cuantos asegurábamos que ETA no llevaba el camino de Damasco. Dijeron de nosotros que preferíamos que ETA continuase asesinando a que se reconvirtiese democráticamente. ¿Qué inventarán ahora, que preferimos morir a vivir, tal vez?
«Mikel, ve tranquilo a casa, ETA se va a entregar, tiene una voluntad clara de integrarse al juego democrático», me asegura el Delegado del gobierno en el País Vasco unos meses antes de la tregua. Le objeto al Delegado desde mi conocimiento de ETA y desde las inequívocas señales que está ofreciendo de no reconocer la maldad del asesinato ni el error político de los fundamentos terroristas. El Delegado me asegura que tiene información fidedigna acerca de la inequívoca voluntad de ETA de entregarse. Bien, iré a mi casa, le respondo, dejaré mi destierro pero no me lo creo; ETA-Batasuna haría cosas que no hace y diría otras diferentes de las que dice, si es verdad lo que aseguras. Pero ojalá me equivoque yo y tengas tú razón, Paulino. Y me despido. Y vengo a mi casa de la que había salido seis años antes. Supongo que, hoy, mi Delegado se habrá dado cuenta de que ha estado engañándose y que pedirá la dimisión de su fuente de información, si él no dimite antes, claro.
Pero ¿y conmigo?, ¿qué hará conmigo y con cientos de ciudadanos que antes de la tregua y durante ella no hemos parado de exigir la justicia debida a las víctimas y de advertir que ETA es una organización de asesinos para aterrorizar a la ciudadanía hasta que entregue la ciudad política? ¿Nos dirá el delegado de Zapatero que nuestro futuro como vascos depende de nosotros mismos?

(ABC, 7 de junio, 2007)

Blog Principal



--

sábado, 9 de junio de 2007

Entrevista con Jaime Mayor Oreja







--

Chicle para guerreros, por Eusebio Val (La Vanguardia)


El chicle Stay alert (permanece alerta) tiene sabor a canela y contiene 100 miligramos de cafeína por unidad, como una taza de café. Se fabrica en exclusiva para las fuerzas armadas de EE. UU. Las instrucciones aconsejan que se masque durante cinco minutos. "Si no estás despierto, masca otro chicle - se afirma en el envase-. Masca un tercero si la fatiga retorna, pero no superes las tres unidades en tres horas o más de diez en un día".

El Pentágono se preocupa de la somnolencia de sus soldados, de la mejora constante de sus armas y equipos. Iraq y Afganistán son los laboratorios perfectos. Pero la factura de la multimillonaria inversión la paga siempre el Congreso. Para convencerle, se montó esta semana en un edificio de la Cámara de Representantes la Jornada de Modernización del Soldado. Allí se exhibieron las últimas novedades para liquidar al enemigo con la máxima eficacia y sobrevivir a sus ataques.

Congresistas y ayudantes en traje oscuro, secretarias con falda y talones - en el Washington oficial se viste muy clásico- hacían cola para probar los nuevos menús en los paquetes de comida precocinada, meals ready to eat (MRE), que los soldados consumen en sus misiones. Las albóndigas con salsa de tomate y el pollo con arroz son bastante aceptables si se tiene en cuenta que se preparan para aguantar tres años y en condiciones inclementes. La oferta de MRE se renueva anualmente, tras consultar a los soldados. Ahora hay 24 menús, de unas 1.300 calorías por ración, pensados para distintos gustos, climas y altitud. Por razones de seguridad, todos los componentes deben proceder o haber sido procesados en EE. UU.

Las principales novedades en el apartado de armas eran un rifle semiautomático para francotiradores que permite múltiples disparos contra blancos a 800 metros de distancia, y un rifle revolucionario, el XM25. La sofisticada tecnología digital y la electrónica que incorpora lo convierten en un arma muy valiosa para la lucha contra la insurgencia urbana, ideal para Iraq. Permite alcanzar objetivos que buscan cobertura, por ejemplo, debajo de un muro o detrás de una esquina. El proyectil inteligente no impacta, sino que estalla en el aire en el punto predeterminado por el tirador. Eso hace posible alcanzar a enemigos cuando están parapetados y semiocultos. La letalidad es seis veces superior a otras armas ligeras.

