Blogoteca

sábado, 28 de abril de 2012

Kirchner utiliza España para disimular la ruina de su país


Expropiación de YPF

La Presidenta dio un portazo al mundo

Por Joaquín Morales Solá  |  LA NACION
17.04.2012 | 00:00
Cristina Kirchner protagonizó ayer la transgresión argentina más importante desde el festivo default de Rodríguez Saá. El kirchnerismo ha hecho de la infracción un arte y ha convertido la seguridad jurídica en una noción casi inexistente. Sin embargo, y a pesar de todo (las AFJP o Aerolíneas Argentinas), nunca había llegado tan lejos. Ayer se quedó, lisa y llanamente, con la empresa privada más importante del país, una expropiación respaldada en argumentos parciales y rebatibles. Acorazada en su decisión de pasar a la historia como una líder fundacional, la Presidenta se expuso y expuso a su país a duras represalias del mundo occidental, que es lo

viernes, 20 de abril de 2012

Nos lo merecemos todo, por Hermann tertsch

La falta de una política contra los predicadores del odio religioso es una bomba de relojería 


 NO es una operación cualquiera. Los servicios de información y protección de la constitución de Alemania habían ido recogiendo estupefactos los datos sobre la inmensa campaña de propaganda que se preparaba.
Aunque también podría calificarse de monumental acción intimidatoria. U ofensiva total del fanatismo. Sin problemas de medios y dinero. Y para unas fuerzas muy organizadas y declaradas enemigas del orden constitucional alemán y la convivencia democrática.

¿Detalles de la operación? Nada menos que 25 millones de ejemplares del Corán, a repartir en cuestión de semanas en todas las ciudades de Alemania, Austria y la Suiza germanoparlante. Los primeros 300.000 habían sido distribuidos en estas pasadas semanas.
Durante la acción de distribución del pasado sábado en zonas peatonales en diversas ciudades se produjeron algunos incidentes. El problema no está obviamente en el libro sagrado de los musulmanes que se puede comprar en cualquier librería, se distribuye en las miles de mezquitas en toda Alemania y está presente en toda casa musulmana.
El problema está en que esta inmensa operación y la demostración de fuerza la hace una organización salafista dirigida por uno de los más notorios predicadores del odio que es Ibrahim Abu Nugie. Este imán fanático condena públicamente a todos los cristianos y judíos como perros que acabarán en el infierno.
Pero más peligroso es aun su constante ataque contra todo el islamismo moderado o medianamente integrado en Alemania al que considera traidor y herético.

Al parecer, la Oficina de Protección de la Constitución tiene fichados a más de cuatro mil jóvenes salafistas en grado de fanatismo que los convierte en un peligro directo a la seguridad. Recordemos que era un salafista fanatizado por uno de estos predicadores el joven Mohammed Merah que mató a siete personas en Burdeos hace unas semanas.
La falta de una política decidida de los países europeos contra estos predicadores del odio religioso se ha revelado como una bomba de relojería para nuestra seguridad. Y ahora resulta que una organización que aboga directamente por la violencia contra las mujeres, contra otras religiones y contra los moderados de la propia tiene la fuerza y organización para publicar y distribuir 25 millones de libros entre la población.
La presión que estos fanáticos pueden ejercer en esta operación sobre los musulmanes moderados es una de las principales preocupaciones.
La agresividad de estos grupos no tiene límite. Y ellos justifican las acciones terroristas cometidas por el islamismo fanático contra occidentales en todo el mundo. Así las cosas, para este jueves estaba convocada la Conferencia del Islam (DIK), una reunión anual instaurada por el Gobierno en 2006 para el dialogo de las autoridades con las comunidades islámicas.