Otros avances presentados a los congresistas fueron las nuevas armaduras más ligeras, los uniformes ignífugos y los paracaídas lentos que evitan lesiones. El sargento Joshua Deveraux, un hombretón de 24 años, veterano de Iraq y Afganistán, era el encargado de enseñar una de las perlas entre los gadgets del Pentágono, el sistema denominado Conocimiento situacional de colaboración avanzada.Una versión más simple está operativa en Iraq. Son unas gafas especiales que incorporan una pantallita. El soldado puede saber en tiempo real dónde están sus compañeros, los vehículos y las aeronaves de apoyo. La principal ventaja es que minimiza los "incidentes fratricidas". "Siempre sabes dónde están los tuyos y no les dispararás", comentó Deveraux.

El sargento se mostró incómodo ante la pregunta de qué es más importante al final para vencer en Iraq y Afganistán, si la sofisticada tecnología o el conocimiento cultural, hablar la lengua nativa y comprender la idiosincrasia. Algo irritado, Deveraux respondió: "Honestamente, señor, le diré que sé más de la cultura que la mayoría de gente en Europa. Viví en Italia dos años. Y en mis estancias en Iraq y Afganistán estudié su cultura. Pero de eso se ocupan otros departamentos. Yo sólo soy sargento de infantería, no político. Nuestro trabajo es incrementar la letalidad (en el enemigo) y la supervivencia de nuestros soldados".


Regreso al blog principal



--

Crece el desafío del populismo, por Gustavo de Arístegui (El Mundo)


El silencio de este Gobierno ante los últimos y graves acontecimientos en Venezuela y las recientes críticas de la secretaria de Estado estadounidense a la política del Ejecutivo socialista hacia Cuba, ponen claramente de manifiesto, una vez más, que la política exterior de Zapatero hace aguas a cataratas. Hace apenas tres años, los primeros síntomas no podían siquiera atisbar el grado de dislate al que hemos acabado llegando.

Las tragedias que están sufriendo algunos países del hemisferio occidental no han tenido, en el mejor de los casos, respuesta adecuada por parte de nuestro Gobierno, y, en la mayoría de los casos, han sido ignorados, favorecidos o incluso catalizados por la política exterior, radical e irresponsable de querencias no alineadas y veleidades sesentaiochistas que ha diseñado el Partido socialista.

En Cuba, este Gobierno ha decidido propiciar una sucesión en la dictadura, en lugar de impulsar e inspirar una verdadera transición a la democracia, que garantice los derechos y libertades fundamentales de los cubanos y que ponga fin a 48 años de sufrimiento. Pero no, nada de eso está en el radar de Zapatero, y para muestra el preocupante botón con el que nos obsequió su ministro de Exteriores en un reciente debate conmigo en el pleno del Congreso, en el que llegó a afirmar que su «modelo» para la transición en Cuba era el de China y el de Vietnam, y nos criticó airado cuando sugerimos que, quizás, el más adecuado por equilibrado, eficaz y exitoso era el de los países del centro y el este de Europa, que habían sufrido durante décadas dictaduras de idéntico signo ideológico, y que se habían transformado en florecientes democracias, siendo en la actualidad buena parte de ellas miembros plenos de la Unión Europea.

Ante semejante posición, creo que sobran los comentarios. Por otra parte, el Gobierno socialista ha decidido finalmente consumar el grave e insultante despropósito de iniciar conversaciones sobre Derechos Humanos con el régimen cubano sin que se hable de presos políticos, a los que el propio régimen ha tachado de «terroristas y subversivos». Estas conversaciones son la contradicción más perfecta, una paradoja o un contrasentido semántico, y si no fuese tan trágico sería una patética broma de mal gusto.

Hoy, tristemente, España carece de papel alguno en la futura e inevitable transición de Cuba a la democracia, porque, en la isla, el régimen nos da por descontados y nos desprecia, y la oposición está indignada por la política de nuestro Gobierno y por el trato vejatorio al que se ve sometida. Estados Unidos, como se ha podido comprobar en la reciente visita de la secretaria de Estado estadounidense, discrepa profundamente de la política socialista hacia Cuba. Y en Europa, además de críticas bien fundadas y argumentadas como las del ministro de Exteriores de la República Checa, se ha producido una clara derrota de las posiciones del Gobierno español en el Parlamento Europeo, donde los partidos socialistas de los países miembros de Europa Central y Oriental, que han sufrido el mismo tipo de yugo, votaron en contra. Todo esto nos ha dejado en una desairada y excéntrica posición respecto a otras democracias avanzadas del mundo, pero muy especialmente en la UE.

Análisis aparte merece la perpetración de un nuevo atropello en Venezuela; otro crimen más contra la democracia, la libertad -especialmente la de expresión- y el derecho a la información. Me refiero al cierre arbitrario, ilegal e inconstitucional, según la normativa vigente del régimen venezolano, de Radio Caracas Televisión, la más veterana cadena del país. El caudillo autoproclamado bolivariano -¡ay si el Libertador levantara la cabeza y viese lo que algunos hacen con su nombre!- ordenó a los tribunales de Justicia (no es un error, en la Venezuela chavista no existe la independencia judicial) no admitir a trámite ni un solo recurso contra el cierre de RCTV.

Así se las gastan y parece increíble que pueda haber todavía voces que defiendan como demócrata a Chávez y democrático a su Gobierno. Resulta inquietantemente evidente para cualquiera que haya seguido con un mínimo de rigor los acontecimientos en ese país, que todo lo ocurrido desde su primera toma de posesión obedece a un plan minucioso y perfectamente urdido para instaurar y asegurar la perpetuación de una implacable dictadura populista en este hermoso e importantísismo país, que tiene tintes militaristas, extremistas y antisistema, además de ser agresivamente intervencionista en los asuntos internos de otros países para tratar de crear una red de regímenes populistas que sirvan de cimiento a una alianza antidemocrática y antioccidental.

A pesar de las claras evidencias de la deriva totalitaria hacia la que se desliza Venezuela, es verdaderamente increíble que no se haya producido una sola crítica o censura desde el Gobierno español al régimen chavista -ni ahora ni a lo largo de estos tres años de legislatura-. Lejos de ello, hemos asistido atónitos a lo que no sólo parecía una justificación a la defensiva de la política hacia Venezuela, sino que incluso llega a suponer una defensa cerrada de los excesos y abusos de su régimen, hasta el punto de que una diputada socialista cantó con convicción las alabanzas del chavismo, sin ruborizarse, y omitiendo deliberada y alegremente todos los desafueros del régimen, de tal guisa que más parecía su portavoz que una parlamentaria de la mayoría española; vamos, un verdadero dislate.

Para los escépticos, esta disparatada y vergonzosa intervención -por falta de rigor, parcialidad, entreguismo y laxitud con un régimen autoritario-, está en el Diario de Sesiones de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados. Cabe preguntarse por qué el PSOE, bajo la dirección de Rodríguez Zapatero defiende lo indefendible en Venezuela, para escarnio insulto e irritación de los demócratas de América Latina en general, y de Venezuela en particular. No puede ser suficiente motivo la necesaria, de hecho imprescindible, fidelización del voto de extrema izquierda para seguir en el Gobierno. La simpatía profunda hacia el caudillo populista venezolano, y la política exterior radical y tercermundista del Ejecutivo, parecían responder a razones electoralistas coyunturales, pero hemos podido comprobar, más que lamentablemente, tras tres años de legislatura, que este Gobierno, bajo la dirección e inspiración de su presidente, ha diseñado y ejecutado esta política por convicción. Verdaderamente espeluznante.