En Alemania viven unos 4 millones de musulmanes, la mitad con la nacionalidad alemana. Gran ocasión para que los políticos del Gobierno anunciaran una ofensiva contra estos grupos. Y que exigieran para ello la ayuda de los grupos moderados. La mejor ocasión para coordinar una política activa común contra el antisemitismo agresivo y el culto a la violencia del islamismo radical, cuya máxima expresión son los salafistas.
Pues nada de eso.
Se acabó hablando de islamofobia, de repente fenómeno más peligroso que las acciones de estos apologetas del terrorismo islamista. Los musulmanes «moderados» volvieron a convencer a todos de que sus radicales son eso, radicales, pero que sus acciones en la distribución de los coranes no supone peligro alguno. El ministro del Interior, el democristiano bávaro (CSU) Friedrich, se tragó sus mensajes de firmeza y los informes de sus servicios secretos y no habló más que de conciliación y armonía entre religiones.
Señores, falsa alarma, no pasa nada. Está claro que lo que nos pase nos lo merecemos.

ABC

jueves, 12 de abril de 2012

¿Y si abandonáramos el euro?, por José García Domínguez



&quote&quoteConsecuencia inmediata sería una depreciación fulminante de la peseta. Pero no una depreciación fulminante y controlada de la peseta. Nadie sabe hasta qué simas podría despeñarse.
Ante el presagio cierto de lo que se avecina, la gran tentación del Sur, que no solo de España, va a ser ésa, arrojar la moneda única al basurero de la Historia. Un imposible nada metafísico. Y es que el asunto no tiene vuelta atrás. Ya no. Fantasear con retornar a la divisa nacional, la huida hacia el claustro materno de la soberanía, es pura quimera. Tal como acaba de enunciar Jean Pisani-Ferry en El despertar de los demonios, inapelables argumentos de cuatro órdenes distintos bloquean toda posibilidad de escapatoria con rumbo al pasado. Los primeros, y no tan soslayables como pudiese parecer, son de orden jurídico. Ocurre que existe una cláusula de salida voluntaria de la Unión, pero no así del euro.
No cabe, pues, la opción de abandonar la moneda y, al tiempo, permanecer guarecido bajo el paraguas arancelario de Bruselas. La única opción es el o todo o nada. Y ello tras arduas y procelosas negociaciones, nunca de un día para otro. El segundo bloque de barreras obedece a imperativos de orden técnico. Hicieron falta, recuérdese, años de preparación, el rodaje de muy complejas adaptaciones de los sistemas informáticos, antes de acometer la transición. Desandar ese mismo camino por la vía de la precipitación y la urgencia podría abocar a una situación caótica. Luego vendrían los aprendices de brujo intentando galopar a lomos de un tigre.
Porque consecuencia inmediata sería una depreciación fulminante de la peseta. Pero no una depreciación fulminante y controlada de la peseta. Nadie sabe hasta qué simas podría despeñarse. En Argentina, cuando el fin de la paridad con el dólar, el peso perdió el setenta y cinco por ciento de su valor. Cada tuerca industrial sueca, cada motor de frigoríficos alemán, cada licencia de software yanqui, cada barril de crudo saudí, cada suministro de importación viendo cómo su precio se multiplica por cuatro. Y aún faltaría lo peor. El problema prácticamente insoluble de las deudas, igual la pública que las privadas. ¿Cómo pagar hipotecas en paupérrimas pesetas a unas entidades financieras endeudadas hasta las cejas con el exterior...en euros? No quedarían en pie ni los bancos de los parques. En realidad, el corralito, fatalidad tan ineludible como todas lo demás, sería lo de menos. ¿Pesetas? No, gracias.
Libertad Digital

miércoles, 21 de marzo de 2012

Mitos de la revolución Rusa: Trotsky, Stalin y Lenin: el Bueno, el Malo y el Feo

Por Mauricio Rojas

 

 

 

Toda revolución tiene su mitología. La de la rusa se construyó sobre tres grandes caracteres: Trotsky, el Bueno; Stalin, el Malo, y Lenin, el Feo. Los tres son falsos y no permiten entender la verdadera dinámica que llevó a la creación del primer Estado totalitario. Pero también es falsa la idea misma del drama en que participaron: la así llamada Revolución de Octubre nunca ocurrió.