Hoy no hay nadie que dude de cuál es la verdadera naturaleza del chavismo y nadie puede ya seguir alabando los logros de este esperpéntico y autoritario régimen. Por ello, urge una indispensable e imprescindible rectificación por parte del Gobierno y el Partido Socialista, pues el indisimulado y acelerado proceso de desmantelamiento de la democracia en Venezuela exige una respuesta clara y firme de quien, como España, ha sido un referente en toda América Latina. La laxitud, la calidez, la tolerancia e incluso el apoyo ante los abusos y atentados tan extraordinariamente graves contra los derechos y libertades individuales, son inaceptables en un Gobierno democrático.

Lo preocupante es que todo esto, puesto en el contexto de las políticas que se practican desde Moncloa, especialmente la antiterrorista, se torna en un motivo de honda inquietud y preocupación, hasta el punto de ser verdaderamente aterrador que todas estas claudicaciones irresponsables ante diferentes tipos de fanatismos y totalitarismos (el terrorismo de ETA o la dictadura populista de Chávez) sea, más que un tic progre, un reflejo de incontenibles e indisimulados odios al adversario político, parte de una concepción profundamente superficial de la política, una alarmante falta de bagaje ideológico y cultural que le lleva al presidente a creerse una especie de Mesías arreglalotodo de los problemas de España y del resto de la Humanidad.

Ahí están la Alianza de Civilizaciones, forjada con algunos socios muy poco moderados; el falso proceso de paz o su política exterior no alineada y tercermundista. Y ello sin enumerar la creciente lista de fobias que se le van conociendo, y que saca a pasear -como también lo hace intensa y permanentemente su ministro de Justicia-: su revisionismo, su desprecio a la oposición o su perseverancia en clamorosos errores de análisis y percepción, tanto internos como externos, que Zapatero se empeña en considerar inalterables dogmas.

Hoy, más que nunca, en Cuba, Venezuela, el Sáhara, Gibraltar, Bolivia..., en tantos otros escenarios y, sobre todo, en España, urge una rectificación. Es el futuro de muchísimos millones de personas el que está en juego y no el futuro político electoral de Zapatero. Recordemos la frase de Bismarck: «Un político es el que se preocupa de las siguientes elecciones, un hombre de Estado el que se preocupa de las siguientes generaciones».

Yo no sé qué nombre reciben los que sólo se preocupan de las siguientes encuestas, pero por aquí tenemos hiperabundancia.

Gustavo de Arístegui es diplomático y portavoz de Exteriores del PP en el Congreso de los Diputados.

© Mundinteractivos, S.A.


Regreso al blog principal






--

jueves, 7 de junio de 2007

Coincidencias del discurso de Zapatero y el de Aznar



Zapatero parece seguir las directrices de Aznar. Pero mucho tendrá que mejorar en la lucha contra Eta para parecerse al exlider del Partido Popular, que se retiró voluntariamente de la política.





---

Un aniversario vivo y la inocencia perdida, Tomás Alcoverro (La Vanguardia)


No fueron necesarios seis días para que el ejército de Israel derrotase a las tropas árabes en los campos de batalla del Sinaí, de Cisjordania, del Golán. En solo unas horas al amanecer del 5 de junio, los cazabombardeos del "Tsahal", volando por debajo del radio de acción de los radares, destruyeron trescientos nueve aviones de la flota egipcia de sus trescientos cuarenta aparatos y después, atacaron a los aviones jordanos, sirios, incluso iraquíes que aun no habían despegado de sus bases, consiguiendo el segundo día la completa destrucción de 393 aviones árabes.
La guerra, recién comenzada, fue una derrota humillante que durante días el "Rais" Gamal Abdel Nasser y la retórica propagandística de los regímenes de El Cairo quiso ocultar. Si la guerra de 1948 fure el gran desastre de los palestinos, "Nakba", esta nueva guerra de los "Seis días" provocó un profundo sentimiento de derrota, traumatizando a los habitantes de Egipto, Siria, Jordania, a los pueblos árabes, que se hundieron en una depresión colectiva y en una meditación angustiosa sobre las causas del gran fracaso militar.
En el cuarto día de la guerra los soldados israelíes aplastaron centenares, miles, de vehículos blindados en la península del Sinaí, en cuyas dunas el pobre ejército egipcio huía a la desbandada, abandonando, incluso, sus botas.
La conquista de las colinas del Golán fue más encarnizada por las resistencia de los sirios en sus excavadas trincheras y las bajas israelíes considerables. La caída de la vieja ciudad amurallada de Jerusalén se convirtió en una gran victoria religiosa e histórica del pueblo judío.
Cuarenta años depués de estas batallas perdidas, sobre todo por la negligencia, la falta de coordinación, la poca capacidad de maniobra de los altos mandos árabes -el mariscal Amer, compañero leal del "Rais" Nasser, se suicidó tras la derrota- más que por la eficiencia, la agilidad de los jefes militares israelíes siempre al frente de sus tropas. Sus consecuencias siguen muy vivas. Como escribiese Cham Herzog en su libro 'The arabisraeli wars', "las cartas están ahora en manos de Israel". Egipto recuperó la península del Sinaí, Siria no ha podido conseguir la devolución del Golán, y el reino hachemita de Jordania, tuvo que renunciar a la "joya de su Corona", Jerusalén, y a toda la Cisjordania, en la que la maltrecha Autoridad Nacional Palestina, trata de establecer una menguada y troceada entidad estatal con Gaza en sus separados confines del sur...

La paz de Israel con Egipto y con Jordania con cuyos gobiernos anudó sus relaciones diplomáticas, es una paz fría. La famosa resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU adoptada el 22 de noviembre de 1967, fundada en el intercambio de los territorios ocupados por la paz, sigue sin aplicarse. Los palestinos continúan combatiendo y exigiendo agónicamente sus tierras, los barrios árabes de Jerusalén. El conflicto palestino israelí es, como tantas veces se repite, el corazón de los pavorosos problemas que se van agravando y acumulando sobre los pueblos del Oriente Medio.

La gran mayoría de los dirigentes árabes ya han olvidado otra resolución que elaboraron poco después de aquella guerra, en la conferencia cumbre de Jartum, que hacía gala de sus desafiantes tres "No": no a las negociaciones, no al reconocimiento, no a la paz con Israel. Han vuelto tras derrotas humillantes, después de más de medio siglo transcurrido, a la aspiración de dividir Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe. Pero éste es por ahora un sueño difícil de realizar.

Sobre el cementerio de utopías, de ideales muertos, como el panarabismo, el "nuevo hombe árabe", la "revolución palestina", los proyectos de una modernización social, inspirados en modelos "progresistas", laicos, europeos, han brotado unos poderosos inquietantes movimientos surgidos de una interpretacion de un Islam totalitario, beligerante, azuzados por las ideologías y comportamientos políticos extremistas de gobernantes de los EE.UU. y de otras naciones de Occidente.

El final de la guerra fría entre los EE.UU. y la Unión Soviética, no extinguió el fuego telúrico del Oriente Medio. El estado de Israel se consolida -ya ha sobrepasado el número de habitantes anhelado- a expensas de la guerra, de la destruccción, de la violencia, de la frustración, del empobrecimiento amenazantes de los pueblos vecinos, sean palestino, libanés, iraquí.
En este aniversario de la guerra que configuró el mapa contemporáneo regional, los países del Oriente Medio han sido precipitados a una vida cotidiana escalofriante. ¡Que ya nadie crea en el mundo que es inocente!