La noche del 24 al 25 de octubre (según el calendario juliano) de 1917, las tropas de asalto de la Guardia Roja bolchevique tomaron el poder en las principales ciudades de Rusia. Se llevaba así a los hechos la voluntad de Lenin, que desde septiembre venía

viernes, 16 de marzo de 2012

140.083 millones de razones, por Pablo Molina

El mal llamado "copago" es la última afrenta de una casta política que ha hundido el sistema sanitario y aún así se niega a renunciar a sus prebendas

El Servicio Estadístico del Banco de España ha dado a conocer este viernes la situación de la deuda pública a 31 de diciembre del año pasado, que en el caso de las comunidades autónomas asciende ya a más 140.000 millones de euros, lo que equivale al 13,1 por ciento de toda la riqueza que produce el país entero a lo largo de un año. El dato tiene su importancia tratándose de unos organismos creados de forma artificial no para dar respuesta a las necesidades ciudadanas, sino para usurpar competencias ajenas y formar un paisaje político en el que las aspiraciones nacionalistas tuvieran cabida constitucional.

¿Para qué sirve una comunidad autónoma? Evidentemente, para nada; para nada bueno, me refiero. Sólo para depredar la riqueza de los ciudadanos y exacerbar las contiendas con el resto de autonomías y el gobierno central, al objeto de que la nutridísima clase política periférica pueda justificar su provincianismo cateto de boina, chapela, barretina y mariscada.

El eje vertebrador de la política autonómica es el victimismo hacia un agravio ancestral, unas veces cometido por el Estado y otras por las provincias limítrofes, cuya solución histórica exige un esfuerzo económico cada vez mayor de los contribuyentes, los mismos a los que jamás se ha pedido opinión por esas supuestas traiciones de las que son objeto por parte de sus compatriotas.

Con las transferencias en educación y sanidad, decisión de Aznar por supuesto sin consultar a los usuarios, la ruina del sistema era sólo cuestión de tiempo. Ese momento ha llegado y la solución que se nos propone es pagar todavía más por unos servicios de los que somos rehenes todos los ciudadanos, porque la clase política se cuida mucho de no permitirnos elegir acerca de la forma de educar a nuestros hijos, cuidar nuestra salud o garantizarnos el retiro.

El mal llamado "copago" -porque no se va a pagar a medias con otro y además se trata técnicamente de una nueva tasa autonómica -, es la última afrenta de una casta política que ha hundido el sistema sanitario y aún así se niega a renunciar a sus prebendas devolviendo la competencia al gobierno para su gestión de forma centralizada. Falta dinero para financiar la sanidad pública, pero en lugar de ahorrar 20.000 millones de euros agrupando compras, costes y suministros, los políticos han decidido mejor dejar todo como está y sacar esos millones adicionales del triste bolsillo de los contribuyentes.

Siempre ha habido razones más que suficientes para execrar el sistema autonómico. En el mismo momento de su creación, pero especialmente ahora que nos ha llevado a la ruina al país entero. Desde 2008, año en que comenzaron a hacerse patentes los efectos de la crisis, las comunidades autónomas han duplicado el volumen de su deuda pasando de 72.000 a 140.000 millones, un baldón infame que esmalta esta construcción sociopolítica tan española, cuya principal utilidad ha sido el servir de colocación para doce mil desocupados con carné de partido.

Ciento cuarenta mil millones de euros, veintitrés billones de pesetas, es el montante del pufo autonómico. ¿Le parecen a la ministra Mato pocas razones para oponerse al copago?

Libre Mercado

lunes, 5 de marzo de 2012

Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer


La RAE ha decidido llamar la atención a las guías de lenguaje no sexista publicadas en los últimos años por diversas instituciones

En este artículo, escrito por Ignacio Bosque y suscrito por 26 académicos de número, se sostiene que, si bien existen usos verbales sexistas, las recomendaciones de dichas guías difunden usos ajenos a las prácticas de los hablantes

También conculcan normas gramaticales, anulan distinciones necesarias y obvian la realidad de que no hay discriminación en la falta de correspondencia entre género y sexo


1. En los últimos años se han publicado en España numerosas guías de lenguaje no sexista. Han sido editadas por universidades, comunidades autónomas, sindicatos, ayuntamientos y otras instituciones. Las que identifico con siglas o abreviaturas en la relación que aparece al finalconstituyen tan solo