Regreso al blog principal




--

domingo, 3 de junio de 2007

VIDEO: Las pruebas atómicas de China, 1964

He mirado este video sobre las primeras pruebas atómicas en China, año 1964.
¿Valen la pena estas imágenes? Creo que sí, pero yo antes recomiendo leer el texto (en inglés) que se adjunta en Youtube (pinchar sobre la palabra Youtube del video que pongo aquí) para entrar en detalles.
Las imágenes, en algunos momentos son lacerantes, como tras parecidas en este caso y materia.
Y están extraídas de la película Trinity and Beyond.












--

sábado, 2 de junio de 2007

Malalai Joya, por Javier Ortiz (El Mundo)


Que nuestra ciudadanía rechazara indignada la participación del Ejército español en la última Guerra de Irak y vea ahora con buenos ojos su presencia en Afganistán sólo se explica por lo poco y mal informada que está.

La intervención armada internacional en Afganistán sirvió para acabar con el régimen cruel de los talibán, sí, pero también para sustituirlo por un poder político controlado en lo esencial por los señores de la guerra, gente sin escrúpulos enriquecida, en lo esencial, gracias al tráfico de droga, y tan fundamentalista y machista como los propios talibán. No son apreciaciones mías: las tomo de informes suscritos por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos, que respaldan lo que le oí decir a una feminista afgana: «Se diferencian de los talibán en que no llevan la barba tan larga».

Las tropas internacionales defienden allí un poder político impresentable. Tanto en el Gobierno como en el Parlamento (Loya Jirga), sientan sus reales individuos que están acusados de numerosos crímenes de guerra. La llamada comunidad internacional, capitaneada por EEUU, no sólo no ha hecho nada por llevarlos ante los tribunales, sino que les ha prestado su apoyo y los ha aupado al poder, por la simple y pura razón de que sirven sus intereses.

Un caso reciente ilustra esta realidad. Está protagonizado por Malalai Joya, la más joven integrante del Parlamento afgano. Pese a su juventud (tiene 29 años), cuenta con un largo historial de luchadora por los derechos de las mujeres y los niños. Ya a los 19 impartía cursos de alfabetización para mujeres. De ahí pasó a dirigir un orfanato y un centro de salud. En 2003 despertó el interés de no pocos foros internacionales por sus denuncias concretas sobre la implicación de los señores de la guerra en la redacción de la nueva Constitución afgana. Cuando se celebraron elecciones dos años después, salió designada parlamentaria por la provincia de Fará. En la Loya Jirga ha sido, desde entonces, la protagonista de constantes denuncias de la composición del propio Parlamento y de las actividades de muchos de sus miembros.

Tras una de sus críticas, en la que sostuvo que ese Parlamento es peor que un establo, porque en los establos hay animales útiles, la Cámara tomó el pasado 21 de mayo la resolución de privarle de su condición de parlamentaria, limitar sus movimientos y llevarla a juicio, demostrando cómo se entienden allí el derecho de crítica parlamentaria y la libertad de expresión.

Joya, que ha sobrevivido ya a cuatro intentos de asesinato, ha dejado claro que no va a cerrar la boca. Human Rights Watch ha exigido que cese la persecución contra ella. Luisa Morgantini, vicepresidenta del Parlamento Europeo, se ha sumado a la demanda.

Conviene que se sepa la clase de poder afgano que está protegiendo nuestro Gobierno, tan humanitario él.

© Mundinteractivos, S.A.



Volver al blog principal

Catalans are 'persecuting' the language of Cervantes, by Graham Keely in Barcelona (The Independent)


Published: 30 May 2007

The language of Cervantes is being "persecuted" by nationalists in Catalonia, a director of Spain's leading linguistic body has claimed.

Gregorio Salvador, the deputy director of the Royal Spanish Academy - Spain's version of the authority which compiles the Oxford English Dictionary - hit out at the way Spanish was being downgraded in schools by nationalists running the regional government in the north-eastern region.

Catalan is the first language in schools in Catalonia and Spanish is taught only two hours a week.

Mr Salvador said: "Franco's dictatorship imposed [Castilian] Spanish on the Catalans and the Catalans thought it was an abuse, which it was. But now the same thing is happening the other way round."

In an interview with the Argentine daily, Clarin, Mr Salvador said that regional governments in Catalonia, the Basque Country and Galicia - which all have their own languages - "have come up with dictatorial regimes of linguistic immersion".

He said that children were increasingly taught in regional tongues. Headded: "The children of Spanish speakers in Catalonia do not have the option of studying in Spanish. Spain is the only country in the world where people cannot be taught in their own language and have another one imposed on them."

After democracy was restored in 1978 Catalonia, like other regions,was granted more autonomy.

Nationalist authorities started a process of "normalisation" in which Catalan was introduced to every part of everyday life.

A political linguistic department was established in the regional government to enforce laws which say Catalan must have equal status with Spanish.

Companies can be fined if they do not print signs in both languages. Some Spanish parents, who want their children to study Castilian, have brought court cases against the regional education department.

The Catalan regional government even gave €15,000 (£10,000) to a film director to make three pornographic films because they promoted Catalan.

But Artur Mas, the leader of the conservative nationalist party, Convergencia i Union, said that Mr Salvador's remarks were "an insult to Catalonia" that demonstrated "little common sense''.



Enlace al The Independent

viernes, 1 de junio de 2007

El ejemplo y los nazis, por Pío Moa (Libertad Digital)


Decía ayer que un sistema no se salva si no hay individuos capaces de dar ejemplo y arriesgarse en defensa de sus valores. Ayer, ante la ejemplar actitud de la chica Díez Ponce de no dejarse adoctrinar ni intimidar por los “maricones” del gobierno y comparsas asalariados, José Antonio Marina ha dado su talla. Molesto por la desobediencia de la muchacha, ha declarado que el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos “no es absoluto”. Claro, no hay nada absoluto, puestas así las cosas. Lo significativo viene detrás: "¿Qué pasa si los padres son nazis? Ahí, ¿no tiene el Estado nada que decir? Claro que sí. El derecho educativo fundamental no es el de los padres a educar, sino el de los hijos a ser bien educados".
Cuando descendemos a lo concreto, ¡hay que ver en qué quedan tantas embrolladas lucubraciones intelectuales! Obsérvese el tosco sofisma y el turbio juego de sugerencias: Marina da a entender que la chica o sus padres son nazis. Da a entender que “el Estado” sí tiene derecho absoluto a educar, porque es quien puede hacer a los chicos “bien educados”. Precisamente la argumentación de Hitler.
Pero el estado, claro está, no juega aquí ningún papel. Se trata del gobierno, el gobierno de Zapo. Concretamente, un gobierno anticonstitucional y pro terrorista, enterrador de Montesquieu y aliado de las dictaduras del Tercer Mundo, empeñado en educar "bien" a la infancia y la juventud. Por eso, si aquí hay individuos asimilables al nazismo, son, precisamente, los del gobierno. Y sus colaboracionistas, tipo Marina.
Como todos los tiranos, el Niñato Ilumineta, esa vergüenza permanente para España y la democracia, conoce bien las debilidades de muchos intelectuales, empezando por su vanidad. Qué mejor que hacerlos colaboradores pidiéndoles que apliquen sus mayores o menores luces a hacer realidad el programa político de la tiranía.
Podría quedar el episodio en el habitual cacareo indignado si el ejemplo de Díez Ponce no fuera seguido. Debería organizarse una asociación para defender los derechos de los niños frente a la “educación” de los maricones, entendiendo por tales no los homosexuales, claro, sino los corruptos, pro separatistas y protectores de los asesinos.
(Comente este artículo en el blog de Pío Moa)



---